La Taberna del Puerto Freedom sea
"Se navega por los astros, por la mar, por la tierra, por las gentes, por los sentimientos...Se navega." Altair
VHF: Canal 77 UTC:
Regresar   La Taberna del Puerto > Foro > Foros Náuticos > Otros temas náuticos

Avisos

Responder
 
Herramientas Estilo
  #1  
Antiguo 11-12-2014, 16:12
Avatar de coronadobx
coronadobx coronadobx esta desconectado
Tercio Embarcado
 
Registrado: 29-10-2006
Localización: Ft Lauderdale
Edad: 50
Mensajes: 4,998
Agradecimientos que ha otorgado: 846
Recibió 4,852 Agradecimientos en 1,811 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Heroes Españoles (Relacionados con el mar) olvidados

Como continuacion del hilo de Popeye y enlazando con alguna de las entradas del hilo Barcos Militares (perdon por la autocita) me animo a abrir este hilo que pretende recoger aquellas personas que de forma extraordinaria destacaron e hicieron historia con sus actos. La idea por supuesto es que esten relacionados con temas marinos de una forma u otra. Animo a los cofrades que se les apasionan estos temas a incorporar sus conocimientos y comentarios

Para comenzar pongo un texto precioso, extraido del siguiente sitio sobre el Granadero Martin Alvarezhttp://www.todoababor.es/articulos/martin_alvarez.htm

Como curiosidad segun real Orden del 12 de Diciembre de 1848, la Armada deberia llevar siempre un barco abanderado bajo el nombre de Martin Alvarez (cosa por cierto que no se ha cumplido, una pena si mi informacion es correcta)

Nació Martín Álvarez en Montemolín (Badajoz) en 1766. Era hijo único del matrimonio de Pedro Álvarez y Benita Galán. El señor Pedro Álvarez carretero por herencia iba de ordinario de Montemolín a Olivenza y Badajoz. Su mujer, Benita Galán, era hija de un antiguo soldado que en muchas batallas había derramado su sangre defendiendo la causa de Felipe V.

En las largas noches de invierno, sentados a la lumbre, la madre de Martín, durante las largas ausencias de su marido, contaba al niño hechos ocurridos a su padre, que llegó hasta el grado de Sargento en las tropas de Felipe V, habiendo de retirarse del Ejército al perder un brazo en la toma de Badajoz, ocupada por los ingleses, portugueses y austríacos.

Desde los 16 años Martín acompañaba a su padre en algunos viajes a Olivenza y Badajoz. En uno de estos tuvieron un encuentro con la banda que dirigía el capitán Bruno.

Muy temprano salieron Martín y su padre, al que los conocidos llamaban “tío Pedro” en uno de los viajes y hallándose el padre dormido sobre el carro mientras Martín cantaba montado en una de las mulas que tiraban del carro al internarse el camino por entre un pinar, un hombre a caballo le salió al paso diciendo –la bolsa o la vida-. Salta Martín de la mula y coge dos piedras mientras el de a caballo le apuntaba con una pistola y le dice: - Procura hacer buena puntería pues como falles el tiro eres hombre muerto -. En esto se despierta el padre a la vez que por el pinar llega el Sr. Bruno con dos hombres más a caballo y conociendo que se trataba del tío Pedro, le dice al primer bandolero: - Guarda la pistola Zurdo, que ahora no es menester -. Y acercándose al tío Pedro le dice: - ¡saque la bota tío Pedro!. ¿Qué novedades hay por el pueblo?. Perdona el susto pero es que el Zurdo es nuevo en la partida -. Y mirando a Martín le dice: -¿Y a todo esto que pensaba hacer el jovencito para defenderse? -. A lo que Martín contesta: - Lo que hiciera cualquier hombre honrado a quien intentan quitarle lo único que tiene, defenderme y si es preciso hasta perder la vida -. A lo que contesta el capitán Bruno: - ¡Bravo!, Tío Pedro. Qué lastima que su hijo en vez de carretero no se dedicar a la milicia, le pronostico que había de ser un buen soldado -. Y contesta el tío Pedro: - Eso es lo que hace falta Sr. Bruno, que a los cuentos que su madre le tiene metidos en la cabezale venga usted diciendo eso -. Marcharon los bandoleros sin molestarles y continuó el viaje sin dejar de pensar Martín en la conveniencia de hacerse soldado.

Muerto el padre siguió Martín con el oficio de carretero, comenzó a enamorarse de María, hija del mesonero Antonio Gil, del mesón nuevo de Montemolín y de Nicolasa Benklar, hija de un alemán, la cual no estaba de acuerdo con los amores de Martín y en cambio quería casar a su hija con Jaime, hijo del molinero,y más rico que Martín.

A la vuelta de uno de los viajes se encuentra Martín con la doble triste noticia del fallecimiento de su madre y del casamiento casi forzado de María con Jaime. Entonces decide hacerse soldado.

Va a Sevilla donde muestra sus deseos de alistarse en un regimiento de caballería, pero topa con los de la Armada. ¿Qué hacían alistadores de la Armada en Sevilla?. Por aquel entonces los batallones de Infantería de Marina tenían en Sevilla, Granada y otras capitales destacadas partidas de hombres que eran bien pagados, tenían buena presencia y lucían sus lustrosos uniformes para intentar captar voluntarios para la Armada; en Sevilla había un pequeño destacamento de reclutación compuesto por un Capitán, un sargento, dos cabos y doce granaderos escogidos, uno de los cuales era Lucas García, granadero de marina, el cual vestía con arrogancia una buena casaca azul turquí, con solapa encarnada vuelta hacia fuera, calzón azul, charreteras encarnadas, gorra de pelo con manga grana terminada en borla amarilla, cuyo uniforme lucía adoptando un aire marcial que impresionaba.

Quedó encantado Martín con su nuevo amigo Lucas García, pero este viendo la preferencia de Martín por servir en caballería, para no decepcionar e impresionar al aspirante, llamaba a su Regimiento "Los Dragones del Viento" y a sus barcos, caballos con nombres de Santos.

Así pasó a ser soldado de la Tercera Compañía del Noveno Batallón de la Infantería de Marina, un 26 de abril de 1790, dando su talla cinco pies y siete pulgadas.

De Sevilla marchó a Cádiz. Tras la instrucción y una temporada de vigilancia en los Asenales, el 16 de septiembre de 1792 embarca como soldado en el navío “Gallardo”, de 74 cañones, pasando de Cádiz a Cartagena.

El año 1793 España e Inglaterra estaban aliadas en guerra con Francia donde Robespierre y sus secuaces artífices de la Revolución Francesa habían dado muerte a Luis XVI, con quién los soberanos de España e Inglaterra tenían tratados de amistad. El Teniente General de la Marina D. Francisco de Borja fue encargado de mandar la Escuadra que debía salir de Cartagena. Desde allí se dirigió a Barcelona como centro de operaciones para el bloqueo de las costas de Francia. En un mensaje del Almirante inglés Hood que bloqueaba Marsella y Tolón pedía seis buques españoles para que le auxiliasen y uno de los enviados fue el "Gallardo" donde servía Martín Álvarez. Cuando llegó este refuerzo ya los españoles e ingleses habían tomado Tolóny puesto por gobernador de aquella plaza al heroico militar D. Federico Gravina. Entusiasmó de tal modo esta victoria de los españoles que D. Francisco de Borja decidió desalojar a los franceses de las islas de San Pedro y San Antíoco al Sur de Cerdeña tomadas por los franceses. Allí se encaminó el “Gallardo” y conseguido esto se volvió de nuevo a Cartagena.

El año 1794 figura Martín Álvarez en la lista de la tropa nombrada para transbordar al “San Carlos” en un viaje a las Antillas para convoyar a los buques y transportes que conducían gentes y pertrechos para la defensa de las Antillas.



> Granadero de Infantería de Marina de la Real Armada española de fines del XVIII. Los granaderos eran soldados de infantería de marina escogidos y que luchaban siempre en primera línea, abriendo camino con sus granadas a los fusileros.
En 1796 figura en la guarnición del navío “Santa Ana”, de 112 cañones. Pasa después a la guarnición del “Príncipe de Asturias”, también de tres puentes y 112 cañones, y el 1 de febrero de 1797 pasó al “San Nicolás de Bari”, de 74 cañones, al mando del Capitán de Navío D. Tomás Geraldino, que se hizo a la mar con la Escuadra que desde Cartagena hizo rumbo a Málaga y al Atlántico donde debía recibir un gran convoy.

Cuenta el General Bermúdez de Castro en su publicación de “Combate naval del Cabo de San Vicente y el granadero Martín Álvarez” que encontrándose en Gibraltar a donde había ido con motivo de la Exposición de la Marina del año 1885, vio entre los cañones tomados por los ingleses en Aboukir, Trafalgar y San Vicente, uno que era una verdadera joya, de bronce, con un precioso cascabel con dos delfines en sus asas, y esculpido el escudo de España con el “Carolus III”. Un oficial inglés que le acompañaba le dijo: “Del San Nicolás, en la batalla del Cabo de San Vicente”.

Vio asimismo en la casamata donde se encontraba el cañón una plancha de hierro donde figuraba escrito un texto en Inglés que traducido por el oficial al Castellano decía: “14 de febrero de 1797.-Batalla Naval del Cabo de San Vicente. ¡Hip Capitán! ¡Hip San Nicolás! ¡Hip Martín Álvarez!".

Dice el General Bermúdez de Castro que en su ignorancia creyó que el San Nicolás sería el Santo del día, y el Martín Álvarez algún español que se había distinguido como capitán al servicio de Inglaterra.

Ante la expresión dubitativa del general Bermúdez de Castro, entonces con el grado de Teniente de Marina, el oficial que le acompañaba, prometió mandarle una crónica de la batalla con quién tenía relación aquel cañón. El oficial se llamaba Sir John Butler.

En esta época de fines del siglo XVIII, año 1797, España tenía concertada una alianza ofensiva y defensiva con el Directorio francés por el tratado de San Ildefonso.

La crónica del oficial inglés relataba la batalla, y al llegar a la parte que nos interesa decía:

“../..Pero en el barco español “San Nicolás de Bari” queda algo por conquistar. Sobre la toldilla arbola la bandera española que flota al viento cual si todavía el barco no se hubiese rendido. Un oficial inglés que lo observa va a ella para arriar la bandera. Antes de llegar un soldado español, de centinela en aquel lugar, sin apartarse de su puesto, le da el alto, el oficial no le hace caso y se acerca, el sable del centinela lo atraviesa con tal fuerza que lo queda clavado en la madera de un mamparo. Un nuevo oficial y soldados se acercan y el centinela no logrando desasir su sable de donde se hallaba pinchado, coge el fusil a modo de maza y con él da muerte a otro oficial y hiere a dos soldados. Da después un salto desde la toldilla para caer sobre el alcázar de popa donde lo acribillan a tiros los ingleses. Nelson que ha presenciado la escena se aproxima al cadáver silencioso.

Urge desembarazar los barcos de muertos y ruina y se comienza a dar sepultura a los muertos. Todos tienen el mismo trato. Una bala atada a los pies. Un responso del capellán y por una tabla deslizanse hundiéndose en el mar. Al llegar al turno al centinela español, Nelson ordena que se le envuelva en la bandera que había defendido con tanto ardor.

A Nelson se debe que el nombre de este granadero Martín Álvarez no quedase en el anonimato y figure en la casamata que se encuentra en Gibraltar, un cañón de su barco.

Los ingleses comprueban que el centinela Martín Álvarez no estaba muerto, sino mal herido. Lo curan, lo llevan a Lagos, en el Algarve al sur de Portugal y le dan pasaporte para volver a España, aunque desde otras fuentes se indica que escapó de dicho internamiento.

Desde Lagos, dice Arnao viajó a Montemolín y luego a Sevilla y posteriormente a Cádiz para testificar en la causa instruida para la averiguación de la conducta del comandante y los oficiales del “San Nicolás de Bari” lo mismo que de los demás buques en el desastre del Cabo de San Vicente.

Su Majestad el Rey confió el papel de Fiscal de la causa al Mayor General de la Armada D. Manuel Nuñez Gaona.

En el interrogatorio de Martín Álvarez se dijo lo siguiente:

El General Núñez: - ¿Se encontraba en el navío “San Nicolás de Bari” con ocasión de rendirse este barco a los ingleses?-.

Martín: - Yo no he estado nunca en el “San Nicolás de Bari” en ocasión de rendirse a los ingleses.

El Fiscal: - ¿No te encontrabas en el “San Nicolás de Bari” el 14 de febrero?-.

Martín:-Sí señor*-.

El Fiscal: *-¿Y no fuiste después a poder de los ingleses?-.

Martín:- Si señor-.

El Fiscal: - Entonces, ¿por qué niegas haber estado en el “San Nicolás de Bari” con ocasión de redirse a los ingleses?.

Martín: - Porque el “San Nicolás de Bari” no se rindió, sino que fue abordado y tomado a sangre y fuego-.

El Fiscal: - ¿Y a qué llamáis entonces rendirse?-.

Martín: - Yo creo, que no habiendo ningún español cuando se arrió su bandera, mal pudieron haber capitulado.

El Fiscal: -¿Pues donde estaba la tripulación?-.

Martín: - Toda se hallaba muerta o malherida-.

Tras la investigación sumaria que se instruyó por el combate el Fiscal se expresa:

"No puedo pasar en silencio la gallardía del granadero de Marina Martín Álvarez, perteneciente a la tercera compañía del noveno batallón, pues hallándose en la toldilla del navío San Nicolás cuando fue abordado, atravesó con tal impetu al primer Oficial inglés que entró por aquel sitio que al salirle la punta del sable por la espalda la clavó tan fuertemente contra el mamparo de un camarote, que no pudiendo librarla con prontitud, y por desasir su sable, que no quería abandonar, dió tiempo a que cayera sobre el el grueso de enemigos con espada en mano y a que lo hirieran en la cabeza, en cuya situación se arrojó al alcazar librándose, con un veloz salto, de sus perseguidores".

Por los méritos recogidos en la batalla, se le quiso como premio ascender a cabo, impidiéndolo su analfabetismo, aprendió a leer y escribir en pocos meses y fue nombrado cabo el 17 de febrero de 1798 y en agosto de ese mismo año cabo primero, al poco embarca en el navío "Purísima Concepción" de 112 cañones de la escuadra de Mazarredo y parte hacia Brest (Francia), al unirse en Cádiz con la escuadra española y la francesa de Bruix.

El 12 de noviembre llegó una urca destinada a la correspondencia, y una de las cartas era un escrito oficial que se refería a Martín, entoncés se izó una bandera encarnada como señal infalible de algo extraordinario, e inmediatamente fue comunicada la orden para que toda la guarnición y tripulación del navío formase sobre cubierta, se adelantó el comandante del "Concepción" y mandó salir de la formación al Cabo Primero de granaderos Martín Álvarez, se leyó un Decreto Real por el cual se le concedía cuatro escudos mensuales como pensión vitalicia. A su vez ostentó en el brazo izquierdo el escudo de premio que llevaban los indivíduos de la clase de tropa por acciones distinguidas de guerra.

"El Rey nuestro señor, ha visto con satisfacción el denodado arrojo y valentía con que se portó a bordo del navío San Nicolás de Bari, el granadero de la 3ª Compañía del 9º Btallón de Marina MArtín Álvarez, cuando el 14 de febrero de 1797 fue dicho buque abordado por tres navíos ingleses;pues habiendo Alvarez iimpedido por algún tiempo la entrada a un trozo de abordaje, supo también defender la bandera que el Brigadier D. Tomás Geraldino le había confiado antes de su muerte, y con su valor hizo de modo que aquella se mantuviese arbolada aun después de todo el grueso de los enemigos tenían coronado su navío. Teniendo también S.M. en consideración de la honrada conducta que en el servicio observa Martín, se ha servido concederle 4 escudos mensuales por vía de pensión vitalicia, en premio de su bizarro comportamiento; y es su real voluntad que se les haga saber esta benébola y soberana disposición, al frente de toda la tripulación y guarnición del navío donde se halle embarcado".

Estando la escuadra del General Mazarredo en Brest (Francia) en cumplimiento de los planes de Napoleón, una mañana en que Martín Álvarez estaba de guardia en el navío “Concepción”, sufrió una accidental caída, dándose un fuerte golpe en el pecho por lo que hubieron de desembarcarlo e ingresarlo en el Hospital de Brest, donde falleció el 23 de febrero de 1801.

Como recuerdo a este héroe, la Armada, en una Real Orden de 12 de diciembre de 1848, dispuso que permanentemente un buque llevase el nombre de este glorioso marino.

En 1936 se inauguró un paseo en Montemolín, su pueblo natal, con una estatua del heroico marino a cuyo acto asistieron el Gobernador Civil, el Obispo de la Diócesis, el Almirante Bastarrechey una compañía de Guardias Marinas de San Fernando, con banda , que desfiló por la población.


Las notas de los primeros años de vida de Martín Álvarez son exactos, y los debemos a la curiosidad del entendido abogado D. Ramón Viu, quien procuró informarse de estos antecedentes, cuando, en 1848, dispuso S.M. se eternizase en la Armada la memoria de este granadero.

Real Orden de 12 de diciembre de 1848.R. O.de 12 de diciembre de 1848. Resolviendo que haya perpetuamente en la Armada un buque que se denomine “Martín Álvarez”.
Excmo. Sr.la Reina Nuestra Señora, de conformidad con el parecer emitido por V.E en su comunicación 1354 de fecha 5 del corriente mes, referente a la propuesta del Mayor General, se ha dignado resolver que en lo sucesivo haya perpetuamente en la Armada un buque del porte de 10 cañones para abajo que se denomine Martín Álvarez, para constante memoria del granadero de Marina del mismo nombre perteneciente a la 3ª Compañía del 9º Batallón, que hallándose embarcado en el navío San Nicolás se distinguió por su bizarría sobre la toldilla del mismo el 14 de febrero de 1797, al rechazar el abordaje de un buque inglés de igual clase, el Capitán, donde arbolaba su insignia el Comodoro Nelson; siendo en consecuencia la Real voluntad que desde luego lleve el referido nombre la goleta Dolorcitas.

Quiere al mimo tiempo S.M. que esta soberana resolución se lea al frente de banderas a los batallones de Marina, como premio debido al mérito que contrajo aquel valiente soldado cuya memoria debe ser eterna en los anales del Cuerpo al que perteneció.

De Real Orden le digo a V.E. a los fines consiguientes y en contestación.

Dios Guarde a V.E. muchos años.

Madrid 12 de Diciembre de 1848. El Marqués de Molins.

Sr. Subdirector General de la Armada.

Buques de la Armada española que han llevado el nombre de "Martín Álvarez".
La goleta “Dolorcitas”, de 7 cañones, fue llamada “Martín Álvarez” (1849-1850), naufragó en la costa de Burdeos (Francia).

Falucho Guardacostas de 1ª clase “Martín Álvarez”.

Cañonero de hélice de 207 toneladas “Martín Álvarez”. (1871-1876). Construido en La Habana. Disponía de un cañón y máquina de 30 CVn. Utilizado por el Servicio en Cuba. Pereció en el Río Canto.

Cañonero de hélice de 173 toneladas “Martín Álvarez”. (1878-1882). Prestó servicio en Filipinas.

Buque de desembarco (L-12) “Martín Álvarez”. (1971-1995). Construido en los Astilleros de Cristy Corporation de EE.UU. El 15 de junio de 1954 con el nombre de “Wexford Contry” (LST-1168). Fue entregado a la Armada Española por los Estados Unidos, el 29 de Octubre de 1971 en la base naval de San Diego (California).

Editado por coronadobx en 27-12-2014 a las 01:55.
Citar y responder
31 Cofrades agradecieron a coronadobx este mensaje:
anengra (21-05-2016), Antonio_Mataelpino (11-12-2014), ayapitas (11-12-2014), cabot59 (25-01-2015), capitan kwak (24-05-2015), EL PEREZ (04-01-2015), Elgaleote (10-04-2018), Flipe (28-12-2014), genoves (18-12-2014), Hakuna Matata (11-12-2014), iMystic (23-12-2014), jacarejack (12-12-2014), JOS (21-01-2015), jotajota (27-12-2014), lestes (31-01-2015), leviño (11-12-2014), LOBA (01-01-2015), Loquillo (12-12-2014), maka (13-02-2016), Nochero (18-12-2014), nononono (14-01-2015), pato (10-10-2015), pixuetu (12-12-2014), racoon (15-01-2015), Raitán (05-04-2018), silbodejarcia (25-10-2015), Tiberio (18-12-2014), Tonina (11-12-2014), trucho (09-09-2018), Tucana (23-12-2014), Wilow (08-04-2016)
  #2  
Antiguo 11-12-2014, 18:11
Avatar de Tonina
Tonina Tonina esta desconectado
Pirata pata palo
 
Registrado: 29-07-2008
Localización: Ande me dejen...
Mensajes: 482
Agradecimientos que ha otorgado: 469
Recibió 241 Agradecimientos en 109 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Heroes Españoles (Relacionados con el mar) olvidados

image.jpg
Aqui teneis un cuadro del momento..
Saludos !
Citar y responder
3 Cofrades agradecieron a Tonina este mensaje:
cabot59 (25-01-2015), coronadobx (25-12-2014), Raitán (05-04-2018)
  #3  
Antiguo 11-12-2014, 18:14
Avatar de Tonina
Tonina Tonina esta desconectado
Pirata pata palo
 
Registrado: 29-07-2008
Localización: Ande me dejen...
Mensajes: 482
Agradecimientos que ha otorgado: 469
Recibió 241 Agradecimientos en 109 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Heroes Españoles (Relacionados con el mar) olvidados

Por cierto coronadobx gracias por abrir este hilo.

Hemos necesitado un par de siglos para descubrir hombres ilustres como Lezo, Galvez ahora... Y un largo etc que iran saliendo por aqui...
Nunca es tarde.
para todos!
Citar y responder
  #4  
Antiguo 11-12-2014, 19:46
Avatar de leviño
leviño leviño esta desconectado
Hermano de la costa
 
Registrado: 16-01-2009
Localización: alicante
Edad: 51
Mensajes: 2,550
Agradecimientos que ha otorgado: 5,307
Recibió 2,152 Agradecimientos en 1,057 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Heroes Españoles (Relacionados con el mar) olvidados

SALUDSS
Apasionante el relato , gracias coronadox
__________________
EL GARFIELDhttp://foro.latabernadelpuerto.com/s...d.php?t=166786

LAS RONDAS DEL JORDI BMW LAS PAGO YO
(AL)

LA IGNORANCIA SE CURA LEYENDO Y EL RACISMO SE CURA VIAJANDO.
(UNAMUNO)
Citar y responder
  #5  
Antiguo 12-12-2014, 13:32
Avatar de buzo
buzo buzo esta desconectado
Corsario
 
Registrado: 09-07-2007
Edad: 50
Mensajes: 1,345
Agradecimientos que ha otorgado: 0
Recibió 147 Agradecimientos en 103 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Heroes Españoles (Relacionados con el mar) olvidados

Aquí descansan algunos

__________________
Citar y responder
  #6  
Antiguo 12-12-2014, 13:51
Avatar de leviño
leviño leviño esta desconectado
Hermano de la costa
 
Registrado: 16-01-2009
Localización: alicante
Edad: 51
Mensajes: 2,550
Agradecimientos que ha otorgado: 5,307
Recibió 2,152 Agradecimientos en 1,057 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Heroes Españoles (Relacionados con el mar) olvidados

SALUDSS,
En un viaje a Cadiz fui a visitar el Pabellon de Marinos Ilustres en San Fernando pero no sabia que tenia que haber concertado la visita y no pude ver nada mas que la fachada , en el proximo viaje a esas estupendas tierras lo intentare .
como anécdota decir que en el puesto de guardia de la entrada no se encontraba nadie y la almiranta y yo nos metimos hasta la cocina , me hubiese gustado que vierais la cara del pobre puerta cuando nos vio a los dos dentro de la oficina y con los cortavientos rojos del decarton y su mando preguntándole que como coño estábamos nosotros dentro , por suerte no le paso nada , culpa mia por no haber echo el sercicio militar y desconocer los procedimientos pero es que llovía de cojonesss
__________________
EL GARFIELDhttp://foro.latabernadelpuerto.com/s...d.php?t=166786

LAS RONDAS DEL JORDI BMW LAS PAGO YO
(AL)

LA IGNORANCIA SE CURA LEYENDO Y EL RACISMO SE CURA VIAJANDO.
(UNAMUNO)
Citar y responder
  #7  
Antiguo 12-12-2014, 20:48
Avatar de coronadobx
coronadobx coronadobx esta desconectado
Tercio Embarcado
 
Registrado: 29-10-2006
Localización: Ft Lauderdale
Edad: 50
Mensajes: 4,998
Agradecimientos que ha otorgado: 846
Recibió 4,852 Agradecimientos en 1,811 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Heroes Españoles (Relacionados con el mar) olvidados

Mendez Núñez, el marino que dijo " España, la Reina y yo preferimos antes honra sin barcos que barcos sin honra"

Fuentes" Bitacora, mcn Biografias y Coronadobx"

El que llegaría a ser contraalmirante Casto Méndez Núñez nacía en Vigo el 1 de julio de 1824. En el año 1864, siendo ya capitán, le fue encomendada la misión suicida de socorrer a los buques de guerra españoles que se hallaban empantanados en las costas del pacífico sudamericano, durante la Guerra del Pacífico. Pese a que las expectativas eran de lo más negativo (fracasos ingleses y británicos en operaciones de larga distancia con acorazados), el recién nombrado brigadier Méndez Núñez asumiría el mando de la escuadra española y asestaría derrota tras derrota a las tropas aliadas chileno-peruanas, conseguiría intimidar a las escuadras norteamericana e inglesa que se dirigían a apoyar a los aliados, y se distinguiría especialmente en la Batalla del Callao.



Desde el principio, nada más obtenido el mando, Méndez Núñez comenzó a lograr sus primeras victorias en diversas maniobras por el litoral, y pronto alcanzó fama de invencible, especialmente cuando derrotó el 7 de febrero de 1866 a la flota combinada chilena y peruana en el canal de Abato, obligándola a retirarse hacia aguas poco profundas para evitar su total destrucción. Sin enemigos en el mar, Méndez Núñez se dirigió a Valparaíso, comunicando al cuerpo diplomático enemigo, y a las fuerzas neutrales presentes en la zona, que bombardearía la ciudad en el plazo de cuatro días si no se firmaba un acuerdo de paz.

Numancia

Temiendo el éxito español que podía darle la hegemonía sobre la zona que ansiaban Estados Unidos e Inglaterra, el contralmirante inglés y el comodoro norteamericano intentaron disuadirlo de sus intenciones amenazándolo con la participación de sus poderosos barcos en la defensa de Valparaíso. Méndez Núñez no mostró ningún síntoma de impresionarse por la amenaza, respondiendo que se vería obligado a hundir las dos flotas si se interponían en su misión. Viendo el firme carácter del español, y sobre todo, ante la posibilidad que el Numancia hundiera de verdad sus flotas, el dos de mayo de 1866 tuvo lugar la batalla de El Callao sin la ayuda prometida por Estados Unidos e Inglaterra a la alianza entre Perú y Chile.

Acusado de atacar una ciudad sin apenas defensas el jefe de la flota española se dirigió a El Callao, la plaza costera más fortificada que disponía el enemigo, y el dos de mayo Méndez Núñez se preparó para atacar. Sus enemigos pensaron que el almirante español sufriría una terrible derrota. En El Callao se encontraban 96 cañones, ocho de estas piezas de artillería eran de 500 libras y seis de 300. Los barcos atacantes disponían de 245, siendo el calibre más grande de 68 libras, pero únicamente podían ser usados la mitad debido a que estaban montados a los costados de las naves.

El combate comenzó a las 11 de la mañana. Tras seis horas de duelo artillero la flota española consiguió una victoria completa. Cuando terminó el combate, sólo tres piezas enemigas seguían disparando, la torre blindada de defensa había sido destruida (sobre las defensas de El Callao ondeaban grandes banderas Peruanas, que sirvieron para marcar el tiro español con gran precisión) y el ministro de guerra peruano había muerto. En el bando español sufrieron daños las naves “Berenguela”, “Villa de Madrid” y “Almansa”.. Murieron 43 marinos y 157 resultaron heridos, entre ellos el propio Méndez Núñez.

La fragata “Numancia” arrasó cualquier objetivo de los que se le fijaron. En su afán por acortar distancias llegó a encallar sin dejar de abrir fuego, recibiendo más de 50 impactos que no consiguieron traspasar su blindaje. La nave más poderosa del mundo resultó invulnerable. Tras este combate, la Numancia se dirigió junto con otras unidades hacia Filipinas y no hubo más combates.

La fragata acorazada Numancia acabaría hundiéndose, años después de haber sido retirada del servicio, frente a las costas de Portugal el 17 de diciembre de 1916 cuando era remolcada a Vizcaya para ser desguazada. El contraalmirante Méndez Núñez, uno de los marinos españoles más aptos y competentes de la época, moriría en Pontevedra el 21 de agosto del año 1869

Actualmente este insigne marino tienen la Fragata F 104 de nuestra armada bajo su nombre


Editado por coronadobx en 12-12-2014 a las 20:53.
Citar y responder
13 Cofrades agradecieron a coronadobx este mensaje:
Amankila (16-12-2014), ayapitas (23-12-2014), cabot59 (25-01-2015), Hakuna Matata (12-12-2014), iMystic (23-12-2014), jotajota (27-12-2014), leviño (12-12-2014), llanera (18-12-2014), LORDRAKE (09-10-2015), maka (19-07-2017), racoon (15-01-2015), Ramanema (16-04-2016), Tucana (09-12-2015)
  #8  
Antiguo 18-12-2014, 00:06
Avatar de Franhomero
Franhomero Franhomero esta desconectado
Pirata
 
Registrado: 28-10-2011
Mensajes: 284
Agradecimientos que ha otorgado: 39
Recibió 55 Agradecimientos en 25 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Heroes Españoles (Relacionados con el mar) olvidados

Muy guay seguiremos leyendo
Citar y responder
  #9  
Antiguo 23-12-2014, 18:55
Avatar de Amankila
Amankila Amankila esta desconectado
Capitán pirata
 
Registrado: 08-01-2010
Localización: Mediterraneo
Edad: 59
Mensajes: 912
Agradecimientos que ha otorgado: 693
Recibió 174 Agradecimientos en 142 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Heroes Españoles (Relacionados con el mar) olvidados

Gracias por la información, por mí puedes seguir hasta que no quede héroe Español sin su particular artículo.
Felices Fiestas.
__________________

No existe viento favorable para quien no sabe a que puerto se dirige. (Séneca)
Unas Ron-das.
Citar y responder
  #10  
Antiguo 23-12-2014, 19:21
Avatar de iMystic
iMystic iMystic esta desconectado
Corsario
 
Registrado: 04-05-2011
Localización: Curaçao
Edad: 44
Mensajes: 1,289
Agradecimientos que ha otorgado: 437
Recibió 683 Agradecimientos en 363 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Heroes Españoles (Relacionados con el mar) olvidados

Mil gracias.....

Salud
__________________
La libertad es ser dueño de tu tiempo.

http://www.imystic.es
http://imysticblog.blogspot.com.es
Socio Anavre 1148
Mmsi: 205824110 Call Sign: OR8241
Ex-Mysticibiza




Citar y responder
  #11  
Antiguo 23-12-2014, 20:58
Avatar de coronadobx
coronadobx coronadobx esta desconectado
Tercio Embarcado
 
Registrado: 29-10-2006
Localización: Ft Lauderdale
Edad: 50
Mensajes: 4,998
Agradecimientos que ha otorgado: 846
Recibió 4,852 Agradecimientos en 1,811 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Heroes Españoles (Relacionados con el mar) olvidados

Hoy como he estado visitando el Museo Naval de Madrid con ilustres Cofrades (tonina, Tibero y Ayapitas) , me gustaría hablar de Juan de la Cosa y su avanzada cartografía. Curiosos y como aprendí en esta visita lo importante que fue Burgos (tierra a la que me une muchos lazos) en la navegación de aquella época (leeréis un ejemplo en esta entrada)

Información de la pagina que lleva su propio nombre. Según nos afirmaron en el museo es su mapa la pieza mas valiosa del mismo.

Juan de la Cosa (¿Santoña?, Cantabria, España; ¿entre 1450 y 1460? - Turbaco, Colombia; 28 de febrero de 1510) fue un navegante y cartógrafo español conocido por haber participado en siete de los primeros viajes a América y por haber dibujado el mapa más antiguo conservado en el que aparece el continente americano.

De la Cosa tuvo un papel destacado en el primer y el segundo viaje de Cristóbal Colón a las Antillas y en 1499 participó como piloto mayor en la expedición de Alonso de Ojeda a las costas del continente sudamericano. A su regreso a Andalucía dibujó su famoso mapamundi y poco después volvió a embarcarse hacia las Indias, esta vez con Rodrigo de Bastidas. En los años siguientes alternó viajes a América bajo su propio mando con encargos especiales de la Corona, incluyendo una misión como espía en Lisboa y la participación en la Junta de pilotos de Burgos de 1508. En 1509 emprendió la que sería su última expedición, de nuevo junto a Ojeda, para tomar posesión de las costas de la actual Colombia. La Cosa murió en un enfrentamiento armado con indígenas antes de poder llegar a ejercer su cargo de alguacil mayor de



Origen y Juventud:

No se sabe con exactitud dónde nació Juan de la Cosa pero la hipótesis más aceptada es que fue en Santoña (Cantabria),2 ya que se conservan documentos que muestran que fue vecino de Santoña y que su mujer e hija residieron en esa ciudad.3 Algunos cronistas del siglo XVI le llamaron "El Vizcaíno", lo cual llevó a confundirlo con otros marinos llamados Juan Vizcaíno, los cuales hoy se sabe que eran personas distintas.4
Tampoco se conoce su fecha de nacimiento, estimada entre 1450 y 1460, ni se tienen datos de su niñez ni de su adolescencia. Se supone que de joven debió tomar parte en navegaciones por el mar Cantábrico y, posteriormente, en dirección a las islas Canarias y al África occidental.5
Las primeras referencias sólidas provienen de 1488, cuando estaba en Portugal. En ese entonces, acababa de llegar el navegante Bartolomé Díaz a Lisboa, tras haber alcanzado el cabo de Buena Esperanza. Los Reyes Católicos habrían enviado a La Cosa a esa ciudad en calidad de espía en busca de información y detalles de dicho descubrimiento, logrando La Cosa volver a Castilla antes de que los oficiales portugueses lo capturaran.6
Al inicio de la década de 1490 La Cosa se encontraba establecido en El Puerto de Santa María (hoy día en la provincia de Cádiz) y poseía una nao llamada Marigalante o Gallega. Se cree que por motivos de negocios tuvo relaciones con los hermanos Pinzón.5

Viajes con Colón a las Indias:

Primer viaje

En 1492 participó en el Primer Viaje de Cristóbal Colón a las Indias a bordo de su nao, que según los cronistas posteriores fue rebautizada Santa María para la ocasión. Ejercía el cargo de maestre, siendo Colón el capitán. La embarcación naufragó la noche del 24 al 25 de diciembre del mismo año frente a las costas haitianas. El Diario escrito por Bartolomé de las Casas supuestamente a partir de las notas de Colón acusa personalmente a La Cosa por el incidente, diciendo que ocurrió bajo su guardia y que además huyó en vez de prestar socorro al barco.
Martes, 25 de diziembre, día de Navidad
(...)Quiso Nuestro Señor que a las doze oras de la noche, como avían vista acostar y reposar el Almirante y vían que era calma muerta y la mar como en una escudilla, todos se acostaron a dormir, y quedó el governallo en la mano de aquel muchacho, y las aguas que corrían llevaron la nao sobre uno de aquellos bancos. (...) El moço (...) dio bozes, a las quales salió el Almirante, y fue tan presto que aún ninguno avía sentido qu'estuviesen encallados. Luego, el maestre de la nao, cuya era la guardia, salió y díxoles el Almirante a él y a los otros que halasen el batel que traían por popa y tomasen un ancla y la echasen por popa, y él con otros muchos saltaron en el batel, y pensava el Almirante que hazían lo que les avía mandado. Ellos no curaron sino de huir a la caravela...
Miércoles, 26 de diciembre
(...)si no fuera por la traiçión del maestre y de la gente, que eran todos de Palosdos o los más de su tierra, de no querer echar el ancla por popa para sacar la nao, como el Almirante les mandava, la nao se salvara...
Diario de Cristóbal Colón. Edición facsimilar de Jesús Varela Marcos, pp.122-123.
Sin embargo, en 1494 La Cosa recibió una compensación económica de parte de los Reyes por el hundimiento de su nao en el primer viaje. Se le otorgaba el derecho a transportar «doscientos cahíces de trigo» desde Andalucía hasta Vizcaya eximiéndole de pagar ciertas tasas.7 Este documento, que habla del marino en términos elogiosos ("buenos servicios que nos habedes fecho") hace pensar a los historiadores que en realidad Juan de la Cosa no tuvo culpa de la pérdida de su barco, contrariamente a lo que afirma el Diario.5
[editar]Segundo viaje
Juan de la Cosa participó en el segundo viaje de Colón (1493-1496) y se cree que debió ser uno de los cartógrafos de la expedición. Sin embargo, según una nómina de pagos fechada en 1497 y descubierta por Montserrat León Guerrero en 1998, La Cosa se habría enrolado como simple marinero en la nao Colina, cobrando 1.000 maravedís al mes.8
Se sabe también que Juan de la Cosa tomó parte en la exploración de la costa de Cuba ya que fue uno de los firmantes del juramento en el que Colón obligó a sus tripulante a declarar que Cuba no era una isla. En ese documento, fechado en junio de 1494, La Cosa figura como marinero de la carabela Niña, si bien podría ser también uno de los "maestros de cartas de marear" mencionados en el texto.9
Algunos documentos del segundo viaje de Colón mencionaban a un marino llamado Juan Vizcaíno, al cual algunos historiadores habían confundido con Juan de la Cosa. El hallazgo de la nómina de pagos de 1497 demostró que en realidad en esta expedición tomaron parte no una sino dos personas llamadas Juan Vizcaíno y además Juan de la Cosa, por lo que se trataba finalmente de tres personas diferentes.
[editar]¿Tercer viaje?
La mayoría de los historiadores opinan que Juan de la Cosa no participó en el tercer viaje de Colón a las Indias (1498 - 1500). Sin embargo, Bartolomé de las Casas escribió que La Cosa "por entonces (1500) era el mejor piloto que por aquellos mares había por haber andado en todos los viajes que había hecho el almirante",5 lo cual por tanto incluiría el tercer viaje. También se conserva una declaración de un testigo de los Pleitos Colombinos que afirma haber visto a La Cosa con Colón "cuando se descubrió Paria", lo cual normalmente se supone ocurrió durante el tercer viaje. Por ello el historiador Jesús Varela Marcos cree que La Cosa sí que participó en el tercer viaje de Colón y debió regresar a Europa antes que el Almirante.

Expedición de Ojeda:

En 1499 la Corona decide poner fin al monopolio que tenía Colón sobre las navegaciones a las Indias y abre el negocio a otros navegantes y empresarios. Esto da lugar a la realización de una serie de expediciones que los historiadores han denominado viajes menores, viajes de reconocimiento y rescate o también viajes andaluces, ya que todos se organizaron y partieron desde Andalucía y los que participaron en ellos residían mayoritariamente en esa región de España.11
Juan de la Cosa participó como piloto mayor y cartógrafo en el primero de estos viajes, el capitaneado por Alonso de Ojeda (que también había estado en el segundo viaje de Colón). La expedición partió de Cádiz el 18 de mayo de 1499 con rumbo al cabo Aguer y de allí a la Gomera. Sólo 25 días después se encontraban frente a la desembocadura del río Orinoco.5 Recorrieron minuciosamente la costa sudamericana hacia occidente, llegando a la península de Coquibacoa y el cabo de la Vela (en la actual Colombia). La Cosa fue herido por una flecha indígena.6 Más tarde navegaron a la isla Española, a pesar de que se les había prohibido.5 No se sabe con exactitud cuándo retornaron a España, habiéndose barajado la fecha de noviembre de 149912 o abril-mayo de 1500.5
Este viaje no obtuvo apenas beneficios económicos pero La Cosa pudo cartografiar en detalle la costa de la región explorada, la cual reflejaría prontamente en su famoso mapamundi.

El Mapamundi



Tras su regreso a Cádiz, La Cosa elaboró para los Reyes Católicos o alguien de su corte13 un mapamundi que es el mapa más antiguo conservado en el que aparece el continente americano. Está pintado sobre dos pieles de pergamino unidas en forma de rectángulo irregular de 96 cm de ancho y 183 cm de largo. En el extremo occidental del mapa aparece una efigie de San Cristóbal, probable alusión a Colón, situado a poniente de las Antillas sobre una inscripción que dice: «Juan de la cosa la fizo en el puerto de S: mã en año de 1500».14
Dicho mapa refleja los resultados de los descubrimientos realizados en América durante el siglo XV; con información procedente de los viajes realizados por Colón (viajes de 1492, 1493 y 1498), Alonso de Ojeda, Vicente Yáñez Pinzón, Juan Caboto, Pedro Álvares Cabral y diversos exploradores portugueses que recorrieron África, como Bartolomeu Dias y Vasco da Gama.
La Cosa sugirió que las tierras descubiertas en el norte y el sur de América podían estar unidas formando un solo continente, aunque con la efigie superior hizo un truco para permitir la posibilidad de que existiera un paso marítimo entre ambas en Centroamérica, cosa que Colón creía.15 Cuba aparece ya identificada como una isla, en contra de la opinión de Colón. En general las Antillas aparecen de manera completa y en América del Sur se muestra la costa desde el cabo de la Vela hasta el cabo de San Agustín, mostrando una parte del norte del Brasil. Por el contrario, en América del Norte no se muestran la península de Florida, el golfo de México ni la península de Yucatán. América Central está tapada por la efigie del santo. .
El contorno de las costas de África aparece dibujado por primera vez de manera correcta, gracias a los últimos viajes de exploración realizados por los portugueses. La región de Europa y el Mediterráneo aparece bien detallada, mientras que amplias zonas de Asia se muestran vacías e imprecisas.
El mapa está decorado con rosas de los vientos, banderas, barcos, ciudades, reyes, personajes de la Biblia y figuras mitológicas. Se representan algunos ríos y la mayoría de los topónimos están escritos en castellano antiguo.

Expedición de Bastidas

Hacia finales de 1500, el notario sevillano Rodrigo de Bastidas había obtenido una licencia regia para explorar el Nuevo Mundo, así que consultó con La Cosa sobre qué ruta tomar. Finalmente Bastidas decidió nombrarlo piloto mayor de la expedición. Otro miembro de la tripulación que se haría famoso más tarde fue Vasco Núñez de Balboa.11
Partieron de Cádiz en octubre de 1500 con dos barcos y recorrieron el litoral caribeño desde el cabo de la Vela hacia el oeste. Descubrieron la desembocadura de un gran río al que llamaron Magdalena y casi naufragaron en las Bocas de Ceniza.16 Se adentraron después en el Golfo de Urabá y llegaron hasta el actual Puerto Escribanos, en Panamá. Obtuvieron cantidades importantes de oro6 pero el mal estado de las embarcaciones les obligó a dirigirse a La Española, donde fueron arrestados por el gobernador Francisco de Bobadilla. La Cosa y Bastidas regresaron a España a finales de 1502.
La reina Isabel, mediante cédula real fechada el 3 de abril de 1503 nombró a La Cosa Alguacil Mayor de Urabá como parte de su recompensa por los servicios prestado en el viaje con Bastidas y adicionalmente fue nombrado oficial asalariado en la recién creada Casa de la Contratación.6 Por su parte Bastidas fue absuelto de todos los cargos de los que le había acusado Bobadilla.16

Viajes propios y misiones especiales:

Misión en Portugal

En 1503 La Cosa fue a Lisboa, a la corte del rey Manuel I de Portugal, con una misión diplomática o de espionaje. Según la documentación oficial, se le entregaron 10 ducados de oro para "yr a Portogal a se ynformar e saber secretamente del viaje que los portogueses hizieron a las Yndias con quatro navios...".17 Sin embargo La Cosa fue capturado rápidamente y poco después regresó a la Corte castellana en Segovia. Allí le entregó a la Reina "dos cartas de marear de las Yndias", que no se han conservado.18

Primer viaje a las Indias bajo su propio mando
En 1504 La Cosa logró efectuar su primer viaje de descubrimiento bajo su propio mando como capitán general y piloto, gracias a una capitulación de la Corona para descubrir y vigilar las costas de Tierra Firme. Con cuatro naves armadas recorrió las costas entre la isla de Margarita y el golfo de Urabá, donde consiguió un cuantioso "rescate" (palabra que designaba tanto el beneficio comercial como el botín de guerra). En Cartagena de Indias encontró y socorrió al mercader sevillano Cristóbal Guerra y sus hombres, con quienes tuvo grandes disensiones. Sufrieron penalidades en Urabá y Jamaica, hasta que La Cosa los condujo a todos a la Española, donde permaneció dos años. Tras su regreso a la península Ibérica en 1506, recibió un premio de 50 mil maravedís como recompensa por su labor.

Juan de la Cosa, vecino de Santa María del Puerto, piloto de Rodrigo de Bastidas, armó el año de 4 cuatro carabelas con ayuda de Juan de Ledesma, de Sevilla, y de otros, y con licencia del rey, porque se ofreció a domar los caribes de aquella tierra. Fue, pues, a desembarcar a Cartagena, y creo que halló allí al capitán Luis Guerra, y entrambos hicieron la guerra y mal que pudieron; saltearon la isla de Codego, que cae a la boca del puerto. Tomaron seiscientas personas, discurrieron por la costa, pensando rescatar oro; entraron en el golfo de Urabá, y en un arenal halló Juan de la Cosa oro, que fue lo primero que de allí se presentó al rey. Llevaban muy llenos de gente los navíos; dieron vuelta a Santo Domingo, que ni hallaban rescate ni mantenimiento.
Francisco López de Gómara, Historia general de las Indias (1552), cap.70

Segundo viaje propio

Al año siguiente, en 1507, la Casa de la Contratación lo nombró para dirigir una pequeña flota de barcos que vigilarían las costas entre Cádiz y el cabo de San Vicente, que era lugar de reunión de piratas.6
Poco después inició una nueva travesía oceánica desde El Puerto de Santa María, regresando al año siguiente. Por este viaje recibió 100.000 maravedís.5 Se ha escrito que Bastidas pudo haber participado también en esta expedición.

Junta de Burgos

En marzo de 1508 participó en la Junta de Burgos a petición del regente Fernando el Católico junto a Vicente Yáñez Pinzón, Juan Díaz de Solís y Américo Vespucio, que eran los mejores navegantes con los que contaba la Corona de Castilla por aquel entonces, para discutir entre otros asuntos del proyecto de una expedición para encontrar un paso marítimo a Asia a través o alrededor de las tierras descubiertas en el oeste.20 En esa misma Junta representó a Alonso de Ojeda en el concurso por la gobernación de Tierra Firme, en competición con Diego de Nicuesa. Al final la Corona decidió dividir Tierra Firme en dos gobernaciones: Veragua al oeste del golfo de Urabá y gobernada por Nicuesa; y Nueva Andalucía al este, gobernada por Ojeda.20
También en 1508 se le confirmó a La Cosa el cargo de Alguacil Mayor de Urabá otorgado cinco años antes, pero esta vez de manera hereditaria.


Último viaje y muerte

La Cosa viajó nuevamente a La Española para participar en un viaje al mando de Alonso de Ojeda, que acababa de ser nombrado gobernador de Nueva Andalucía. La Cosa recibió de la Corona el cargo de teniente gobernador y una importante ayuda económica ya que iba a instalarse allí junto a su familia.6 La expedición partió de Santo Domingo el 10 de noviembre de 1509 con tres embarcaciones y unos 300 hombres, entre ellos un soldado llamado Francisco Pizarro.5 La Cosa resolvió la disputa entre los dos nuevos gobernadores (Ojeda y Nicuesa) sobre qué lugar exacto del golfo de Urabá sería el límite de sus respectivas gobernaciones, señalando el río Atrato como la frontera entre Veragua y Nueva Andalucía.
Al llegar a Nueva Andalucía en diciembre, Ojeda decidió desembarcar en la bahía de Calamar, desoyendo los consejos de La Cosa que recomendaba que no se perturbara a los indios de la zona donde estaban, ya que eran indígenas que usaban flechas envenenadas. El cántabro proponía dirigirse a las orillas del golfo de Urabá, donde vivían indios menos belicosos a los cuales La Cosa había conocido cinco años atrás, pero finalmente acató la orden de Ojeda. Poco después los expedicionarios se vieron envueltos en un combate con indígenas que se saldó con victoria española, lo que incitó a Ojeda a adentrarse en la selva, persiguiendo a los indígenas en su huida hasta el poblado de Turbaco. Al llegar al poblado, Ojeda, La Cosa y los demás hombres fueron sorprendidos por los indígenas, que dispararon flechas envenenadas. La Cosa cayó muerto, así como la mayoría de sus hombres, pero Ojeda pudo huir.5
Al volver Ojeda a la bahía de Calamar se encontró con la expedición de su rival Nicuesa. Enterados del hecho ocurrido en Turbaco, los castellanos dejaron de lado sus diferencias y los hombres de ambas expediciones se vengaron destruyendo el poblado de Turbaco y asesinando a casi todos sus habitantes. Algunas crónicas afirman que cuando hallaron el cadáver de La Cosa parecía un erizo lleno de flechas; otras dicen por el contrario que el cuerpo había sido devorado por los indios.5
La viuda de La Cosa recibió 45.000 maravedís y todos los indígenas que tenía en posesión el navegante como indemnización por los servicios prestados. Se desconoce el destino del hijo de La Cosa, el cual debería teóricamente haber heredado el cargo de Alguacil Mayor de Urabá


Su Legado

Cartografía

El mapamundi de Juan de la Cosa es una de las obras más importantes de la cartografía de finales del siglo XV e inicios del siglo XVI. Fue redescubierto en 1832 por el barón de Walckenaer, ministro plenipotenciario de Holanda en París, que lo compró a un precio muy barato. A la muerte del barón en 1853, se subastó el mapamundi y el gobierno español, aconsejado por Ramón de la Sagra, lo adquirió por 4.321 francos. Desde entonces está expuesto en el Museo Naval de Madrid. Numerosos eruditos han realizado reproducciones y análisis de diversas zonas del mapa de La Cosa. Las primeras fueron las de Alexander von Humboldt en su Atlas géographique et physique des régions équinoxiales du Nouveau Continent de 1834,21 Ramón de la Sagra en 1837 en la Historia física política y natural de la isla de Cuba y el vizconde de Santárem en 1842 con su Atlas de la Edad Media.
Se sabe que La Cosa debió realizar otros mapas importantes pero nunca se han encontrado. En particular consta que en 1503 se le abonaron siete ducados por dos "cartas de marear" que ofreció a la Reina.5
Por otra parte es posible que el bachiller Martín Fernández de Enciso aprovechara sus relaciones amistosas con La Cosa para incorporar parte de sus conocimientos cartográficos en su obra Suma de geografía que trata de todas las partes y provincias del mundo: en especial de las Indias, impresa en Sevilla en 1519.

Editado por coronadobx en 25-12-2014 a las 21:54.
Citar y responder
9 Cofrades agradecieron a coronadobx este mensaje:
Amankila (29-12-2014), ayapitas (24-12-2014), cabot59 (25-01-2015), leviño (23-12-2014), maka (19-07-2017), racoon (15-01-2015), Stortebecker (25-12-2014), Tonina (24-12-2014), Tucana (09-12-2015)
  #12  
Antiguo 25-12-2014, 21:47
Avatar de coronadobx
coronadobx coronadobx esta desconectado
Tercio Embarcado
 
Registrado: 29-10-2006
Localización: Ft Lauderdale
Edad: 50
Mensajes: 4,998
Agradecimientos que ha otorgado: 846
Recibió 4,852 Agradecimientos en 1,811 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Heroes Españoles (Relacionados con el mar) olvidados

Saludos, hoy rescato a Jose Antonio de Gaztañeta, este Vasco de nacimiento, que llego a ser Teniente General en La Armada y fue para muchos el iniciador de la construcción naval científica en España. Puso en practica las primeras normas y cierto orden en la construcción naval Española en lo que se llamo como "sistema Español" o "Sistema Gaztañeta" Gracias a el la Armada de los Borbones se fortaleció con barcos aunque inferiores a los Navios de otras naciones ya que tan solo armaba 60 cañones, eran barcos finos, solidos y muy marineros.

Posteriormente fue Jorge Juan el que introdujo el "Sistema Ingles". Gracias a sus aportaciones se construyeron grandes barcos. Curioso como los Ingleses una vez mas se aprovecharon de nuestra falta de previsión al atacarnos no estando en guerra con ellos! Hasta aquí Fuente propia investigación Coronadobx



A continuación pongo texto extraído de Wikipedia

José Antonio de Gaztañeta (o Gastañeta) e Iturribalzaga (Motrico, 1656 - Madrid, 1728) fue un marino, militar e ingeniero naval español.



Aunque fue un destacado marino y militar, Gaztañeta trascendió principalmente por su gran aportación a la construcción naval en España. Fue un innovador y un precursor en el campo de la construcción naval, destacando el enfoque científico que aportó a esta actividad.

Escribió tres obras fundamentales: Arte de fabricar reales, Proporción de las medidas arregladas a la construcción de un bajel de guerra de setenta codos de quilla y Proporciones de las medidas más esenciales para la fábrica de nuevos navíos y fragatas de guerra. Estas tres obras y la práctica que desarrolló en los astilleros cántabros y vascos durante muchos años, permitieron racionalizar la fabricación de navíos en los astilleros y sentaron las bases de la construcción naval española a lo largo del siglo XVIII. Gaztañeta tuvo una gran influencia en la arquitectura naval del siglo XVIII, ya que modificó las medidas y traza de los navíos de combate de la Armada española, que pasaron a ser más largos. Muchos de los elementos aportados por Gaztañeta también serían a su vez copiados por ingleses y holandeses.

En 1687 se trasladó a Colindres (Cantabria), donde dirigiría la construcción de una capitana real. En estos años en Cantabria escribe su primer gran tratado sobre construcción naval: Arte de fabricar reales.

A partir de 1691 se estableció en Cádiz. Nombrado capitán de mar y guerra de la Capitana Real, sirvió en el Mediterráneo en operaciones combinadas con las escuadras aliadas de ingleses y holandeses. Fue ascendido a Almirante y algo después a Almirante Real de la Armada, sin dejar por ello el cargo de piloto mayor. Entre 1694 y 1695 participó en una campaña naval por el Mediterráneo. Su pericia como navegante se puso de manifiesto cuando, conduciendo una Armada que regresaba de Nápoles, burló hábilmente a la escuadra francesa del Mariscal Tourville, emboscada a la altura de Mahón, librando así a sus naves de un encuentro desigual. En 1696 sirvió en Canarias y entre 1700 y 1701 en la operación que desalojó a los escoceses que habían ocupado Darién. Durante este periodo escribió Norte de la Navegación hallado por el Cuadrante de Reducción, publicada en Sevilla en 1696 con ilustraciones de Matías de Arteaga y Alfaro. Esta obra fue la que introdujo el uso del cuadrante en España. Es un tratado basado en el que publicó unos años antes el francés Blondel de Saint-Aubin. En esta obra Gaztañeta estudió las posibilidades prácticas del cuadrante. A partir de su publicación, el uso del cuadrante se extendió en la Marina Real española. Así, el censor de la obra describía a Gaztañeta como el primero de nuestros compatriotas que escribió un método fácil de navegar. También apareció en esa época (1697) Cuadrante Geométrico Universal para la Conversión Esférica a lo Plano, aplicado para el arte de Navegar, un tratado sobre las cartas esféricas.

Constructor naval durante la Guerra de la Sucesión

En 1702 estalla la Guerra de la Sucesión Española, que se prolongará hasta 1713. Durante este periodo Gaztañeta ejercerá diferentes cargos ligados a la construcción naval, contribuyendo de esa forma a la causa del pretendiente borbónico al trono Felipe.

En 1702 fue nombrado Superintendente de Fábricas y Plantíos de la Costa Cantábrica, cargo por el que se encarga a Gaztañeta la gestión de los astilleros y plantaciones de madera de Cantabria. Antonio Gaztañeta centralizó la construcción naval de Cantabria en el astillero de Guarnizo y ordenó su traslado a otra ubicación cercana. Fue en torno a esta nueva ubicación donde surgió un nuevo pueblo que, con el paso de los años, acabaría convirtiéndose en El Astillero[1], por lo que se puede considerar a Gaztañeta como el fundador de esta localidad cántabra.

Luego marchó al País Vasco, donde dirigió la construcción de numerosos barcos en Zorroza, Pasajes y Orio. Destacó el galeón El Salvador, de 66 cañones, construido en Zorroza pero que nunca llegó a navegar1 y seis navíos de revolucionaria factura que construye en Orio. Durante este periodo fue también elegido alcalde de Motrico y se encargó de reconocer las defensas de los puertos vizcaínos ante la amenaza de invasión existente.

Su segundo gran tratado de construcción naval se escribe durante esta época: Proporción de las medidas arregladas a la construcción de un bajel de guerra de setenta codos de quilla, publicado en 1712.

Guerra de la Cuádruple Alianza
La Guerra de Sucesión Española se prolongó hasta 1713. Puso final a la guerra la firma del Tratado de Utrecht (1712-1714). A los pocos años de su firma, el rey de España Felipe V, influido por su nueva esposa Isabel de Farnesio, modificó su política exterior, rechazando los acuerdos firmados en Utrecht, y se lanzó a la recuperación de los territorios italianos cedidos por España a la Casa de Saboya y Austria. La idea era crear estados satélites de España gobernados por los hijos de Isabel y Felipe, en Sicilia y Cerdeña. En 1717 las tropas españolas ocupan Cerdeña, evitando su paso a manos austríacas. Ante esa flagrante violación del Tratado de Utrecht, Gran Bretaña, Francia, los Holanda y Austria firmaron la Cuádruple Alianza contra España. Al año siguiente, España se lanzó a la ocupación de Sicilia, que debía pasar a Saboya.

Antonio Gaztañeta tuvo un papel destacado en esta guerra. En octubre de 1717 fue nombrado Comandante general de los jefes de Escuadra de la Armada y Ejército del Mar Océano. Su cometido comenzó con la realización de un viaje a las Provincias Unidas para comprar navíos para la Armada. A su vuelta le fue confiado el mando de la escuadra que debía transportar al ejército de 30.000 hombres de Juan Francisco de Bette, Marqués de Lede, a la conquista de Sicilia. La escuadra confiada a Gaztañeta estaba formada por 40 navíos de guerra y 399 barcos de transporte. Tras desembarcar a las tropas del Marqués de Ledé en Sicilia, que se hicieron con el control de la isla, la escuadra de Gaztañeta esperaba fondeada en el cabo Passaro cuando fue atacada por la escuadra británica del almirante Byng. El ataque británico pilló a Gaztañeta y a sus hombres por sorpresa, ya que no se había realizado una declaración previa de guerra entre ambos países. La batalla del cabo Passaro, el 11 de agosto de 1718, supuso la destrucción casi total de la escuadra española que apoyaba al ejército de ocupación de la isla. Este hecho, unido a la invasión del norte de España por la Cuádruple Alianza, forzaron en 1720 a la firma de un nuevo tratado por el que España ponía fin a sus pretensiones en Italia.

La batalla del cabo Passaro fue un desastre para la Armada Española. A la altura de Siracusa avistaron la escuadra británica, pero Gaztañeta cometió el grave error político de no prever que la escuadra inglesa fuese capaz de atacarles, ya que por aquel momento no existía una declaración de guerra entre ambos países. Cuando la declaración de guerra se produjo por sorpresa, la escuadra española se encontraba fondeada en el Cabo de Passaro en inferioridad numérica, sin posibilidad de ponerse en correcto orden de batalla y con la dirección del viento en contra. La derrota fue total, sólo cuatro navíos y algunos barcos menores lograron escapar. Gaztañeta luchó con bravura, pero tuvo finalmente que rendirse al encontrarse su navío desarbolado, 200 hombres de su tripulación muertos y él mismo herido en una pierna. Al poco tiempo fue liberado y regresó a España, donde siguió sirviendo en la Armada. A pesar de haber sido severamente derrotado, se consideró que su actuación no fue negligente, dadas las condiciones en las que se produjo su derrota con un comportamiento deshonroso por parte británica.

Tras recuperarse de sus heridas, volvió a su labor de constructor naval y publicó su última gran obra sobre el tema Proporciones de las medidas más esenciales para la fábrica de navíos y fragatas, que vio la luz en 1720. Ese mismo año fue ascendido a teniente general. En 1721 se hizo pública una Real Cédula por la que se debían observar en la península y en ultramar las reglas para la construcción de bajeles dadas por Antonio de Gaztañeta.

Flota de Indias

Los últimos años de su vida los pasó al mando de la Flota de Indias, al frente de la cual obtuvo un resonante éxito. Entre 1726 y 1727 logró traer a España 31 millones de pesos burlando la vigilancia inglesa, que trató de bloquear el paso de la Flota de Indias. En una hábil maniobra Gaztañeta condujo a la flota por entre las naves enemigas aprovechando la noche y logró conducirla íntegra hasta un puerto gallego. El Rey Felipe V premió a Gaztañeta por este hecho con la concesión de una renta vitalicia de 1.000 ducados anuales para él y 1.500 ducados para su hijo. Sin embargo, el marino vasco no pudo disfrutar de ella, ya que murió repentinamente en Madrid el 5 de febrero de 1728, no mucho después de regresar de su último viaje.

A lo largo de su vida estuvo casado dos veces, primero con Petronila de Segovia, y tras la muerte de ésta, en 1716 desposó en segundas nupcias a la donostiarra Jacinta de Urdinso.

Editado por coronadobx en 25-12-2014 a las 21:51.
Citar y responder
6 Cofrades agradecieron a coronadobx este mensaje:
Amankila (29-12-2014), ayapitas (31-12-2014), jotajota (27-12-2014), leviño (26-12-2014), racoon (15-01-2015), Tonina (29-12-2014)
  #13  
Antiguo 27-12-2014, 20:58
Avatar de coronadobx
coronadobx coronadobx esta desconectado
Tercio Embarcado
 
Registrado: 29-10-2006
Localización: Ft Lauderdale
Edad: 50
Mensajes: 4,998
Agradecimientos que ha otorgado: 846
Recibió 4,852 Agradecimientos en 1,811 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Heroes Españoles (Relacionados con el mar) olvidados

Preciosos relato del Blog Bellumatis, sobre la batalla de Empel y como la Infanteria de Marina apreso a 10 barcos Holandeses y la Inmaculada concepcion se convirtio en la protectora de España.

Adicionalmente vereis nombres historicos como el de Alvarez de Toledo, Alejandro de Farnesio, Juan de Austria o Francisco de Bobadilla.

LA INMACULADA CONCEPCIÓN Y LOS TERCIOS DE FLANDES

Muchos españoles creen que la Virgen del Pilar es la patrona de España ya que en su día se celebra nuestra Fiesta nacional pero no es así. Desde 1664 la Inmaculada Concepción es la patrona y protectora de España no solo por la defensa del dogma de la maternidad virginal de María, que sostiene que Jesús fue concebido sin intervención de varón y que María permaneció virgen antes, durante y después del embarazo, si no por un hecho milagroso que aconteció a los Tercios españoles un 8 de diciembre.

En plena guerra de religiones entre católicos y protestantes la Monarquía Hispánica tuvo que enfrentarse a los rebeldes Holandeses en la conocida como Guerra de los 80 años. Las provincias rebeldes además de por motivos económicos y políticos pronto comenzaron a solicitar del Rey una verdadera libertada religiosa que con el tiempo se convirtió en una auténtica lucha entre protestantes y católicos…

En 1566 tras la solicitud de la libertad religiosa y de la abolición de la inquisición por parte de la nobleza a Margarita de Parma, gobernadora de los Países Bajos. Tras el rechazo del documento conocido como Compromiso de Breda números altercados enfrentaron a los files a la corona con los rebeldes. Pero sería el 15 de Agosto, día de la Asunción de la Virgen, cuando asaltantes iconoclastas destruyeron numerosas imágenes religiosas especialmente de la Virgen a la que negaban un carácter divino. Tras estos enfrentamientos el Rey Felipe II decidió enviar al Duque de Alba, Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel para pacificar la provincia. Pese a sus duras acciones de represión no logro acabar con la revuelta por lo que en 1573 fue nombrado Luis de Requesens que optó por una vía más conciliadora. Pero su temprana muerte en 1576 llevo al nombramiento de Don Juan de Austria hermanastro del Rey que siguió los pasos de su antecesor y maestro.

Pero en 1579 se produce un suceso crucial que es la Unión de Arras en la que los territorios católicos: Hainaut, Douai y Artois ofrecen fidelidad a la Corona a cambio de proteger la libertada religiosa frente a la persecución protestante. En respuesta las provincias rebeldes: Holanda, Zelanda, Utrecht, Güeldres y Zutphen; firman la Unión de Utrecht.
Esta nueva situación de auténtica lucha entre las distintas provincias fue utilizada por el nuevo gobernador Alejandro Farnesio para reconquistar gran parte de los territorios perdidos. Seria en este periodo cuando se produjo nuestro milagro.



En 1585 Farnesio decidió enviar un contingente a las Islas de Gelanda y Holanda para proteger a los pueblos católicos que estaban siendo oprimidos por los rebeldes protestantes. El objetivo principal era la Isla de Bommel situada en el rio Mosa y el Waal que controlaba el acceso a la zona mayoritariamente católica.

Francisco Bobadilla
El encargado de esta misión fue el Maestre de Campo Francisco Arias de Bobadilla, IV Conde de Puñonrostro(1541-1610), que con el Tercio Viejo de Zamora y un contingente de aliados, un total de 5000 hombres se introdujo en territorio enemigo. Al llegar a la isla el tercio fue aislado en ella por una flota rebelde de 10 navios bajo las órdenes del almirante Holak.
La situación se volvió desesperada para los españoles ya que además de a la escasez de suministros se le sumó un largo periodo de lluvias y frio. Holak propuso una rendición honrosa a la que los españoles respondieron como nos es característico: con un tono chulesco:
“Los infantes españoles prefieren la muerte a la deshonra.
Ya hablaremos de capitulación después de morir"

El almirante holandés decidió hacer pagar a los españoles tal osadía usando la repetida táctica de abrir los diques para inundar el campamento español. Nuestros hombres tuvieron que refugiarse en la pequeña Colina de Empel único terreno no inundado.



Bobadilla mando fortificar la colina para impedir un posible ataque y para protegerse del fuego artillero de los navíos. En estas obras de atrincheramiento según la tradición un soldado descubrió una imagen de la Inmaculada Concepción, oleo de clara influencia flamenca que pudo ser guardado en las persecución iconoclastas.
Nada más conocer el descubrimiento el Maestre de Campo mandó colocar la imagen en un improvisado altar decorado con la bandera de San Andrés. Bobadilla deseaba aprovechar esta espontanea subida de moral de su tropa para atacar mediante barcazas a los navíos enemigos tras haber eliminado las piezas artilleras para que no fuesen utilizadas por los protestantes en el caso probable de ser derrotados. Pese a que algunos oficiales propusieron un suicidio colectivo a lo numantino, el Maestre prefirió no escucharles y pedir opinión a sus tropas de que debían hacer.
"¡Soldados! El hambre y el frío nos llevan a la derrota, pero la Virgen Inmaculada viene a salvarnos.
¿Queréis que se quemen las banderas, que se inutilice la artillería y que abordemos esta noche las galeras enemigas?"
A esta pregunta contestaron los aguerridos infantes:
"¡SI QUEREMOS!"


Pero de repente en la noche del 7 al 8 de diciembre en plenos preparativos un viento gélido de nordeste comenzó a helar el cauce del rio. Pronto Bobadilla ordenó a Cristóbal Lechuga crear un grupo de ataque de 200 hombres con tres piezas de artillería. Los infantes atacaron llenos de furia a través del hielo a los sorprendidos marineros que incapaces de reaccionar tuvieron que abandonar sus barcos. Los 10 barcos fueron destruidos y la mayor parte de la tripulación apresada pero el Tercio de Boabadilla no se detuvo. Decidió el día siguiente de tomar el fuerte holandés que protegía el Mosa lo que permitió a los españoles llegar a Bolduque donde fueron bien recibidos por la población católica. Los infantes descansaron y fueron atendidos de sus heridas y congelaciones, muchos sufrieron amputaciones, por lo que el pueblo fue recompensado por el rey con un cáliz de oro y 80 vacas.
Sorprendido por la victoria española el almirante holandés exclamó:
“Tal parece que Dios es español al obrar, para mí, tan grande milagro”.

Capilla de Empel
Pronto el suceso fue conocido como El Milagro de Empel, Het Wonder van Empel, por la población católica holandesa. Además desde eses momento los Tercios de Flandes e Italia se pusieron bajo la protección de la Inmaculada Concepción.
Pese a que en España se defendió desde siempre el dogma de la Inmaculada Concepción no sería hasta 1854 cuando oficialmente fuese declarado por el Papa Pio IX en la bula Ineffabilis Deus el 8 de diciembre, que coincidencia. Y más tarde en 1892 la reina regente María Cristina de Habsburgo la declara patrona del Arma de Infantería Española.

Editado por coronadobx en 27-12-2014 a las 21:06.
Citar y responder
5 Cofrades agradecieron a coronadobx este mensaje:
Amankila (29-12-2014), ayapitas (04-01-2015), cabot59 (25-01-2015), leviño (29-12-2014), Racamento (12-12-2015)
  #14  
Antiguo 28-12-2014, 00:44
Avatar de buzo
buzo buzo esta desconectado
Corsario
 
Registrado: 09-07-2007
Edad: 50
Mensajes: 1,345
Agradecimientos que ha otorgado: 0
Recibió 147 Agradecimientos en 103 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Heroes Españoles (Relacionados con el mar) olvidados

__________________
Citar y responder
4 Cofrades agradecieron a buzo este mensaje:
Amankila (29-12-2014), BORRASCA (08-11-2017), coronadobx (30-12-2014), leviño (29-12-2014)
  #15  
Antiguo 31-12-2014, 12:21
Avatar de coronadobx
coronadobx coronadobx esta desconectado
Tercio Embarcado
 
Registrado: 29-10-2006
Localización: Ft Lauderdale
Edad: 50
Mensajes: 4,998
Agradecimientos que ha otorgado: 846
Recibió 4,852 Agradecimientos en 1,811 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Heroes Españoles (Relacionados con el mar) olvidados

Interesante aplicacion de google donde detalla ¿Quien descubrio el que?

Espero que os guste!

https://www.google.com/maps/d/viewer...Kma8zU2U&hl=es
Citar y responder
3 Cofrades agradecieron a coronadobx este mensaje:
ayapitas (31-12-2014), leviño (31-12-2014), Tonina (09-01-2015)
  #16  
Antiguo 31-12-2014, 13:22
Avatar de leviño
leviño leviño esta desconectado
Hermano de la costa
 
Registrado: 16-01-2009
Localización: alicante
Edad: 51
Mensajes: 2,550
Agradecimientos que ha otorgado: 5,307
Recibió 2,152 Agradecimientos en 1,057 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Heroes Españoles (Relacionados con el mar) olvidados

SALUDSS.

"Era tal el dominio español sobre el Pacífico que el investigador australiano Oskar Spate llegó a llamarlo Spanish Lake."


¿ y esto se estudia en el cole , la uni , o es solo de pago como el plus?
que desperdicio de cultura , que poquito nos queremos
__________________
EL GARFIELDhttp://foro.latabernadelpuerto.com/s...d.php?t=166786

LAS RONDAS DEL JORDI BMW LAS PAGO YO
(AL)

LA IGNORANCIA SE CURA LEYENDO Y EL RACISMO SE CURA VIAJANDO.
(UNAMUNO)
Citar y responder
2 Cofrades agradecieron a leviño este mensaje:
BORRASCA (08-11-2017), coronadobx (31-12-2014)
  #17  
Antiguo 04-01-2015, 04:18
Avatar de coronadobx
coronadobx coronadobx esta desconectado
Tercio Embarcado
 
Registrado: 29-10-2006
Localización: Ft Lauderdale
Edad: 50
Mensajes: 4,998
Agradecimientos que ha otorgado: 846
Recibió 4,852 Agradecimientos en 1,811 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Heroes Españoles (Relacionados con el mar) olvidados

El Glorioso y el Capitan Pedro Mesia de La Cerda, pesadilla de los barcos Britanicos. Fuente Canaldelmisterio

En la patriótica y exaltada historiografía inglesa los marinos británicos han ejercido su magisterio por los siete mares prácticamente desde la irrupción del pirata Drake hasta nuestros días. Por el contrario los españoles, tendemos a contar ciertos pasajes de nuestra historia con cierto derrotismo, como si el fracaso de la Armada Invencible hubiese iniciado una lenta y prolongada decadencia hasta el desastre de Trafalgar.

Bien es cierto que durante el siglo XVIII la Armada británica surcaba los mares como poder hegemónico, dado el número de sus barcos e innovaciones técnicas. Pero esto no quiere decir que España le tendiera un puente de plata o que su camino estuviera sembrado de victorias. Más bien al contrario, España salió indemne de la Guerra de la Oreja de Jenkins con episodios tan gloriosos como el que protagonizó Blas de Lezo en Cartagena de Indias o como la resistencia del almirante Navarro junto al cabo Sicié. Unos años después de esas hazañas, en 1747, un navío español protagonizó una aventura heroica y solitaria que ya forma parte de las grandes gestas de nuestra Armada. Esta fue la gesta del Glorioso.

El Glorioso era un navío de dos puentes y 70 cañones que mandaba don Pedro Mesía de la Cerda, un cordobés veterano de expediciones como la del cabo Passaro y Orán, que llevaba ya unos años de servicio en aguas americanas. En el verano de 1747, el Glorioso partió de la Habana transportando cuatro millones de pesos acuñados en monedas de plata en una travesía sin incidentes, al menos hasta que el capitán avistó la isla Flores, en las Azores. En aquellas aguas de dominio portugués, esperaba un convoy inglés protegido por tres buques de guerra. El Glorioso puso proa lejos de aquel convoy con la esperanza de llegar a la costa sin mayores conflictos, pero los buques ingleses ya habían divisado al español y dos de ellos, la fragata ‘Lark’ y el navío ‘Warwick’ salieron a perseguirlo.

La fragata llegó primero a una distancia de tiro y aunque no pretendía vencer sola al barco español, sí aspiraba a entretenerlo hasta que llegara el ‘Warwick’, de 60 cañones, con la esperanza de decidir la contienda. Era noche, pero la luna estaba tan luminosa que parecía medio día y los artilleros españoles pudieran afinar el tiro. Tras un cruce de disparos la fragata quedó inservible y tuvo que retirarse del combate, hundiéndose poco después. El ‘Lark’, efectivamente, permitió que el ‘Warwick’ llegara a tiempo de entablar combate, aunque de ninguna manera esperaba pagar un precio tan elevado.

Los dos navíos, británico y español, se encontraron por fin frente a frente bajo una pálida luz de luna que resplandecía en sus cañones. El silencio dio paso al estruendo y las baterías hicieron fuego sin descanso durante una hora y media. Al cabo de ese tiempo, la humareda se levanta y el Warwick muestra sus heridas. Ha perdido el palo mayor y su mastelero de trinquete y no tiene más remedio que dejar paso al ‘Glorioso’.



Nuestro buque presentaba también algunos daños pero no tan graves que le impidiesen repararlos a bordo, ni tan preocupantes como para no tratar de alcanzar la costa, incluso con vientos poco propicios. El capitán, Pedro Mesía de la Cerda, quería poner cuanto antes a salvo la valiosa carga que llevaba. Pasaron varios días de tensa travesía y al capitán le inquietaba aquella calma y también la densa niebla que tenía por horizonte. Por fin, el 14 de agosto, el vigía avistó entre la niebla el cabo Finisterre, en las costas gallegas, pero no pudo el capitán sentir más que unos instantes de alivio porque enseguida divisó entre la bruma la silueta de un gran navío, flanqueado por otros dos más pequeños.

Se trataba de un destacado de la escuadra del almirante Byng, que patrullaba las costas portuguesas, entre Oporto y Lisboa. El capitán De la Cerda no vio opción de eludir el combate y se aprestó a preparar sus cañones. El primero en atacar fue el navío, nada menos que el ‘HMS Oxford’, armado con 60 cañones, que cruzó hierro y pólvora con el ‘Glorioso’ durante más de tres horas. Le apoyaban la fragata ‘Shoreham’ y la corbeta ‘Falcon’, sometiendo entre los tres a un fuego continuo al buque español, que se defendía con bravura bajo el magistral mando de don Pedro Mesía. Al cabo de aquellas tres horas, la mayor potencia y habilidad de los españoles hizo retroceder al ‘Oxford’.

La fragata y la corbeta tomaron entonces el relevo pero el capitán español, vencido el mayor escollo, decidió avanzar hacia la costa para no poner por más tiempo en riesgo su preciada carga. Los dos barcos aún en liza trataron de desviarlo pero el Glorioso aguantó las salvas enemigas sin apartar su proa del puerto de Corcubión, en donde atracó entre vítores el 16 de agosto con su botín sano y salvo. Por haber dejado escapar al enemigo pese a su superioridad manifiesta, los comandantes del ‘Oxford’, el ‘Falcon’ y el ‘Shoreham’ fueron sometidos a un Consejo de Guerra nada más desembarcar en Inglaterra, acusados de negligencia en el combate.



El Glorioso tenía serios daños en la popa a cuenta de soportar los últimos disparos ya embocado hacia la bahía. La tripulación había sufrido cinco bajas y 44 heridos y el barco había perdido el trinquete y tenía daños de consideración en las vergas y mástiles, pero aquella heroica entrada a puerto con el consiguiente desembarco de la carga, hacía que la moral de los marineros estuviera por las nubes.

Como apenas pudo arreglar muy por encima los daños de su barco, De la Cerda puso rumbo a Ferrol con idea de reparar en condiciones el navío en sus astilleros. Sin embargo, los vientos eran contrarios y tras varios días luchando contra el viento y el mar embravecidos, el capitán optó por dar la vuelta y dirigirse a Cádiz, aun sabiendo que las costas portuguesas estarían infestadas de escuadras británicas.

La decisión del capitán De la Cerda puede parecer equivocada teniendo en cuenta la cercanía del puerto ferrolano, pero hay que recordar que en pleno siglo XVIII, los vientos y las tormentas diezmaban tanto o más las flotas que el ataque de una escuadra enemiga, a lo que había que sumar la inconveniencia de navegar contracorriente en un barco destartalado. El capitán tomó la precaución de navegar lo más alejado posible de la costa pero aun así, la travesía era tan peligrosa como cruzar un campo de minas. Con la escuadra del almirante Byng patrullando las costas portuguesas el peligro era inminente y además, la Royal Army tenía cuentas que ajustar con el ‘Glorioso’.



Los españoles llevaban casi dos meses de travesía cuando al remontar el cabo San Vicente, ya en la última etapa de su viaje, apareció una escuadrilla de cuatro fragatas comandada por el corsario George Walker y conocida como la Royal Family. Sorprendido por aquella aparición el capitán don Pedro Mesía ordenó una maniobra de fuga y las cuatro fragatas, que además de su rapidez y maniobrabilidad sumaban 120 cañones y casi mil hombres, se lanzaron a su caza.

El Glorioso mantuvo la ventaja durante un tiempo pero el viento era ligero y las fragatas más rápidas. Cuando el ‘King George’ ya casi alcanzaba al buque español, el viento desapareció por completo y le siguió una ‘calma chicha’ en la que los barcos se fueron acercando hasta quedar a un tiro de fusil el uno del otro. Ocurría que la bandera española no ondeaba por culpa de aquella calma y como además nuestra enseña era blanca y con un escudo en el medio, como la de los lusos, el inglés no supo si estaba ante un enemigo o un aliado. Hubo unos momentos de desconcierto, hasta que el ‘King George’ pidió al barco español que se identificase. Lo hizo primero en portugués, pero no obtuvo respuesta. Después lo comunicaron en inglés y fue entonces cuando el ‘Glorioso’ respondió con una andanada que destrozó el palo mayor de la fragata.

Tres horas pasaron los españoles ametrallando a la pobre fragata hasta que llegó en su auxilio el ‘Prince Frederick’, sumándose al combate. El ‘Glorioso’ tuvo entonces que repartir andanadas, pero mantenía a las dos fragatas a raya hasta que avistaron la llegada del ‘Duke’ y el ‘Princess Amelie’, ¡la familia real al completo! Cuatro fragatas contra un solo navío era más de lo que el ‘Glorioso’ podía soportar, de modo que optó por una honrosa retirada, perseguido por la voluntariosa escuadrilla.

La fragata ‘Prince Frederick’, más rápida que las otras, fue la primera en alcanzar a los españoles y entablar de nuevo el combate. La tripulación del Glorioso estaba extenuada pero se aplicó en la batalla y la inclinó enseguida a su favor, hasta que apareció por barlovento el navío británico ‘Darmouth’, que patrullaba por la zona y había escuchado el fragor del combate. Sumando sus 50 cañones al fuego de la fragata, las tornas cambiaron de pronto. El sufrido ‘Glorioso’ se enfrentaba de nuevo a dos barcos y cada vez estaba más dañado y su tripulación más cansada. Una capitulación en aquel momento no habría supuesto ninguna deshonra pero aquello era lo último en lo que pensaba el capitán De la Cerda, acostumbrado ya a las batallas desiguales.

Ante dos rivales, la artillería concentró su fuego contra el más letal, el navío, y tras una carga continuada de las baterías, uno de los disparos acertó en la santabárbara del ‘Darmouth’, con tal suerte que el fuego prendió enseguida y el barco voló por los aires dejando un denso rastro de pólvora en el aire.

El ‘Glorioso’ volvía a quedar a la par con el enemigo. Por delante, tan sólo aparecía la fragata ‘Prince Frederick’, un enemigo menor para su enorme destreza. Sin embargo apenas un rato después se asomó por el lugar un nuevo y formidable buque, el ‘Russell’, que aparecía a escasa distancia junto a las fragatas rezagadas. Dotado de tres puentes y 80 cañones, el Russell era entonces lo más granado de la flota británica, frente a un navío español que, con dos puentes y 70 cañones, estaba lejos de aquellas innovaciones.

El Russell, junto a las fragatas del comodoro Walker, sometieron a doce horas de fuego cruzado al bravo capitán De la Cerda, que vio anochecer y de nuevo hacerse el día sin dejar de presentar batalla. Sin municiones, con el casco literalmente destrozado y los aparejos inservibles, el Glorioso entregó las armas el 19 de octubre de aquel año de 1747, después de haber causado sensibles destrozos en todos sus oponentes.

El ‘Glorioso’ no era más que un amasijo de tablas que se mantenía a flote con la épica de un boxeador noqueado que se niega a caer a la lona. En cubierta, una pequeña parte de la tripulación se mantenía erguida y orgullosa, entre los cadáveres hacinados de 33 marineros y otros 130 heridos. Agotados y vencidos pero aún orgullosos, como aquel barco indestructible que seguía flotando para ofensa a sus rivales.

Los británicos, con ese sentido del honor tan arraigado, trataron a la tripulación española con todos los honores, reconociendo el valor de todos ellos y la hazaña de su barco. No en vano, el ‘Glorioso’ se había enfrentado a cuatro navíos y siete fragatas, dañando seriamente a todas y cada una de ellas. El buque español fue trasladado al estuario del Tajo, en Lisboa, pero no encontraron en sus bodegas ningún botín que celebrar.

Don Pedro Mesía de la Cerda fue ascendido a jefe de escuadra, llegando a ser general de la Armada y virrey de Granada, además de marqués de Armijo tras la muerte de su padre. El Glorioso fue desguazado en Lisboa, pero un nuevo Glorioso saldría de los astilleros ferrolanos para surcar de nuevo los mares en 1755. Desde entonces y aún en nuestros días, la marina española mantiene siempre en activo un barco con el nombre del ‘Glorioso’, aquel navío solitario y orgulloso que discutió, con poderosas razones, el autoproclamado dominio británico sobre los mares.
Citar y responder
9 Cofrades agradecieron a coronadobx este mensaje:
Amankila (07-01-2015), ayapitas (04-01-2015), BORRASCA (08-11-2017), cabot59 (25-01-2015), leviño (08-01-2015), racoon (15-01-2015), Ramanema (16-04-2016), Tucana (09-12-2015), xus (04-01-2015)
  #18  
Antiguo 04-01-2015, 13:38
Avatar de iperkeno
iperkeno iperkeno esta desconectado
Hermano de la costa
 
Registrado: 13-09-2010
Edad: 63
Mensajes: 2,661
Agradecimientos que ha otorgado: 1,462
Recibió 1,048 Agradecimientos en 634 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Heroes Españoles (Relacionados con el mar) olvidados

Cita:
Originalmente publicado por coronadobx Ver mensaje
El Glorioso y el Capitan Pedro Mesia de La Cerda, pesadilla de los barcos Britanicos. Fuente Canaldelmisterio

... Desde entonces y aún en nuestros días, la marina española mantiene siempre en activo un barco con el nombre del ‘Glorioso’...
¿Sabéis si se han cumplido tan buenos propósitos?

He buscado por la red y no he sabido encontrarlos...



(Edito) He buscado en la LOBA y tampoco lo encuentro.
__________________
-----------------------------------------------
...¿y por qué no?...
-----------------------------------------------

Editado por iperkeno en 04-01-2015 a las 13:42.
Citar y responder
  #19  
Antiguo 04-01-2015, 15:36
Avatar de coronadobx
coronadobx coronadobx esta desconectado
Tercio Embarcado
 
Registrado: 29-10-2006
Localización: Ft Lauderdale
Edad: 50
Mensajes: 4,998
Agradecimientos que ha otorgado: 846
Recibió 4,852 Agradecimientos en 1,811 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Heroes Españoles (Relacionados con el mar) olvidados

Hiy pongo esta entrada sobre este brillante General Catalan, Luis de Requesens, que os guste

http://www.abc.es/espana/20150104/ab...412301813.html

Saludos. coronadobx

Editado por coronadobx en 04-01-2015 a las 16:57.
Citar y responder
2 Cofrades agradecieron a coronadobx este mensaje:
leviño (08-01-2015), LOBA (04-01-2015)
  #20  
Antiguo 04-01-2015, 15:49
Avatar de LOBA
LOBA LOBA esta desconectado
Capitán pirata
 
Registrado: 09-08-2014
Edad: 47
Mensajes: 850
Agradecimientos que ha otorgado: 324
Recibió 447 Agradecimientos en 249 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Heroes Españoles (Relacionados con el mar) olvidados

Cita:
Originalmente publicado por iperkeno Ver mensaje
¿Sabéis si se han cumplido tan buenos propósitos?

He buscado por la red y no he sabido encontrarlos...



(Edito) He buscado en la LOBA y tampoco lo encuentro.

Si has consultado a la LOBA y no lo sabe, es que no existe.

La LOBA
__________________
"Busquemos lo que es mejor, no lo que es más común, o frecuente, y lo que nos lleve a la posesión de la felicidad"
Del filósofo Séneca (Córdoba, Hispania 4 a.C. - Roma 65 d.C.)
Citar y responder
  #21  
Antiguo 04-01-2015, 17:40
Avatar de iperkeno
iperkeno iperkeno esta desconectado
Hermano de la costa
 
Registrado: 13-09-2010
Edad: 63
Mensajes: 2,661
Agradecimientos que ha otorgado: 1,462
Recibió 1,048 Agradecimientos en 634 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Heroes Españoles (Relacionados con el mar) olvidados

Cita:
Originalmente publicado por LOBA Ver mensaje

Si has consultado a la LOBA y no lo sabe, es que no existe.

La LOBA


Bueno, como en el caso de los "Martín Álvarez" en algunas épocas históricas puede que en la armada cumplan con unidades menores, auxiliares o del tren naval que no constan en... la LOBA.

__________________
-----------------------------------------------
...¿y por qué no?...
-----------------------------------------------
Citar y responder
  #22  
Antiguo 05-01-2015, 15:32
Avatar de coronadobx
coronadobx coronadobx esta desconectado
Tercio Embarcado
 
Registrado: 29-10-2006
Localización: Ft Lauderdale
Edad: 50
Mensajes: 4,998
Agradecimientos que ha otorgado: 846
Recibió 4,852 Agradecimientos en 1,811 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Heroes Españoles (Relacionados con el mar) olvidados

Cita:
Originalmente publicado por iperkeno Ver mensaje
¿Sabéis si se han cumplido tan buenos propósitos?

He buscado por la red y no he sabido encontrarlos...



(Edito) He buscado en la LOBA y tampoco lo encuentro.
Yo creo que no se ha cumplido.....Coronadobx
Citar y responder
  #23  
Antiguo 09-01-2015, 02:15
Avatar de Tonina
Tonina Tonina esta desconectado
Pirata pata palo
 
Registrado: 29-07-2008
Localización: Ande me dejen...
Mensajes: 482
Agradecimientos que ha otorgado: 469
Recibió 241 Agradecimientos en 109 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Heroes Españoles (Relacionados con el mar) olvidados

Cita:
Originalmente publicado por coronadobx Ver mensaje
El Glorioso y el Capitan Pedro Mesia de La Cerda, pesadilla de los barcos Britanicos. Fuente Canaldelmisterio

En la patriótica y exaltada historiografía inglesa los marinos británicos han ejercido su magisterio por los siete mares prácticamente desde la irrupción del pirata Drake hasta nuestros días. Por el contrario los españoles, tendemos a contar ciertos pasajes de nuestra historia con cierto derrotismo, como si el fracaso de la Armada Invencible hubiese iniciado una lenta y prolongada decadencia hasta el desastre de Trafalgar.

Bien es cierto que durante el siglo XVIII la Armada británica surcaba los mares como poder hegemónico, dado el número de sus barcos e innovaciones técnicas. Pero esto no quiere decir que España le tendiera un puente de plata o que su camino estuviera sembrado de victorias. Más bien al contrario, España salió indemne de la Guerra de la Oreja de Jenkins con episodios tan gloriosos como el que protagonizó Blas de Lezo en Cartagena de Indias o como la resistencia del almirante Navarro junto al cabo Sicié. Unos años después de esas hazañas, en 1747, un navío español protagonizó una aventura heroica y solitaria que ya forma parte de las grandes gestas de nuestra Armada. Esta fue la gesta del Glorioso.

El Glorioso era un navío de dos puentes y 70 cañones que mandaba don Pedro Mesía de la Cerda, un cordobés veterano de expediciones como la del cabo Passaro y Orán, que llevaba ya unos años de servicio en aguas americanas. En el verano de 1747, el Glorioso partió de la Habana transportando cuatro millones de pesos acuñados en monedas de plata en una travesía sin incidentes, al menos hasta que el capitán avistó la isla Flores, en las Azores. En aquellas aguas de dominio portugués, esperaba un convoy inglés protegido por tres buques de guerra. El Glorioso puso proa lejos de aquel convoy con la esperanza de llegar a la costa sin mayores conflictos, pero los buques ingleses ya habían divisado al español y dos de ellos, la fragata ‘Lark’ y el navío ‘Warwick’ salieron a perseguirlo.

La fragata llegó primero a una distancia de tiro y aunque no pretendía vencer sola al barco español, sí aspiraba a entretenerlo hasta que llegara el ‘Warwick’, de 60 cañones, con la esperanza de decidir la contienda. Era noche, pero la luna estaba tan luminosa que parecía medio día y los artilleros españoles pudieran afinar el tiro. Tras un cruce de disparos la fragata quedó inservible y tuvo que retirarse del combate, hundiéndose poco después. El ‘Lark’, efectivamente, permitió que el ‘Warwick’ llegara a tiempo de entablar combate, aunque de ninguna manera esperaba pagar un precio tan elevado.

Los dos navíos, británico y español, se encontraron por fin frente a frente bajo una pálida luz de luna que resplandecía en sus cañones. El silencio dio paso al estruendo y las baterías hicieron fuego sin descanso durante una hora y media. Al cabo de ese tiempo, la humareda se levanta y el Warwick muestra sus heridas. Ha perdido el palo mayor y su mastelero de trinquete y no tiene más remedio que dejar paso al ‘Glorioso’.



Nuestro buque presentaba también algunos daños pero no tan graves que le impidiesen repararlos a bordo, ni tan preocupantes como para no tratar de alcanzar la costa, incluso con vientos poco propicios. El capitán, Pedro Mesía de la Cerda, quería poner cuanto antes a salvo la valiosa carga que llevaba. Pasaron varios días de tensa travesía y al capitán le inquietaba aquella calma y también la densa niebla que tenía por horizonte. Por fin, el 14 de agosto, el vigía avistó entre la niebla el cabo Finisterre, en las costas gallegas, pero no pudo el capitán sentir más que unos instantes de alivio porque enseguida divisó entre la bruma la silueta de un gran navío, flanqueado por otros dos más pequeños.

Se trataba de un destacado de la escuadra del almirante Byng, que patrullaba las costas portuguesas, entre Oporto y Lisboa. El capitán De la Cerda no vio opción de eludir el combate y se aprestó a preparar sus cañones. El primero en atacar fue el navío, nada menos que el ‘HMS Oxford’, armado con 60 cañones, que cruzó hierro y pólvora con el ‘Glorioso’ durante más de tres horas. Le apoyaban la fragata ‘Shoreham’ y la corbeta ‘Falcon’, sometiendo entre los tres a un fuego continuo al buque español, que se defendía con bravura bajo el magistral mando de don Pedro Mesía. Al cabo de aquellas tres horas, la mayor potencia y habilidad de los españoles hizo retroceder al ‘Oxford’.

La fragata y la corbeta tomaron entonces el relevo pero el capitán español, vencido el mayor escollo, decidió avanzar hacia la costa para no poner por más tiempo en riesgo su preciada carga. Los dos barcos aún en liza trataron de desviarlo pero el Glorioso aguantó las salvas enemigas sin apartar su proa del puerto de Corcubión, en donde atracó entre vítores el 16 de agosto con su botín sano y salvo. Por haber dejado escapar al enemigo pese a su superioridad manifiesta, los comandantes del ‘Oxford’, el ‘Falcon’ y el ‘Shoreham’ fueron sometidos a un Consejo de Guerra nada más desembarcar en Inglaterra, acusados de negligencia en el combate.



El Glorioso tenía serios daños en la popa a cuenta de soportar los últimos disparos ya embocado hacia la bahía. La tripulación había sufrido cinco bajas y 44 heridos y el barco había perdido el trinquete y tenía daños de consideración en las vergas y mástiles, pero aquella heroica entrada a puerto con el consiguiente desembarco de la carga, hacía que la moral de los marineros estuviera por las nubes.

Como apenas pudo arreglar muy por encima los daños de su barco, De la Cerda puso rumbo a Ferrol con idea de reparar en condiciones el navío en sus astilleros. Sin embargo, los vientos eran contrarios y tras varios días luchando contra el viento y el mar embravecidos, el capitán optó por dar la vuelta y dirigirse a Cádiz, aun sabiendo que las costas portuguesas estarían infestadas de escuadras británicas.

La decisión del capitán De la Cerda puede parecer equivocada teniendo en cuenta la cercanía del puerto ferrolano, pero hay que recordar que en pleno siglo XVIII, los vientos y las tormentas diezmaban tanto o más las flotas que el ataque de una escuadra enemiga, a lo que había que sumar la inconveniencia de navegar contracorriente en un barco destartalado. El capitán tomó la precaución de navegar lo más alejado posible de la costa pero aun así, la travesía era tan peligrosa como cruzar un campo de minas. Con la escuadra del almirante Byng patrullando las costas portuguesas el peligro era inminente y además, la Royal Army tenía cuentas que ajustar con el ‘Glorioso’.



Los españoles llevaban casi dos meses de travesía cuando al remontar el cabo San Vicente, ya en la última etapa de su viaje, apareció una escuadrilla de cuatro fragatas comandada por el corsario George Walker y conocida como la Royal Family. Sorprendido por aquella aparición el capitán don Pedro Mesía ordenó una maniobra de fuga y las cuatro fragatas, que además de su rapidez y maniobrabilidad sumaban 120 cañones y casi mil hombres, se lanzaron a su caza.

El Glorioso mantuvo la ventaja durante un tiempo pero el viento era ligero y las fragatas más rápidas. Cuando el ‘King George’ ya casi alcanzaba al buque español, el viento desapareció por completo y le siguió una ‘calma chicha’ en la que los barcos se fueron acercando hasta quedar a un tiro de fusil el uno del otro. Ocurría que la bandera española no ondeaba por culpa de aquella calma y como además nuestra enseña era blanca y con un escudo en el medio, como la de los lusos, el inglés no supo si estaba ante un enemigo o un aliado. Hubo unos momentos de desconcierto, hasta que el ‘King George’ pidió al barco español que se identificase. Lo hizo primero en portugués, pero no obtuvo respuesta. Después lo comunicaron en inglés y fue entonces cuando el ‘Glorioso’ respondió con una andanada que destrozó el palo mayor de la fragata.

Tres horas pasaron los españoles ametrallando a la pobre fragata hasta que llegó en su auxilio el ‘Prince Frederick’, sumándose al combate. El ‘Glorioso’ tuvo entonces que repartir andanadas, pero mantenía a las dos fragatas a raya hasta que avistaron la llegada del ‘Duke’ y el ‘Princess Amelie’, ¡la familia real al completo! Cuatro fragatas contra un solo navío era más de lo que el ‘Glorioso’ podía soportar, de modo que optó por una honrosa retirada, perseguido por la voluntariosa escuadrilla.

La fragata ‘Prince Frederick’, más rápida que las otras, fue la primera en alcanzar a los españoles y entablar de nuevo el combate. La tripulación del Glorioso estaba extenuada pero se aplicó en la batalla y la inclinó enseguida a su favor, hasta que apareció por barlovento el navío británico ‘Darmouth’, que patrullaba por la zona y había escuchado el fragor del combate. Sumando sus 50 cañones al fuego de la fragata, las tornas cambiaron de pronto. El sufrido ‘Glorioso’ se enfrentaba de nuevo a dos barcos y cada vez estaba más dañado y su tripulación más cansada. Una capitulación en aquel momento no habría supuesto ninguna deshonra pero aquello era lo último en lo que pensaba el capitán De la Cerda, acostumbrado ya a las batallas desiguales.

Ante dos rivales, la artillería concentró su fuego contra el más letal, el navío, y tras una carga continuada de las baterías, uno de los disparos acertó en la santabárbara del ‘Darmouth’, con tal suerte que el fuego prendió enseguida y el barco voló por los aires dejando un denso rastro de pólvora en el aire.

El ‘Glorioso’ volvía a quedar a la par con el enemigo. Por delante, tan sólo aparecía la fragata ‘Prince Frederick’, un enemigo menor para su enorme destreza. Sin embargo apenas un rato después se asomó por el lugar un nuevo y formidable buque, el ‘Russell’, que aparecía a escasa distancia junto a las fragatas rezagadas. Dotado de tres puentes y 80 cañones, el Russell era entonces lo más granado de la flota británica, frente a un navío español que, con dos puentes y 70 cañones, estaba lejos de aquellas innovaciones.

El Russell, junto a las fragatas del comodoro Walker, sometieron a doce horas de fuego cruzado al bravo capitán De la Cerda, que vio anochecer y de nuevo hacerse el día sin dejar de presentar batalla. Sin municiones, con el casco literalmente destrozado y los aparejos inservibles, el Glorioso entregó las armas el 19 de octubre de aquel año de 1747, después de haber causado sensibles destrozos en todos sus oponentes.

El ‘Glorioso’ no era más que un amasijo de tablas que se mantenía a flote con la épica de un boxeador noqueado que se niega a caer a la lona. En cubierta, una pequeña parte de la tripulación se mantenía erguida y orgullosa, entre los cadáveres hacinados de 33 marineros y otros 130 heridos. Agotados y vencidos pero aún orgullosos, como aquel barco indestructible que seguía flotando para ofensa a sus rivales.

Los británicos, con ese sentido del honor tan arraigado, trataron a la tripulación española con todos los honores, reconociendo el valor de todos ellos y la hazaña de su barco. No en vano, el ‘Glorioso’ se había enfrentado a cuatro navíos y siete fragatas, dañando seriamente a todas y cada una de ellas. El buque español fue trasladado al estuario del Tajo, en Lisboa, pero no encontraron en sus bodegas ningún botín que celebrar.

Don Pedro Mesía de la Cerda fue ascendido a jefe de escuadra, llegando a ser general de la Armada y virrey de Granada, además de marqués de Armijo tras la muerte de su padre. El Glorioso fue desguazado en Lisboa, pero un nuevo Glorioso saldría de los astilleros ferrolanos para surcar de nuevo los mares en 1755. Desde entonces y aún en nuestros días, la marina española mantiene siempre en activo un barco con el nombre del ‘Glorioso’, aquel navío solitario y orgulloso que discutió, con poderosas razones, el autoproclamado dominio británico sobre los mares.

Vaya, coronadobx, justo el dia que fuimos al Museo Naval, estaba expuesto el nuevo lienzo que Ferrer Dalmau ha hecho del Glorioso. Habra que dejarlo para la proxima...
Por cierto, el cuadro tan chulo que cuelgas en el mensaje, representa al Glorioso mandando al garete al Dartmouth...y que tambien esta en nuestro querido Museo Naval.
Esta te la invito, aunque sea virtual
Citar y responder
2 Cofrades agradecieron a Tonina este mensaje:
ayapitas (09-01-2015), coronadobx (09-01-2015)
  #24  
Antiguo 09-01-2015, 04:42
Avatar de coronadobx
coronadobx coronadobx esta desconectado
Tercio Embarcado
 
Registrado: 29-10-2006
Localización: Ft Lauderdale
Edad: 50
Mensajes: 4,998
Agradecimientos que ha otorgado: 846
Recibió 4,852 Agradecimientos en 1,811 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Heroes Españoles (Relacionados con el mar) olvidados

Cita:
Originalmente publicado por Tonina Ver mensaje
Vaya, coronadobx, justo el dia que fuimos al Museo Naval, estaba expuesto el nuevo lienzo que Ferrer Dalmau ha hecho del Glorioso. Habra que dejarlo para la proxima...
Por cierto, el cuadro tan chulo que cuelgas en el mensaje, representa al Glorioso mandando al garete al Dartmouth...y que tambien esta en nuestro querido Museo Naval.
Esta te la invito, aunque sea virtual
Tonina, mi admiracion, gratitud y cariño para los que cuidais esa maravilla que tenemos que es el Museo Naval de Madrid!

Mis hilos solo pretenden dar a conocer algo mas nuestra historia naval que a los que vivimos fuera desde luego nos llena de orgullo!

Gracias y espero que nos veamos de nuevo pronto! Coronadobx
Citar y responder
Los siguientes cofrades agradecieron este mensaje a coronadobx
Tonina (10-01-2015)
  #25  
Antiguo 09-01-2015, 12:15
Avatar de buzo
buzo buzo esta desconectado
Corsario
 
Registrado: 09-07-2007
Edad: 50
Mensajes: 1,345
Agradecimientos que ha otorgado: 0
Recibió 147 Agradecimientos en 103 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Heroes Españoles (Relacionados con el mar) olvidados

Conviene recordar que tenemos más museos navales:

Cartagena
Ferrol
Canarias
San Fernando
Viso del Marqués
Sevilla
__________________
Citar y responder
Los siguientes cofrades agradecieron este mensaje a buzo
Tonina (10-01-2015)
Responder Ver todos los foros en uno

Freedom sea

Herramientas
Estilo

Reglas del foro
No puedes crear discusiones
No puedes responder a mensajes
No puedes editar tus adjuntos
No puedes editar tus mensajes

BB code está activado
Emoticonos está activado
El código [IMG] está activado
El código HTML está desactivado
Ir a


Todas las horas son GMT +2. La hora es 16:56.


Powered by vBulletin® Version 3.7.0
Copyright ©2000 - 2018, Jelsoft Enterprises Ltd.
© La Taberna del Puerto