Ver mensaje
  #5  
Antiguo 24-08-2018, 13:01
Avatar de Fuerza 7
Fuerza 7 Fuerza 7 esta desconectado
Corsario
 
Registrado: 31-10-2011
Localización: Los Mares de la Atlántida...
Edad: 47
Mensajes: 1,719
Agradecimientos que ha otorgado: 794
Recibió 1,323 Agradecimientos en 546 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Mito de alquilar embarcaciones con matricula de Senegal u otros .. cierto?

Cita:
Originalmente publicado por Pepota Ver mensaje
Una embarcacion de recreo no es un buque.
No tienes ni Idea amiguete te informo bien para que la proxima vez no digas chorradas:

La palabra buque aparece por primera vez en nuestro Derecho en un Decreto de 13 de marzo y Cédula del Consejo de 13 de abril, ambos de 1790, en tiempos de Carlos IV. En el diccionario de ESCRICHE el término «buque» se define como «todo género de embarcación, considerado el casco por sí solo», con inmediata referencia a la voz «nave» o «navío», que «se toma generalmente por toda embarcación capaz de navegar en alta mar».

Se habla de admisión del buque a la navegación, calificación de idoneidad para navegar, medios de propulsión autónomos o simple navegabilidad, diferencia con artefactos navales y buques en construcción, para terminar en una noción desmesuradamente amplia que no reconoce más límites que los imprescindibles técnicamente (flotabilidad y navegabilidad), jurídicamente (inscripción en el registro y reconocimiento de su idoneidad para navegar) y comercialmente (destino marítimo-mercantil).

En la doctrina mercantil española, GARRIGUES excluye los buques de navegación fluvial limitando el concepto a la navegación marítima y en alta mar. FERNÁNDEZ CUESTA entiende por buque la unidad que, mediante medios propios o extraños, verifica la navegación marítima o fluvial hasta donde son sensibles las mareas y que está sometida a las disposiciones vigentes sobre tripulantes, equipo y policía de la navegación.

VIGIER dice que, a los efectos mercantiles, habría que considerar «buque» a cualquier aparato flotante con finalidad mercantil, pero como no todo el Derecho Marítimo es Derecho Mercantil, reconoce que tal definición no soluciona el problema, inclinándose por estimar como buque a «todo barco dedicado a la navegación marítima». Excluye así únicamente a las embarcaciones de tráfico fluvial y a los artefactos flotantes.

Desde el campo del Derecho Internacional marítimo, AZCÁRRAGA, después de plantear las dificultades que aportan los progresos de la técnica en orden a la navegación y flotabilidad define el buque como la embarcación que flote y que sea apta para navegar en las diversas modalidades.


El Diccionario de la Real Academia define el buque como «barco con cubierta, que por su tamaño, solidez y fuerza es adecuado para navegaciones o empresas marítimas de importancia», y al barco, como «vaso de madera, hierro u otra materia, con aparato adecuado para impulsarlo, que flote y pueda transportar por el agua personas o cosas».

Desde nuestro punto de vista, recogiendo las características de unidad, flotabilidad, navegabilidad y destino, podemos dar un concepto de buque, definiéndolo, de forma amplia, como toda unidad flotante apta como medio de transporte en el agua destinada a la navegación.


A efectos registrales, el artículo 146 del Reglamento de la Ley del Registro Mercantil considera buques «no sólo las embarcaciones dedicadas a la navegación de cabotaje y altura, sino también los diques flotantes, pontones, dragas, gángiles y cualquier otro aparato flotante destinado a servicios de la industria o comercio marítimos», consagrando los únicos requisitos de flotabilidad y destino marítimo. La Ley de Hipoteca Naval no considera buques a las dragas y gángiles, que clasifica, por el contrario, como material flotante de puertos la Ley de Comunicaciones Marítimas.

En el terreno internacional nos encontramos con definiciones de buque en el Estatuto de los puertos marítimos de Ginebra (1925), donde el concepto de buque no tenía limitación alguna y se aplicaba a todo conjunto flotante;

En el Convenio internacional para la unificación de ciertas reglas legislativas a conocimientos de embarque de 1924 («cualquier embarcación empleada en el transporte de mercancías por mar»).

En el Reglamento internacional para prevenir abordajes en la mar, anexo B del Convenio para la seguridad de la vida humana en la mar de 1948. En su regla 1ª, C), i), bajo el epígrafe «definiciones», definía así el buque: «La palabra buque designa todo flotador, de cualquier naturaleza que sea, distinto de un hidroavión amarado, susceptible de ser utilizado como medio de transporte en el agua».

Recoge, por otra parte, esta definición los requisitos clásicos del concepto de buque: flotabilidad, navegabilidad y destino marítimo (o mejor acuático), sin exigir el discutido de la navegación con medios propios.

Sin embargo, el nuevo Reglamento internacional para prevenir los abordajes en la mar de 1972, en vigor en España desde el 15 de julio de 1977, en su regla 3.ª, apartado a) dice que: «La palabra buque designa toda clase de embarcaciones, incluidas las embarcaciones sin desplazamiento y los hidroaviones, utilizadas o que puedan ser utilizadas como medio de transporte sobre el agua». En esta definición aparece la novedad de incluir, en un amplio concepto de buque, a las «embarcaciones sin desplazamiento e hidroaviones». Creemos que en este precepto se contiene la definición legal del buque aplicable en el ordenamiento jurídico español.


En la jurisprudencia española destaca la completa sentencia del Tribunal Supremo de 3 de diciembre de 1963, que viene a establecer las diferencias entre los buques y los artefactos navales, adscribiendo a los servicios de puerto a los artefactos y clasificando los buques en armonía con su velocidad y máquinas propulsoras. Otorgando el carácter de artefactos navales a dragas, gángiles, aljibes, pontones y chalanas, sin que pueda aplicarse a éstos la pretensión igualatoria del Reglamento para la aplicación de la Ley del Registro Mercantil, dada la índole distinta de buques y artefactos. Termina esta sentencia fundamentando en la ley penal y disciplinaria de la marina mercante la diferenciación basada en «la especial cualidad y misión navegante» del buque.

Comprendo que dices eso, porque hablas de la ley de Navegación que en su Art. 56 define el buque como todo vehículo con estructura y capacidad para navegar por el mar y para transportar personas o cosas, que cuente con cubierta corrida y de eslora igual o superior a veinticuatro metros..

Esa definición, crea una gran inseguridad jurídica pues existen buques de 20-24 metros con cubierta corrida y que se dedican al transporte de personas y mercancías, y que estan regulados por normas que los consideran buques, como el codigo de comercio español, (por cierto para el Reglamento de la Ley del Registro Mercantíl (EN VIGOR) español y otras normas que tocan temas economicos, las embarcaciones de recreo quedarían fuera de su regulación porque habla de BUQUES, pero no es asi, aun no hablando de embarcaciones de recreo se sobreentiende que al decir buque se refiere a todos...es decir en España hay varias definiciones de Buque en concreto tres, La internacional, La del Reglamento de la ley del Registro Mercantíl y otras normas economico-administrativas, la del RIPA que esta firmado y como convenio internacional su definicion de BUQUE tiene MAS fuerza segun la pirámide normativa que la definición de una ley interna, y la de la ley de navegación...

También existen buques de pesca de menos de 24 metros, curiosamente la legislación de pesca habla siempre de Buques de pesca, por lo que si se tomara la definición de la ley de navegación al pie de la letra, todos los barcos de pesca de menos de 24 metros (infinidad de ellos) quedarían fuera de la normativa de pesca, que solo se aplica a Buques de pesca en todo su articulado, por lo que esa definición no esta adecuada, y en todo caso no impide la aplicación del convemar, que aplica la definición internacional de Buque, por lo que siendo que el convemar es un convenio internacional en España no podemos aplicar la definición española de Buque cuando al firmarse el convenio la acepción que se le da es la internacional, a barcos de pabellones extranjeros, a pesqueros de menos de 24 metros, y a efectos del registro mercantíl tampoco

Sólo a buques con Pabellon español (menos pesqueros) se le puede aplicar la acepción de Buque que le da la ley de navegación, siendo que cualquier barco de menos de 24 metros con pabellon extranjero, no puede ser considerado embarcación excepto interinamente, pues debe ser considerado según la acepción internacional para el mismo existente en el CONVEMAR y esa es la de buque.

Por lo tanto haber si hablamos con propiedad o nos callamos la boca, cualquier embarcación de recreo de pabellón extranjero, y cualquier embarcación de recreo Española fuera de las aguas territoriales de España TAMBIEN se considera Buque de manera general según el concepto internacional.

Es decír cuando el CONVEMAR habla de buque se refiere a todo Barco independientemente de su eslora que realice navegaciones por el Mar pudiendo entrar en aguas de diferentes paises firmantes del convenio, y dentro de esa acepción no hay una limitación de eslora, y la acepción embarcación de recreo sólo existe en España por lo que tratar de regular embarcaciones de otros pabellones aplicando conceptos españoles inexistentes en los paises de su pabellon es totalmente ilicito.

__________________
A mi Barco: "Si me voy detras de ti, dejaré el ánimo resuelto para abrazar a tu lado Horizontes..." (Sangre de Mar)


Editado por Fuerza 7 en 24-08-2018 a las 13:13.
Citar y responder
11 Cofrades agradecieron a Fuerza 7 este mensaje:
avi (10-10-2018), Frealof (26-08-2018), jfazer (24-08-2018), Juan de Nova (17-09-2018), Luzara (26-08-2018), magallanesXIX (24-08-2018), manjuari (24-08-2018), markuay (24-08-2018), Piratacojo (24-08-2018), port bo (26-08-2018), selu (24-08-2018)