Ver mensaje
  #18  
Antiguo 01-03-2008, 22:41
Avatar de Natachamar
Natachamar Natachamar esta desconectado
La Jefa
 
Registrado: 26-10-2006
Localización: Mar de Alboran
Edad: 55
Mensajes: 3,545
Agradecimientos que ha otorgado: 549
Recibió 1,579 Agradecimientos en 547 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Los Relatos Del Iii Concurso

Vendo barco (Panoramix)


Los dos días más felices para un armador son el día de la compra el barco y el de la venta.
Dicho náutico.

Con el rítmico y persistente clock… clock… clock… clock… clock… una idea va calando en mi mente de una forma clara, nítida y diáfana VENDER EL BARCO, y mandar al carajo las fantasías de surcar lejanos mares morada de míticas sirenas y descubrir remotas islas con ocultos tesoros dejados por crueles piratas.

Tomada la decisión como soy una persona de carácter pro-activo, con el nuevo día la primera llamada de teléfono es para Ramón, el de la náutica, al que en su día compre el barco y al que, junto con otros muchos armadores, contribuyo anualmente de forma altruista a mantener su negocio boyante.

-Ramón, buenos días… Si bien todo bien, solo te llamaba para decirte que quiero poner el barco en venta para ver si tu…
-Por supuesto se ofrece para lo que haga falta, faltaría más. Ya sabes que contamos con muchos clientes, así que creo que podemos encontrar rápidamente alguien interesado en tu barco. Por cierto ¿Por cuanto tenias pensado venderlo?
-Yo había pensado en unos nosecuantos mil €.

Sin dejarme terminar me acota. -Bueno veras, si pedimos unos 5.000 € menos será mas fácil encontrar gente interesada y después con redondear un poco el precio, pues tienes el barco vendido en un plis-plas.
-Vale después me paso por la tienda y hablamos. Claro que será de música, me digo pues si sumo o mejor resto los 5.000 € de entrada, los 3.000 € de redondeo y a esto le añado la comisión, al final con suerte recupero el importe de las velas nuevas que compre el pasado año.

Joder como esta el patio. Pero nada cuando se toma una decisión hay que persistir y en este mundo quedan otros muchos caminos por recorrer. Como no, me decido por internet.

Lo primero unas fotos para el anuncio. Me armo con la cámara que cuenta con miles de megaplixes y sus automáticos de luz, enfoque, velocidad, ojos rojos, que será por si hay alguien mirando, y ataco el barco desde todos los ángulos posibles disparándole como 90 fotos de calidad, de las que será por el encuadre, el contra luz o por la innecesaria presencia una caña o una toalla, solo consigo tres que den una imagen fielmente marinera del pedazo de buque que pongo a la venta.

Con la íntima seguridad de encontrar pronto cliente, es lo que tienen estos barcos construidos como antes sin escatimar resina ni fibra de vidrio, que están muy bien mirados porque duran toda la vida o quizás duran toda la vida porque no hay forma de venderlos, entro en el portal de todos los barcos que no se venden y tras darme de alta subo las fotos y cumplimento la ficha de las características del mismo de forma sucinta. Descripción: Velero clásico de toda la vida equipado de todo, anclas, bicheros toldos, ducha a proa y popa y otros muchos extras en dos palabras in pecable. Diseño Roberto Bruce confortable y al mismo tiempo regatero. Motor con pocas horas de funcionamiento. Velas Full.

Pasan unos días y llega la primera llamada.
-Buenas, ¿Es ahí donde venden un barco?
-Pues si, un precioso velero listo para salir a navegar.
-¿Velero? A, como ponía que tiene motor…
-Hombre, el motor se usa generalmente para entrar y salir del puerto.
-Y digo yo. Me refiere el llamante. ¿Para qué necesitas las velas si va motor? ya que sale a motor, andarse con más trabajos poniendo las velas como que... A ver si es que no es muy de fiar el motor. Mejor me lo pienso
-Sr. El motor esta perfecto, pero mira por donde no había pensado, lo que acaba de decirme, tiene usted toda la razón, me parece que voy a vender por un lado las velas o el motor y por otro el barco. Gracias por su interés

Llama otro, mismos preliminares.
-Buenas ¿es ahí donde venden un barco?
-Pues si, un precioso velero listo para salir a navegar.
-El precio será negociable, supongo.
-Todo es negociable. Pero antes de nada si usted quiere le invito salir a navegar sin ningún compromiso para que pueda ver por si mismo el estado del barco como se comporta y si le interesa nos podemos sentar a negociar.
-Lo de verlo esta muy bien pero.., al precio le podríamos quitar 4.000 €. ¿Le parece?
-Claro. ¿Y si al mismo tiempo le quitamos las velas por ejemplo? ¿Le parece? Como respuesta solo me llega al teléfono la señal de comunicando.

Ante tales experiencias reflexiono que esto del mundo virtual tan moderno, no se, no me termina de convencer, antes ponías unas velitas (de las de cera con su llamita) que tenia su cosa y bueno tampoco vendías el barco pero te quedaba una gran paz interior. Así que clamo al cielo por el desamparo en que me encuentro y sin quererlo me veo conducido por un querubín alado entre nubes de algodón con sonido ambiente de música celestial, que me deja frente a una pulcra mesa bajo un cartel donde se lee, Negociado de Milagros Imposibles. Me invitan a exponer mi caso, lo expongo y al funcionario le da un tic irrefrenable que le hace a mover la cabeza de izquierda a derecha sin razón aparente, poco a poco le remite el ataque, recobra la compostura y me aclara que sin una buena recomendación tipo Madre Teresa de Calcuta o similar no hay nada que hacer. Así que todos aquellos años de monaguillo y los mayos con flores a María na de na.

Rebotado, recalo en la competencia donde el puerta muy amable me alienta.
–Pase Don Miguel, le estábamos esperando, segunda puerta al fondo a la derecha. Una sonrisa acude confiada a mis labios, reconozco los pasillos de estos profundos sótanos excavados en lo mas hondo de la Tierra, con sus suelos pulidos, iluminación, mobiliario todo diseño minimalista de calidad, no como antes que no tenían ni aire acondicionado y aquella hortera decoración en rolos y negros al más puro estilo Heavy Metal. Llego a mi destino y me atiende Luci, que por el nombre tanto puede ser él como ella. Relato los caminos transitados para VENDER EL BARCO y me pide el NIF haber que es lo que se puede hacer, lo teclea en la PDA y mirándome con cara de director de banco cuando niega el crédito me indica que a estas alturas pesa sobre mi alma una hipotecas pendiente de saldar, a lo que pongo sobre la mesa mis meritos y refiero.
-De pequeño instigaba a mis amiguitas a jugar a los médicos.
–Eso ya no cuenta.
–Defraudo contumaz a la Hacienda Pública.
–No, tampoco me vale. Acercando su boca a mi oreja confidencialmente me susurra.
-Ándese con cuidado con esos que no son tontos, no pasan una y menos con la náutica, esto que no salga de aquí. Ante esta muestra de confianza, incauto pregunto, que puedo que hacer.
-¿Qué tal mover unos camiones cargados de Kalasnikofs con destino a África? Sugiere. Así que me pongo a hacer números sin olvidar el precio a que se ha puesto el gasoil últimamente, cuando un nuevo ruido diferente como rummmmmmm se superpone al familiar clock.. La bomba de achique automática ha empezado a vaciar la sentina.

En medio del duermevela como un autómata abandono el camarote, abro la trampilla, me agacho y cierro el grifo de fondo, prometiendo cambiar la manguera con el nuevo día desechando lo de vender el barco.
__________________
Pincha aqui para adquirir tus gorras

No abras los labios si no estás seguro de que lo que vas a decir es más hermoso que el silencio.

Esta web utiliza los anuncios de Google como medio de financiación

Editado por Natachamar en 02-04-2008 a las 00:24.
Citar y responder