Ver mensaje
  #12  
Antiguo 01-03-2008, 22:16
Avatar de Natachamar
Natachamar Natachamar esta desconectado
La Jefa
 
Registrado: 26-10-2006
Localización: Mar de Alboran
Edad: 55
Mensajes: 3,545
Agradecimientos que ha otorgado: 549
Recibió 1,579 Agradecimientos en 547 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Los Relatos Del Iii Concurso

NOCHE DE SOLEDAD (Rio Cinca)
Eran algo más de las nueve de la noche, quizá fuese más apropiado decir de la tarde, pues el sol estaba en su ocaso, una preciosa puesta de sol de principios de Agosto, con el contraluz lejano de las Columbretes.

Había navegado todo el día de ceñida, con un gregal de algo más de 15 nudos, y una mar de fondo del NE algo crecida, era de esos días que se goza navegando, pero que hay que estar navegando, es decir atento, sin relajarse mucho, negociando cada ola, de esos días en que algunos ridículos, dicen que les hablan sus barcos..., hay gente para todo.

El viento había comenzado a amainar, esto hizo que me relajara, que sin quererlo fuese buscando una postura cómoda, que mi mente comenzase a dejar de estar allí, a pulular libremente, y empezase a dar alguna cabezada, no comprendía por qué tenía tanto sueño, pues aunque era el cuarto día de navegación en solitario, la noche anterior había dormido bien, amarrado en Sant Antoni de Portmany, después de una buena cena con unos amigos.

Tenía previsto hacer noche en Columbretes, y su vista a lo lejos, me sacó de mi sopor. Un pequeño cálculo me hizo comprender, que aún a motor, no llegaría antes de las once, y éstas si serían de la noche, pues había luna nueva y la noche sería oscura. Puse el motor en marcha, trimé de nuevo las velas, y conforme oscurecía y me acercaba a Columbretes, comencé a planificar el fondeo. Con mar de fondo del NE, dentro del cráter se estaría mal, pero buscar las boyas de fuera a oscuras, no me convencía en absoluto, así que decidí fondear dentro, pues estas boyas son más fáciles de localizar.

Pasadas las once estaba ante la entrada a puerto Tofiño, así se llama esa especie de herradura volcánica. La oscuridad era casi total, cada giro del faro producía un leve resplandor, no había nadie fondeado, al menos con la luz de fondeo o alguna otra luz encendida, y en estas fechas, eso significaba que la mar de fondo les había hecho salir a fondear fuera, o volver a tierra. Decidí entrar por el lado de estribor, pues aunque estaba más oscuro, no existe ninguna roca con la que tropezarse, como sucede en el otro lado, además la espuma blanca de las olas, al romper contra las rocas, era visible, y servía de referencia para la distancia a la que podía acercarme.

Lentamente me adentré en aquella oscuridad, pero recorrida la mitad del cráter, aún no había visto ninguna boya, estaba seguro que al menos dos debían haber pasado, así que conforme avanzaba me fue invadiendo la angustia. Por fin la luz de la linterna descubrió una boya a proa, puse punto muerto, y corrí con el bichero antes de que pasara de largo. Al sujetar la gaza, el tirón y un traspiés inoportuno, estuvieron a punto de hacerme caer al agua, por lo que con el corazón a punto de estallar y la respiración entrecortada, intenté relajarme un poco, tumbándome panza arriba sobre cubierta. Poco a poco, la luz del faro dando vueltas, y el cielo tan lleno de estrellas, como en pocos lugares puede verse, lo fueron logrando.

La tranquilidad duró poco, pues la boya comenzó a golpear el casco, me incorporé, largué un poco más el cabo, y aseguré el fondeo, preparé algo que comer, y mientras cenaba balanceándome de un lado a otro, comencé a sentir una especie de soledad. Allí, dentro de aquel cráter, tan oscuro, sin nadie alrededor, con el barco dando bandazos, y las olas rompiendo contra la pared de lava a menos de treinta metros, hacía que el ambiente fuese algo tenebroso, ni siquiera se escuchaban las gaviotas, que como en otras ocasiones, con su voz chirriante y gimiente, parecen niños llorando..., aunque bien pensado, quizá hubiese sido peor escuchar esos gemidos.

Antes de acostarme, largué un poco más el cabo que me sujetaba a la boya, pues aquel pelotón de plástico volvía a golpear el casco. Recordé que por estas fechas, siempre se veían esas lucecitas verdes fosforescentes, del plancton junto a la popa del barco, pero hoy ni eso..., alumbré con la linterna, y vi el agua muy revuelta, con muchas algas, incluso algún plástico ensuciando su transparencia, decidí acostarme, pues estaba claro que no era mi noche.

Unas horas antes me caía de sueño, y ahora me era imposible conciliarlo. Sentía una sensación incómoda, difícil de explicar, no era miedo, ni ansiedad, ni inquietud, ni..., definitivamente era soledad. Intenté oír el crepitar de las castañuelas, seguro que ellas estaban allí abajo, pero tan solo se escuchaba el mar rompiendo contra las rocas.

No se si al final llegué a dormirme, pero de nuevo el golpe del pelotón contra el casco me sobresaltó. Me levanté, y las olas rompiendo contra las rocas me parecieron mucho más cerca, instintivamente puse el motor en marcha, pues con el balanceo del barco, incluso me llego a parecer que la luz de fondeo iba a pegar en el acantilado. Como vi que me estaba poniendo histérico, y que sería imposible descansar, decidí continuar la travesía.

No quería más sustos, así que fui meticuloso recogiendo y preparando todo, incluso orienté el barco hacia la bocana, antes de soltar el chicote, y ver deslizar la gaza dejando partir el barco.

Al pasar bajo el faro, y salir a mar abierta, sentí un gran alivio, como quien sale de la tristeza de las tinieblas, y llega a la tranquilidad de la luz. Pero el alivio duró poco, un nuevo contratiempo me hizo exclamar “joder esto no acaba nunca”, la luz de popa, iluminaba una nube blanca pegada al agua, era vapor de agua que salía del escape, apenas salía agua, así que paré el motor antes de que la cosa fuese a mayores.

Pensé que tanto rato con el motor en marcha, en la boya, y con el agua tan revuelta, seguro que algún plástico habría obstruido la toma. Estaba debajo del faro, no hacía nada de viento, tendría que esperar a que amaneciese para bajar a limpiar la toma.

La sensación de soledad fue en aumento, las olas rompiendo contra aquella pared de piedra negra bajo el faro, me parecían cada vez más cerca, icé las velas por ver si conseguía mover el barco, pues estaba claro que el mar de fondo me estaba empujando contra las piedras, pero solo conseguí que el golpear de las velas contra la jarcia, aumentase mi inquietud. Volví a arrancar el motor, y aceleré sin querer mirar el humo, continué hasta que comprendí que libraba la isla, y sin mirar al humo, paré el motor, al menos todavía no había sonado ninguna alarma.

Arrié las velas pues solo hacían ruido, intente dormir un poco, pero fue imposible, seguía inquieto, la espera del alba se me hizo eterna, preparé la máscara de buceo, un cabo para atarlo a la cintura, la escalera de baño. Por fin se hizo de día, me desnudé, me sumergí bajo el agua, allí la oscuridad todavía era total, “no importa, iré a tientas, conozco el casco perfectamente”. De pronto, algo rozó mis piernas, y un estremecimiento de pánico sacudió mi cuerpo, salí precipitadamente, me golpeé la cabeza contra el casco, subí alocadamente por la escalera, y de nuevo el corazón a punto de estallar y la respiración entrecortada.

Comprendí que el cabo que llevaba atado a la cintura, era quien había rozado mis piernas, definitivamente estaba histérico, debía tranquilizarme y razonar. Antes de volver a bajar, esperé a que la luz del sol iluminase con fuerza y cuando por fin llegué a la toma, ésta estaba limpia, confundido pensé en lo peor, la bomba se habría averiado. Salí del agua, abrí el compartimiento del motor, y ahora con más luz, me di cuenta que el filtro estaba obturado por pequeñas partículas de algas, no me explico como no lo había comprobado antes, que estupidez por mi parte.

Era ya avanzada la mañana, cuando tras múltiples intentos, por fin conseguí abrir el filtro, y de improviso..., una voz por la emisora me sobresaltó,

“guardería Columbretes, guardería Columbretes, guardería Columbretes, aquí Barracuda, Barracuda, Barracuda, cambio”

Me sentí como el náufrago solitario de una isla que ve pasar un barco, solté el filtro, cogí el micro, y cuando iba a gritar “aquí…, aquí…, estoy aquí”, sonó nuevamente una voz,

“¿que haces, estás tonto? tranquilízate de una vez”

Quede paralizado, esta voz me resultó familiar, y no provenía del altavoz de la emisora, había salido de todas partes. De nuevo la voz otra vez

“¿me has oído?”

No podía creer lo que estaba pasando, ¿será verdad o estoy soñando?, y pregunté…

“¿eres tú?”

La voz respondió con total claridad...

“¿acaso hay alguien más a tu alrededor? estoy aquí, siempre he estado aquí, pero tú nunca me escuchaste, ni tan siquiera lo has intentado”

Seguía allí paralizado, sin poder salir de mi asombro, incrédulo todavía de lo que acontecía. De pronto la voz sonó de nuevo muy resuelta...

“¿qué haces ahí como un pasmado?, vamos, monta ese filtro de una vez, y despliega las velas, que está comenzando a soplar levante”

Obedecí sin titubear, puse rumbo al Delta, y pasamos toda la jornada hablando sin parar, como intentando recuperar el tiempo perdido, se notaba que estaba a gusto, y que dominaba la situación, se sentía seguro, no paró de dar órdenes...

“abre un poco el rumbo”

“límpiate la espalda, que te la manchaste de azul con la patente”

“Allí..., al fondo..., aquello es Peñíscola”

Ya nunca he estado solo, siempre me acompaña, me aconseja, incluso me da órdenes, o me grita si lo hago mal. Desde aquel día..., aunque alguien lo considere ridículo..., os lo puedo asegurar..., a mí también me habla mi barco.

¡Ah! Y para los que les parezca ridículo..., “no hay peor sordo que el que no quiere oír”.
__________________
Pincha aqui para adquirir tus gorras

No abras los labios si no estás seguro de que lo que vas a decir es más hermoso que el silencio.

Esta web utiliza los anuncios de Google como medio de financiación

Editado por Natachamar en 02-04-2008 a las 00:16.
Citar y responder