Ver mensaje
  #17  
Antiguo 01-03-2008, 22:39
Avatar de Natachamar
Natachamar Natachamar esta desconectado
La Jefa
 
Registrado: 26-10-2006
Localización: Mar de Alboran
Edad: 55
Mensajes: 3,545
Agradecimientos que ha otorgado: 549
Recibió 1,579 Agradecimientos en 547 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Los Relatos Del Iii Concurso

Un navegante de excepción (Harfan)

Era el décimo día desde que sufrió el infarto y ya estaba, por los muelles de California, buscando el barco en el que viajar al sur, específicamente a Valdivia, Chile, en busca del Tehani, yate de 10 metros con el que pensaba dar la vuelta al mundo en solitario. Este viaje sería durísimo, ya que los planes eran hacerlo en solitario y sin radio desde San Francisco hasta Valdivia en solo 30 dias y con el mínimo costo.

No transcurrió mucho tiempo hasta que Peter lo encontró, no estaba mal y se veía bastante marinero y podría estar “a son de mar” en solo un par de semanas, un mes a lo sumo, le temblaban las piernas en el momento en que le entregaron los documentos que acreditaban que era el armador del “Spatz” un pequeño velero de 22 pies fabricado por Douglas y Mcleod y diseñado por los famosos Sparkman and Stephens, antes de 1970. En síntesis se debía reparar algo dentro de la cabina, repara el wc marino y comprar un nuevo motor fuera de borda; en la cubierta, instalar un panel solar para facilitar la carga de baterías y agregar un aparejo para subir con facilidad y seguridad al tope del palo, por si las moscas …

Los amigos y conocidos, una vez que se enteraron de sus planes intentaron disuadirlo, sin éxito sin embargo, haciéndole ver lo inconveniente de su salud, la locura de iniciar semejante aventura a su edad, 74 años, en solitario. Bastaba que dijera que viajaría en busca del Tehani, para que los consejos en contra surgieran como borreguitos en ventolina. No obstante las objeciones, Peter trabajó incansablemente para poner el barco en condiciones, hasta que, finalmente, pudo zarpar rumbo al sur. El rumbo hacia las Galápagos, luego Arica en Chile, Valparaíso y finalmente entrar por el río Valdivia hasta la ciudad del mismo nombre.

El mar estaba algo rizado al momento del zarpe, pero el viento soplaba en forma constante desde el NW haciendo que el Spatz navegara a 5 kn cortando limpiamente las olas del pacífico norte.
Día tras día se la navegación que promediaba los 5 nudos lo acercaba a las Galápagos, el tiempo fue cambiando lentamente y haciéndose mas caluroso a medida que se acercaba al trópico; el rumbo firme y cada día calculaba la posición usando su sextante, único instrumento que utilizaba para ello.

Luego de largos y monótonos días de navegación solitaria, mirando las olas y el viento, la aparición ocasional de un barco o de una ballena, que lo despertó de pronto al respirar a pocos metros del Spatz y que luego de mirarlo durante un rato se hundió con suavidad, para no volver a verse, llegó a la Galápagos. El archipiélago está compuesto por varias islas en el medio del pacífico y presentan una diversidad biológica muy interesante; para Peter fue muy importante de visitar y estudiar, considerando que tenia un doctorado en biología y sentía una verdadera pasión por la vida silvestre, el entorno y su preservación.

Después de unos días en los que disfrutó visitando algunos lugares interesantes dentro de las galápagos y otros reparando y poniendo a punto el barco; zarpó hacia el sur para llegar, así lo esperaba, dentro de unos 30 días a Arica, la puerta norte de Chile; la navegación le llevó 72 días luchando contra la corriente de Humbolt y con el escaso viento que se produce en esas latitudes debido a la alta semi permanente del pacifico y agravada por la “corriente de la niña”, fenómeno climático aun en estudio y que afecta cada 2 o 3 años, en alternancia con la “corriente del niño” , toda la climatología del pacífico sur. Al fin después de 72 días de navegación con un promedio de 4 nudos, llegó a Arica (18º 29’ S; 70º 19’ W), ciudad que cuenta con un buen club de yates, con una gran poza donde los yates, como es usual en estas costas, se amarran a muertos durante el periodo de primavera, verano y otoño, para quedar varados en seco solamente durante los meses de invierno (junio, julio y agosto); por estar a finales de primavera en el hemisferio sur, la poza del club de yates de Arica estaba algo concurrida; sin embargo Peter no tuvo problemas en conseguir un muerto de cortesía y en hacer los trámites de ingreso con aduana, inmigración y la gobernación marítima.
En este lugar Peter aprovecho de ver a sus antiguos amigos chilenos, reponer las fuerzas y preparar el Spatz para el viaje, ojalá directamente, hacia Valdivia (39º 52’ S; 73º 10’ W) 1.200 mn más, otra vez en contra de la corriente de Humbolt, contra el fuerte viento SW que sopla en esta época del año y que crea olas de hasta 6 metros, capaces de reventar un yate grande, con mayor razón uno pequeño como el fiel Spatz.

En la brega nuevamente, zarpando con viento del SW soplando a 8 – 10 nudos con rachas haciéndose mas fuerte y sostenido en mar abierto 12 – 15 nudos, con olas de 2 - 4 metros con algunos borregos dispersos; la idea es pasar de las 100 mn mar afuera para llegar en una sola singladura hasta el archipiélago de Juan Fernandez (33º 37’ S; 78º 50’ W) son algo así como 10 días de navegación, duros para una tripulación completa, durísimos para un solo hombre con problemas cardiacos. Sin embargo, gracias a las condiciones excepcionales del barco y a su amplia experiencia, Peter logro llegar después de 15 días de navegación, sano y salvo a la isla de Juan Fernandez distante a unas 380 mn de Valparaíso (33º 02’ S; 71º 38’ W); este es en verdad un archipiélago que tiene una sola isla habitada y en la que existe una pequeña villa de pescadores artesanales que viven especialmente de la langosta; la famosa langosta de Juan Fernandez, una delicia desde todo punto de vista.
Uno par de días bastan para conocerla, tiene alguna flora y fauna autóctona interesante y unos paisajes bellísimos; después zarpó nuevamente, esta vez hacia Valparaíso, con un fuerte oleaje y un viento que crecía en puntas a los 24 – 30 nudos; al inicio del segundo día de navegación, gracias a un golpe de mar, se reventó uno de los estanques de agua y forzosamente debió recalar en los astilleros de ASMAR, en Valparaíso, a fin de realizar reparaciones. Situación ideal para recorrer Valparaíso y sus alrededores, lindas ciudades, pueblos y paisajes y playas de gran belleza.
Tras las reparaciones, Peter, estaba seguro de poder zarpar hacia Valdivia lo que logró tras 1 semana de navegación con olas de 3 a 5 metros y vientos de 20 – 25 nudos del SW. Cabe destacar la entrada hacia Valdivia, por el río del mismo nombre donde aún se ven algunos de los estragos causados por el terremoto y maremoto mas grande que ha sufrido la humanidad en tiempos históricos, el terremoto de 1960. Se puede ver un barco hundido en medio del río, toda una costanera bajo el agua y partes importantes de terreno agrícola que fue inundado al bajar de nivel el suelo.

Una vez llegado a Valdivia, Peter, puso a la venta el Spatz e invirtió los fondos en las ultimas reparaciones del Tehani y prepararlo para partir a dar la vuelta al mundo en solitario, por la ruta larga, es decir por el ecuador.

Pero esa es otra historia.
__________________
Pincha aqui para adquirir tus gorras

No abras los labios si no estás seguro de que lo que vas a decir es más hermoso que el silencio.

Esta web utiliza los anuncios de Google como medio de financiación

Editado por Natachamar en 02-04-2008 a las 00:18.
Citar y responder