La Taberna del Puerto Guiral
"Se navega por los astros, por la mar, por la tierra, por las gentes, por los sentimientos...Se navega." Altair
VHF: Canal 77
Regresar   La Taberna del Puerto > Foro > Foros Náuticos > Otros temas náuticos

Avisos

Responder
 
Herramientas Estilo
  #176  
Antiguo 14-05-2020, 11:16
Avatar de Xenofonte
Xenofonte Xenofonte esta desconectado
Corsario
 
Registrado: 14-07-2014
Localización: Mar de Alboran
Mensajes: 1,306
Agradecimientos que ha otorgado: 782
Recibió 512 Agradecimientos en 351 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Historias de la pesca del atún tropical

Increíble, no tenía ni idea, muchas gracias.

__________________
Es imposible convencer a un terraplanista de que la tierra es plana _/)
Citar y responder
Los siguientes cofrades agradecieron este mensaje a Xenofonte
TXELFI (14-05-2020)
  #177  
Antiguo 15-05-2020, 18:16
Avatar de TXELFI
TXELFI TXELFI esta desconectado
Hermano de la costa
 
Registrado: 31-07-2011
Edad: 64
Mensajes: 4,943
Agradecimientos que ha otorgado: 2,926
Recibió 4,916 Agradecimientos en 1,920 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Historias de la pesca del atún tropical

¿¿Queréis conocer un poco de la isla de Annobón??. Está a 15 horas al W de Cabo López en Gabón. Pertenece a Guinea Ecuatorial.


Los habitantes de Annbón conocían un poco las andanzas de los atuneros congeladores de cerco, algunos patrones esporádicamente visitábamos la isla e incluso si llegábamos a sus inmediaciones por la tarde en alguna ocasión fondeábamos en la única playa al noroeste de la isla, con quince metros de sonda como a doscientos metros de la orilla, para pasar la noche allí y al amanecer levar ancla y marcharnos a buscarnos la vida.
La mayoría de patrones éramos reacios a acercarnos tanto porque a los que fondeaban los rodeaban los cayucos y subían al barco bastantes nativos solicitando su caridad. La sal en Annobón es oro, necesitan sal imperiosamente para poder secar el pescado que capturan cuando hay en abundancia para tener suministro cuando no hay. Los mayores les pedían sal, cigarrillos, monofilamento, anzuelos y pilas para alguna que otra radio portátil que había allí. Los niños venían en busca de cuadernos y lápices. Si teníamos Melva o Bacoreta a bordo (la mayoría de las veces) les regalábamos dos o tres toneladas para que repartieran, además de un cuarto de tonelada de sal, normalmente guardabamos diez o quince toneladas en el parque de pesca para reforzar la salmuera. Alguna vez les dimos un bidón de los de aceite de doscientos litros pero lleno de gasoil para un motor de cabeza caliente que por lo menos databa del Cretácico Superior y que tenían para mover una dínamo. Una vez el sacristán pidió en el “Apostol Segundo” mi barco, una garrafa de vino para celebrar las misas dominicales de parte del sacerdote, el cocinero lo consultó conmigo y éste accedió. Después de cenar unos tripulantes fueron a tierra a visitar la isla y se encontraron al sacristán con la garrafa a medias y cantando desaforadamente la canción de Manolo Escobar "Que viva España".

Cierto patrón bermeano, capitán de la marina mercante para más señas aunque ejercía de Patrón de atunero, excelente persona y como tal buen samaritano, frecuentaba la isla probablemente más que ningún otro marino. Éste personaje entrañable al que perfectamente se le podría calificar de filántropo y que se llama Luis Mari se preocupaba de coleccionar ropa usada durante sus vacaciones para después llevársela a los habitantes de Annobón, por supuesto sin recibir nunca nada a cambio, además de las consabidas donaciones de pescado, sal, gasoil, lápices, cuadernos, pilas etc, etc.
Decían las buenas lenguas que la calle principal del villorrio asentado frente a la playa noroccidental de la pequeña ínsula había sido rebautizado con el nombre de “Calle del capitán Luis Mari”. <<Al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios>>, todavía quedan personas agradecidas en éste valle de lágrimas. <<Es de bien nacidos el ser agradecidos>>, les arengaba periódicamente el único pastor que cuidaba de aquel rebaño, desde el púlpito de la saneada iglesia de ladrillo y cemento, y los bien educados feligreses seguían al pie de la letra sus constructivas enseñanzas.

Jon decía refiriéndose a los aborígenes del lugar <<En general son buena gente, sencilla, honrada y muy religiosa. Hablan correctamente el español. Annobón es una Isla formada por un volcán que surgió en medio del mar, conserva su cráter que los milenios y las lluvias se han encargado de convertir en laguna. Su vegetación es asombrosamente frondosa, en el Golfo de Guinea llueve mucho. Recolectan frutas tropicales, principalmente plátanos, pequeños pero riquísimos. Recolectan también huevos de aves marinas que allí pernoctan a miles y anidan y crían a sus polluelos cada año. Pescan un variado abanico de peces tropicales y pulpos, les he visto pescar pequeños atunes al curricán con cayucos con un palo de quita y pon y una vela a veces asombrosamente remendada con telas de diversos colores.**
Jamás he visto a una nativa acercarse al barco, y si algún tripulante desembarcaba desaparecían como por arte de magia, por lo visto estaban bien instruidas por ya sabéis quién. Aún así y como siempre parece que debe haber una excepción que confirma la regla, según las malas lenguas parece ser que un gallego marinero de un atunero de cerco había engendrado un retoño en la isla años atrás.
Había un único cayuco en Annobón que se movía mediante un motor fuera borda, era el más grande de todos y cómo no propiedad del alcalde. Creo que el exclusivo uso que le daba era trasladarse de la playa al pesquero que esporádicamente les visitase. El resto de los mortales movían sus cayucos, en número aproximado de medio centenar, con tracción a sangre y a vela.
En fin, guardo un grato recuerdo de aquellos tiempos y aquellas gentes, aunque en varias ocasiones estuve con mi barco fondeado en su playa jamás he puesto pie en Annobón, les deseo a sus habitantes lo mejor porque desde que se desanexionaron de España quedaron prácticamente abandonados a su incierta suerte, espero que San Antonio les ayude todo cuanto se merecen.

Una tarde anocheciendo paramos a la deriva a veinticinco millas al Sur de la Isla de Annobón, antiguamente Pagalu, perteneciente a Guinea Ecuatorial, antigua Guinea Española, donde subsiste una población de cerca de tres mil almas y una iglesia-misión denominada de San Antonio. Paré el barco allí como he hecho muchas veces para a primera hora de la mañana siguiente dar una pasada por la parte Sur de la Isla pues en ocasiones hemos pescado allí cantidades apreciables de Rabil.
Acababa de acostarme alrededor de las diez de la noche después de la cena y la película de vídeo cotidianas cuando el marinero de guardia llamó a la puerta de mi camarote.
En el costado de estribor de nuestro barco, a sotavento, había aparecido un pequeño cayuco de unos tres metros tripulado por dos nativos de la isla, uno de avanzada edad que se llamaba cómo no Antonio y el otro su nieto de unos catorce años, de cuyo nombre no puedo acordarme. Antonio ya me recordaba de algunas veces que fondeamos en la playa-resguardo que hay al Noroeste de la Isla, y yo lo recordaba a él por su parecido asombroso con el célebre actor de Hollywood Morgan Freeman, aunque no era tan alto como el norteamericano. Cuando bajé a cubierta estaban ya sobre ella ambos y su nave amarrada al costado. Primero ordené a los tripulantes que aparecieron por allí que embarcaran el cayuco con la grúa eléctrica de estribor, y después pregunté a nuestros visitantes qué es lo que les había traído hasta nosotros.
Simplemente habían salido a pescar, se habían alejado más de la cuenta y el viento y la corriente habían hecho el resto.
Les dimos ropa de abrigo, cenaron en el comedor de marinería y descansaron en un camarote libre casi toda la noche. Dos horas antes de amanecer puse el barco en dirección a la Isla y amaneciendo estábamos a una milla, arriamos el cayuco al mar, nuestros visitantes cargados de regalos embarcaron en él y nos despedimos efusivamente.

Recuerdo también un día de víspera de Corpus Cristi que fondeamos en la playa por la tarde. Embarcaron a bordo once niños que celebrarían su Primera Comunión al día siguiente, es costumbre allí que el día del Corpus reciban su primera Hostia todos los niños que cumplen nueve ese año.
A uno de ellos le obsequié con una botella de leche sin desprecintar que tenía en el frigorífico de mi despacho, hacía pocos días que habíamos salido de puerto, pues bien, tomando la botella de plástico blanco en sus manos me miró a los ojos asombrado y me preguntó <<¿esto se come?>>.
Son situaciones que hacen que a uno se le encoja el corazón. A otro niño le caían unos mocos como cataratas y tosía de cuando en vez, evidentemente sufría un fuerte resfriado. Dado que calzaba unas chancletas de plástico como todos los demás pero el que moqueaba era él, marché a mi camarote y cogiendo un par de calcetines nuevos se los regalé. La escena de la botella de leche se repitió casi de idéntica forma, el pobre rapaz desconocía totalmente para qué servían aquellas prendas.
Dios mío, y nosotros nos quejamos por cualquier minucia, ¡qué asco de mundo!
__________________
Stemma Proderi In Primis Bermei

Editado por TXELFI en 16-05-2020 a las 11:15.
Citar y responder
12 Cofrades agradecieron a TXELFI este mensaje:
aquademare (23-05-2020), Ardi357 (24-05-2020), azogue (16-05-2020), iperkeno (18-05-2020), Lejias (16-05-2020), llanera (15-05-2020), magallanesXIX (15-05-2020), moryak (20-05-2020), sacratif (16-05-2020), Sito Sader (15-05-2020), trabañarru (16-05-2020), Xoro (15-05-2020)
  #178  
Antiguo 15-05-2020, 19:27
Avatar de Xoro
Xoro Xoro esta desconectado
Pirata
 
Registrado: 15-11-2015
Edad: 65
Mensajes: 284
Agradecimientos que ha otorgado: 151
Recibió 186 Agradecimientos en 105 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Historias de la pesca del atún tropical

Cita:
Después de cenar unos tripulantes fueron a tierra a visitar la isla y se encontraron al sacristán con la garrafa a medias y cantando desaforadamente "Que viva España".
Jajajaj lo intuía antes de llegar al parrafo Comprensible dentro de todo.

Todo lo demás no tiene desperdicio. No sabemos lo que tenemos. Gente de mar, brava y generosa si que quedan algunos.
__________________
La tierra firme me marea, sobre todo cuando estoy en la Cantina del puerto.
Citar y responder
Los siguientes cofrades agradecieron este mensaje a Xoro
TXELFI (15-05-2020)
  #179  
Antiguo 16-05-2020, 00:07
Avatar de sacratif
sacratif sacratif esta desconectado
Pirata
 
Registrado: 29-08-2011
Edad: 56
Mensajes: 136
Agradecimientos que ha otorgado: 164
Recibió 22 Agradecimientos en 22 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Historias de la pesca del atún tropical

Txelfi,el escritor Pérez Reverte no te llega a la altura de la alpargata muy interesante y amenos tu relatos.Imagino aunque no lo refieres que algunos temporales jodidos os cogerían.
Un saludo.
Citar y responder
Los siguientes cofrades agradecieron este mensaje a sacratif
TXELFI (16-05-2020)
  #180  
Antiguo 16-05-2020, 01:47
Avatar de azogue
azogue azogue esta desconectado
Piratilla
 
Registrado: 10-11-2006
Localización: Levante
Edad: 50
Mensajes: 49
Agradecimientos que ha otorgado: 164
Recibió 14 Agradecimientos en 11 Mensajes
Sexo:
Smile Respuesta: Historias de la pesca del atún tropical

Pues olé por el capitán Luis Mari y por las buenas personas, que muchas hay.
Gracias Txelfi.
Citar y responder
Los siguientes cofrades agradecieron este mensaje a azogue
TXELFI (16-05-2020)
  #181  
Antiguo 16-05-2020, 11:18
Avatar de TXELFI
TXELFI TXELFI esta desconectado
Hermano de la costa
 
Registrado: 31-07-2011
Edad: 64
Mensajes: 4,943
Agradecimientos que ha otorgado: 2,926
Recibió 4,916 Agradecimientos en 1,920 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Respuesta: Historias de la pesca del atún tropical

Cita:
Originalmente publicado por azogue Ver mensaje
Pues olé por el capitán Luis Mari y por las buenas personas, que muchas hay.
Gracias Txelfi.

Tuve el honor de hacer de capitán de Luis Mari una campaña, meses antes de que me pusieran de patrón. Excelente persona y de cerebro privilegiado.
Siempre guardaré un buen recuerdo de él.
__________________
Stemma Proderi In Primis Bermei
Citar y responder
  #182  
Antiguo 16-05-2020, 17:19
Avatar de TXELFI
TXELFI TXELFI esta desconectado
Hermano de la costa
 
Registrado: 31-07-2011
Edad: 64
Mensajes: 4,943
Agradecimientos que ha otorgado: 2,926
Recibió 4,916 Agradecimientos en 1,920 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Historias de la pesca del atún tropical

-Hace unos veinte años nos quedamos sin marmitón y salíamos a la mar al día siguiente, teníamos que buscar uno en Abidján. No hubo manera de localizar ninguno que hubiera estado embarcado antes, pero me trajeron un chaval de quince años natural de Burkina Faso conocido en el puerto porque se ganaba la vida ayudando en la cocina de los pesqueros en sus estancias en puerto. El muchacho llamado Parfait que chapurreaba un poco en español me aseguró cuando se presentó ante mí que había realizado una marea en un arrastrero andaluz que faenaba en Gabón a la gamba, haciendo una sustitución. Le pedí escéptico que me enseñara sus documentos y para mi sorpresa me mostró su pasaporte nuevecito y su cartilla de navegación en la cual efectivamente aparecía sellado un embarque de un mes en el “Monte Azote”. ¿Cómo había conseguido aquellos documentos?, a buen seguro le habían costado lo que le pagaron por la marea en el gambero.
Me pareció un buen muchacho y efectivamente el tiempo demostró que lo era, así es que lo embarqué sin más elucubraciones. Se trataba de un chaval muy peculiar porque se había criado en un ambiente más peculiar aún, en la selva y sin padre, y con una madre que no podía mantener a sus cinco hijos, Parfait, al que pronto rebautizaron en mi barco como Alfredo, se escapó de su aldea con doce años y mendigando, “cogiendo” comida y ropa de donde había, caminando hasta destrozar sus fuertes pies, subiéndose clandestinamente en los bajos de camiones, y de cualquier forma imaginable nuestro niño marmitón apareció en Abidján un año después, medio muerto de cansancio, sueño y desnutrición.

Hacía un año ya que se había establecido definitivamente en la zona portuaria del popular puerto y sobrevivía ayudando en la cocina y limpiando barcos.
En nuestro barco se le asignó el camarote que compartían el marmitón y el camarero, había un catre para cada uno de ellos igual que el de cualquier marinero pero Alfredo se negaba a dormir en el mismo y se acostaba en el suelo sobre un cartón al igual que lo había hecho casi desde que naciera. El camarero se quejaba de que se lo encontraba a diario tirado en el suelo roncando hecho un ovillo.
Un día Alfredo había literalmente desaparecido, el susto que nos llevamos fue mayúsculo porque registramos el barco de cabo a rabo y no aparecía. Estábamos ya convencidos de que había caído al mar así es que dí media vuelta y aguzamos la vista oteando el mar desesperados y angustiados, intentando navegar por nuestra propia estela en un ímprobo esfuerzo por localizarle.
Llevaríamos una hora aproximadamente navegando en dirección contraria cuando al oficial de puente se le ocurrió levantar la lona que tapaba el bote rápido que estaba en la cubierta de botes, el que no usábamos porque tenía el motor averiado. El que estaba en uso lo llevábamos colgando de su pescante en el costado de estribor. Parfait estaba dormido como un tronco en el interior de la pequeña embarcación de aluminio, que expuesta al sol debía ser una especie de horno.
Recuerdo que era media tarde, o sea, la hora del bocadillo, y el marmitón no aparecía, de ahí la voz de alarma. Cuando por orden mía se presentó en el puente y le pregunté por qué se había escondido para echar la siesta, me respondió que en el camarote hacía mucho frío debido al aire acondicionado y él estaba acostumbrado a dormir con mucho calor. Le advertí que no volviera a esconderse ni para dormir ni para nada porque habíamos perdido dos horas por su culpa, y me prometió que no lo volvería a hacer.
La alegría que nos llevamos al verle sano y salvo hizo minimizar el cabreo por su acción.

Una semana después nuestro Alfredito “desapareció” de nuevo, nos preguntábamos dónde se habría escondido esta vez mientras registrábamos todo el barco, pero como no aparecía el rapaz la angustia se hacía cada vez más acuciante a medida que transcurría el tiempo. Al igual que en la ocasión anterior se había dado la voz de alarma a toda la tripulación y excepto yo, que no puedo abandonar el puente dejándolo solo y el engrasador de guardia en la cámara de máquinas, todos los demás tripulantes registraron el barco exhaustivamente hasta que el caldereta lo encontró esta vez dormido como un tronco debajo de la proa de la panga, en el hueco que queda entre la panga y la cara de popa de la red.
Ésta vez no supo responderme al motivo por el que se había escondido para su siesta, y con el disgusto y el cabreo que pillé se me fue la mano y le solté un cachete en la mejilla, no fue un fuerte bofetón, si no más bien una torta dada sin fuerza.
Pero al muchacho le dolió muchísimo más el hecho que el golpe del que ya consideraba su padrino. Todavía tengo grabada en mi memoria su expresión impertérrita después del sopapo, sin moverse un milímetro frente a mí (a la sazón tenía casi mi estatura), mientras unas gruesas lágrimas resbalaban por sus mejillas. Me arrepentí en el acto de mi acción, os lo juro, es más, estaré arrepentido el resto de mi vida porque aquel rostro con los lagrimones descendiendo por su piel de ébano no se me borrará jamás-

-¡Hombre!, yo creo que el cachete se lo tenía bien merecido- justificó Eustaquio

-Vaya una manía de esconderse que tenía el mocoso ese, lo aprendería en la selva- opinó Javier

-Seguro- confirmó Jon -En aquel momento pensé que cuando regresáramos a puerto se marcharía para siempre, pero nada de eso pasó, continuó con nosotros por lo menos dos años más que fue cuando decidí cambiar de empresa. Posteriormente a éste episodio me contó muchas cosas de sus vivencias, nos habíamos hecho casi amigos. Cierta vez le extraje con tijeras un incisivo superior enorme porque tenía dos montados uno sobre otro, le quedó la boca mucho mejor. Pero lo más cojonudo del tema fue cuando vinimos a pescar con este barco aquí al Atlántico hace ocho años y alguien me dijo que Alfredo vivía en Las Palmas de Gran canaria, pero cuál fue mi sorpresa mayúscula cuando la campaña pasada se me presenta en el barco en Abidján para saludarme porque se había enterado que estaba yo allí. Él había llegado la víspera para visitar a sus amistades y pasar con ellos quince días, ahora debía tener veintinueve años y si no se identifica no le hubiera reconocido, debe medir un metro noventa más o menos. Me dio una gran alegría saludarle después de tanto tiempo- Somarriba respiró aliviado y encendió un cigarrillo

-Menos mal que no se le ocurrió sacudirte otro sopapo para quedar en paz- bromeó el lekeitiano

¡Menudo cimarrón!, un metro noventa, se ve que ha comido bien desde entonces- dijo el capi

-Ya os he dicho que nos hicimos casi amigos, prueba de ello es que en cuanto se enteró de que estaba en puerto con mi barco vino rápidamente a saludarme. Lo que pasa es que estuvo solamente veinte minutos y tú no llegaste a verle, Eustaquio.
Pero recuerdo otra anécdota que me pasó también en un barco de mi empresa anterior hace unos veinte años. Contrataron en la oficina de Bermeo, casualidades de la vida, un joven de veintiséis años como marmitón para mi barco. El individuo en cuestión, sorprendentemente era natural de Soria y no había visto un barco en su vida, a no ser por la tele, pero desesperado por la falta de trabajo y la necesidad económica en la casa de su madre, que tenía que alimentar a él y sus tres hermanos más pequeños además de a sí misma, cogió su hato y se fue a buscar la vida al País Vasco como habían hecho antes muchos paisanos. Después de patear las calles de Bilbao sin resultado alguno, contactó por azar con dos jóvenes bermeanos de parecida edad que tras escuchar la triste historia del soriano le llevaron a su Villa sugiriéndole que la manera más fácil de encontrar trabajo era enrolándose en algún pesquero. Como al soriano le importaba un bledo meterse en la boca del lobo si hacía falta con tal de poder mandar un sueldo a su madre, llamó a la puerta de varias compañías de atuneros acompañado de sus dos benefactores y precisamente en la empresa en la que yo estaba a la sazón le dieron la plaza de marmitón porque necesitábamos uno en breve.
A la sazón un servidor trabajaba en una de las empresas más pobres del mundo del atún y embarcaban lo que las compañías potentes no querían, como por ejemplo gente que no había embarcado nunca. En nuestra oficina le dieron trabajo en seguida, al jefe de personal le importaba un rábano que hubiera embarcado o no, con el concurso del soriano se le solucionaba el tema de la búsqueda de un marmitón y punto.
Pero había un problema, el muchacho no tenía Cartilla de Navegación. El jefe de personal de mi empresa le firmó y selló un documento que decía que necesitaba la Cartilla para embarcar en breve para que el trámite se hiciera por vía de urgencia. Sus “colaboradores” le acompañaron la mañana siguiente a la Capitanía Marítima y tres días después estaba en posesión de la libreta que le habilitaba a embarcar.
Una semana contada desde que puso los pies en Bermeo embarcaba con nosotros, durante ese tiempo durmió en una habitación que generosamente le había cedido uno de sus dos samaritanos. Aparte de esto, durante ese período de tiempo ayudaron ambos paisanos además de otros amigos de su cuadrilla a que el soriano que se llama Luis, no estuviera solo y mantuviera su andorga llena. Para más señas embarcamos juntos porque yo estaba en casa de vacaciones y viajamos en el mismo vuelo junto con el resto de relevos, excepto los africanos-

El patrón hizo un receso para arrojar la colilla de su cigarrillo al mar desde el alerón de babor como hacía habitualmente. Eustaquio, que no encontraba conexión con la historia anterior preguntó:

-Pero ¿qué tiene que ver la historia del soriano con la del burkinés?-

-Ahora os lo cuento. Luis, el soriano, se mareó solamente el primer día de su bautismo de fuego. Al segundo día habían desaparecido las naúseas y vómitos del neófito y aparentemente al tercer día se comportaba casi como un tripulante veterano, se adaptó al mar con una celeridad sorprendente.
Pero cierto día, cuando llevábamos un mes de mar más o menos, a las once de la mañana que como sabéis es la hora habitual del almuerzo en toda nuestra flota, el camarero no aparecía en el puente con la comida, y finalmente lo hizo a las once y cuarto. Cuando le llamé la atención por el teléfono interno al cocinero por el retraso se quiso justificar diciéndome el muy cabrón, que el marmitón no le ayudaba nada.
Después de almorzar llamé a Luis al puente y le solté simple y llanamente que si había embarcado cubriendo una plaza en el barco era para trabajar y que en un mes había tenido tiempo más que de sobra para aprender todas sus tareas. El joven me preguntó el porqué de mi reprimenda, a lo cual respondí transmitiéndole la queja del cocinero.
Los lagrimones descendiendo por las mejillas del soriano que permanecía inmóvil en el centro del puente del barco me hicieron encoger el corazón, os lo digo muy en serio. Me respondió sin levantar la voz pero denotando sufrir una humillación enorme que, cómo podía haberme dicho eso el cocinero si él hacía absolutamente todo lo que le ordenaba con diligencia.
Os prometo que no sé porqué pero le creí a pies juntillas, cogí el teléfono interno y ordené al cocinero presentarse en el puente. Cuando vió al marmitón ante mí se puso nervioso y ante mi requerimiento sobre su acusación de una hora antes, se desdijo de sus palabras el pedazo de Judas.
Solamente les dije a ambos que hicieran lo posible para llevarse bien y se marcharon. Entonces hice venir al camarero y le pregunté sobre el marmitón soriano, éste me respondió que el neófito era un buen muchacho, callado, obediente y trabajador.
Creedme que aún a día de hoy me arrepiento de no haber pedido disculpas a aquel hombre, y me estaré arrepintiendo mientras viva. Me gustaría estrechar su mano pero me parece muy difícil por no decir imposible. Desde que regresamos a nuestros respectivos hogares cuatro meses después del embarque no lo he vuelto a ver, porque pidió la cuenta y nos dejó, espero que no fuera yo el motivo- terminó Jon muy serio
__________________
Stemma Proderi In Primis Bermei

Editado por TXELFI en 16-05-2020 a las 18:34.
Citar y responder
14 Cofrades agradecieron a TXELFI este mensaje:
aquademare (23-05-2020), Ardi357 (24-05-2020), Atarip (16-05-2020), azogue (17-05-2020), iperkeno (17-05-2020), Lejias (17-05-2020), llanera (17-05-2020), magallanesXIX (16-05-2020), moryak (20-05-2020), sacratif (16-05-2020), Sito Sader (16-05-2020), trabañarru (17-05-2020), Xenofonte (16-05-2020), Xoro (16-05-2020)
  #183  
Antiguo 17-05-2020, 01:40
Avatar de llanera
llanera llanera esta desconectado
Corsario
 
Registrado: 13-06-2014
Mensajes: 1,013
Agradecimientos que ha otorgado: 727
Recibió 330 Agradecimientos en 170 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Historias de la pesca del atún tropical

TXELFI, todos los días, lo primero que miro, es este foro, solo por ver tus comentarios, GRACIAS, y si me lo permites, estas invitado a unas cervezas, aunque sean virtuales
Citar y responder
Los siguientes cofrades agradecieron este mensaje a llanera
TXELFI (17-05-2020)
  #184  
Antiguo 17-05-2020, 09:52
Avatar de TXELFI
TXELFI TXELFI esta desconectado
Hermano de la costa
 
Registrado: 31-07-2011
Edad: 64
Mensajes: 4,943
Agradecimientos que ha otorgado: 2,926
Recibió 4,916 Agradecimientos en 1,920 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Historias de la pesca del atún tropical

Pues ¿queréis leer una de indios?, voy a hacer otro copia y pega de otra tertulia en el comedor de oficiales en la que tomé parte:


Por la noche y después de cenar pusieron una vieja película de indios y soldados norteamericanos en la que uno de los protagonistas era el celebérrimo jefe apache Jerónimo. Lito llamó piojosos a los pieles rojas y Jon se mosqueó el primero:

-¿Porqué llamas piojosos a esa gente?, son más dignos a mi entender que los que visten el uniforme azul-

-Sí hombre, lo que faltaba, por lo menos los soldados van vestidos y limpios, mientras esos lameculos están sucios y semidesnudos como animales, van pintarrajeados como payasos y montan a caballo sin silla- soltó el marinense obstinado

-No necesitaban sillas de montar para nada, eran unos jinetes excepcionales, mucho mejores que esos robatierras vestidos de azul- replicó Jon

-¿Y para qué querían Norteamérica entera unos pocos indígenas?. Si hubieran compartido no los hubieran cazado como a conejos-

-¡No me jodas, Lito!, ¿no estarás hablando en serio?- protestó Sabino enojado -Los pieles rojas eran los auténticos propietarios de aquellas tierras desde hace 19.000 años. Desde luego que desde mucho antes que Cristóbal Colón apareciera por allí perdido y medio muerto de hambre, ese sí que era un auténtico piojoso, y que además lamía culo de Isabel La Católica, que de católica no tenía nada. Después llegaron horda tras horda de europeos facinerosos, borrachos y ex-presidiarios a los que siguieron una pléyade de mujeres de dudosa reputación y que además de apropiarse aviesamente de unas tierras que tenían sus legítimos dueños, para más ignominia los exterminaron-

-Pues vaya unos antepasados más ilustres que lucen los tan presumidos gringos, mi hermano- exclamó Israel riéndose a carcajadas

-No eran unos pocos indígenas, Olivares- se vio en necesidad de aclarar Somarriba -Desconozco la población total pero los estudiosos del tema hablan de entre sesenta y noventa millones de personas en toda Norteamérica por aquella época. Lo que sí es seguro es que se trataban de muchas tribus distintas que hablaban su propio idioma cada una de ellas. Los Sioux que eran los más numerosos, poblaban todo el Noroeste norteamericano. Practicaban tres dialectos de un mismo idioma y se sabe con certeza que eran inmigrados de Asia, de la que habían llegado cruzando el estrecho de Bering hace probablemente diecinueve siglos o más, no me digas que no tiene mérito la cosa. Además de éstos pululaban por las praderas norteamericanas Apaches, Hopis, Comanches, Arapajos, Navajos, Cheyennes, Mohicanos, Wichitas, Kiowas, Dakotas, Iroqueses, Pies Negros, Shoshones y un largo etcétera. Hasta cuarenta pueblos que amaban la libertad en las inmensas praderas sobre las que pastaban los bisontes que les servían de sustento. Contra lo que algunos idiotas nos han querido hacer creer hablándonos de Manitou o el Gran Espíritu, los pieles rojas norteamericanos adoraban al Sol, al Trueno y a la Luna y vivían en perfecta comunión con la madre Natura hasta que llegaron los matasiete y se dedicaron a masacrar bisontes e imponer la ley del revólver y el fusil.
Cuando a finales del siglo XIX, exactamente en las postrimerías de 1890 acabó la guerra de gringos contra indígenas la extirpe de los Sioux que había sido la más numerosa con diferencia, prácticamente había pasado a la Historia, quedaban vivos una treintena de individuos, y algo parecido había sucedido con la mayor parte de las razas que habían cabalgado a sus anchas durante siglos por aquellas tierras que les pertenecían por derecho. Digamos que el mayor núcleo de indígenas que se salvaron del exterminio fueron un buen número de apaches que cruzados con mexicanos poblaron las tierras de Dakota del Sur en su parte septentrional-

-¿Y por qué los exterminaron?, digo yo que algo harían ¿no?, como por ejemplo atacar las caravanas de colonos, matar mujeres y niños y cortarles las cabelleras después- Lito estaba obcecado o mal informado, no cabía duda

-Estoy completamente convencido de que los blancos ultrajaron vilmente muchas más mujeres indígenas que al revés- no pudo dejar de decir el cubano

-Antes de masacrar a los indígenas masacraron primero la población de bisontes que constituían su principal sustento- a Porriño le caían simpáticos los pieles rojas y lo demostró a continuación con una exposición magnífica

-De cuarenta millones de ejemplares que pastaban en aquellas inmensas praderas antes de la irrupción de los gringos, quedaron cuatrocientos. William Frederick Cody, más conocido como “Buffalo Bill” mató él solito cuatro mil doscientas ochenta cabezas en un período de tan solo dieciocho meses en el estado de Wyoming, al Oeste de Cheyenne, para dar de comer a los trabajadores del primer tendido de ferrocarril transcontinental y las tropas que lo custodiaban, que sumaban la nada despreciable cifra de treinta mil hombres. Este personaje había sido contratado por la “Kansas Pacific”, la constructora enfrascada en una carrera frenética con la “Southern Pacific” por terminar antes el tendido y que exigía una media de cincuenta animales diarios para asegurar la manutención de todo el personal.
Pero si ésta matanza digamos “moderada” estaba justificada en parte, la que no lo está es la que realizaron una verdadera invasión de individuos ávidos de dinero fácil que organizados en pequeños equipos y pertrechados con carromatos, fusiles de gran calibre, revólveres, cuchillos y arrobas de municiones mataban docenas de bisontes diarios cada uno, con el único fin de despojar de su piel a los animales muertos abandonando después los cadáveres. Las pieles de bisonte se pagaban a un precio bastante alto en los mercados de todo el Oeste y medio Oeste norteamericano por aquellas fechas.
Empujados por la codicia mataban a tiros de fusil a tantos de aquellos magníficos rumiantes indefensos que después les resultaba imposible despellejarlos a todos y en consecuencia muchísimos de ellos se pudrían miserablemente en la pradera, piel incluida. Pero ya de por sí, solamente los cuerpos de los animales que conseguían despellejar suponían muchos, demasiados millones de toneladas de excelente carne abandonada para pasto de alimañas incapaces de acabar con tal demencial cantidad producto de las matanzas cotidianas.
Los originales dueños de aquellas tierras se encontraban después con la desgarradora escena de los cadáveres putrefactos diseminados por las llanuras, aquellas llanuras que ellos amaban y que aquellos malnacidos estaban mancillando con crueldad y avaricia inusitadas. Aquella masacre amenazaba su pervivencia como especie y en consecuencia no tuvieron más remedio que ponerse en pie de guerra contra los que estaban ultrajando la tierra de sus antepasados, y que además, de continuar así abocarían a su pueblo al hambre y la miseria. Se sabe de forma fehaciente gracias a descubrimientos arqueológicos que los pieles rojas se alimentaban y vestían de los bisontes que cazaban desde hace 10.000 años- el maquinista se dio un respiro

-La abominable costumbre de cortar los cueros cabelludos de los enemigos muertos la iniciaron los feroces Iroqueses que poblaban las regiones del Este y Nordeste- explicó Jon interesado en el tema y haciendo defensa a ultranza de los pieles rojas al igual que su amigo Sabino -Pero no olvidemos que poco después esta macabra práctica se generalizó también entre los blancos, ¿o es que nos vas a decir que los gringos son hermanitas de la caridad?-

-¡Hombre!, hermanitas de la caridad no somos nadie- se defendió Lito -Pero ¡cojones!, los indios estarían contentos con la defensa que hacéis vosotros de ellos, ¿o es que simplemente los gringos os dan grima?-

-Al final de la guerra punitiva contra los indígenas a los supervivientes los confinaron en reservas de las que no podían salir, algo así como las actuales reservas para animales salvajes. Tampoco a nosotros nos gustaría acabar así- opinó Israel con su sempiterno acento cubano

-A los que habría que confinar, mejor dicho enjaular, es a los gringos, por su desmedida e insana costumbre de meterse siempre en casa ajena y descojonarlo todo- soltó esta vez Javier

-A mí no me dan grima los gringos, Lito, todo lo contrario, sabes que los admiro porque son la nación más poderosa del mundo, por algo será- se justificó Sabino

-Eso no tiene nada que ver- protestó Javier -Los colonos “aterrizaron” en una tierra además de inmensamente grande, inmensamente rica. De acuerdo que tuvieron que trabajar, ¡pero coño!, se hincharon a expoliar oro, plata y no sé cuántas riquezas naturales más, y de postre petróleo. Aquello no lo habían sembrado sus antepasados, se lo encontraron allí-

-Bueno, también es de justicia recordar que no fueron solamente colonos norteamericanos los que desvalijaron aquel continente, con anterioridad los españoles por ejemplo se llevaron alrededor de ciento ochenta toneladas como mínimo solamente de oro, según las recopilaciones hechas por los historiadores. Aparte claro está de la plata y otras riquezas- quiso aportar Jon

-Mejor así ¿no?- soltó Lito riéndose de nuevo -La pena es que no trajeran mil toneladas de oro para España, ahora seríamos un poco menos pobres-

-Nosotros seríamos igual de pobres, seguro- agoró Javier con una sonrisa maliciosa

-Hay que reconocer que los gringos son la ostia- intervino Eustaquio -Consiguen todo por la fuerza o por dinero, a mí tampoco me caen simpáticos-

-Oye, vosotros dos para ser rostros pálidos entendéis mucho de pieles rojas ¡carallo!, estoy asombrado- dijo Lito dirigiéndose obviamente a Jon y Sabino

-Rostro pálido se dice “Pahe-aska” en cheyenne- replicó Jon con media sonrisa

Lito observó asombrado y a la vez inquisitivo el rostro del bermeano pero no pudo adivinar si hablaba en serio. En este caso el rubio no se había inventado nada.

-No creo yo que en los anales de la Historia se haya superado nunca la ignominia que tuvo lugar en aquel continente- apostilló pensativo Sabino

-¡Carallo!, ¿qué tendrá que ver el ano con la Historia?- exclamó Lito haciendo un chiste malo que nadie rió

El marinense se había quedado solo en su absurda tesis y se retiró a descansar el primero dando las buenas noches.
__________________
Stemma Proderi In Primis Bermei
Citar y responder
7 Cofrades agradecieron a TXELFI este mensaje:
aquademare (26-05-2020), iperkeno (18-05-2020), llanera (18-05-2020), sacratif (17-05-2020), Sito Sader (17-05-2020), Xenofonte (17-05-2020), Xoro (18-05-2020)
  #185  
Antiguo 18-05-2020, 13:08
Avatar de TXELFI
TXELFI TXELFI esta desconectado
Hermano de la costa
 
Registrado: 31-07-2011
Edad: 64
Mensajes: 4,943
Agradecimientos que ha otorgado: 2,926
Recibió 4,916 Agradecimientos en 1,920 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Historias de la pesca del atún tropical

CARACTERES GENERALES DE LOS ATUNES





<<He considerado oportuno hacer una descripción detallada de los Atunes, cuya familia se llama Túnidos ó Thunnidae, y que a su vez se divide en algunos géneros y subgéneros clasificados principalmente por tallas, para familiarizarnos un poco más con el tema si cabe, y de paso conocer a fondo algunas de las especies de pescados más estimadas en las mesas de la mayor parte del mundo.
Los Túnidos, se encuentran encuadrados en el superorden de los Teleósteos Acantopterigios, clase Osteictios, orden Perciformes, y suborden de Escómbridos.

Son peces fusiformes con un estrecho pedúnculo caudal en el que se pueden observar unos salientes longitudinales llamados “crestas” ó “quillas”.
Su aleta caudal suele ser amplia, potente y semilunar, y la distancia entre los extremos de ambos lóbulos normalmente es igual a la anchura máxima del tronco. La superficie del cuerpo es muy bruñida, y tiene generalmente color azul muy oscuro, casi negro acharolado ó azul verdoso en el dorso.
El vientre normalmente es plateado, con tonos que van del cromo al zinc.
Detrás de la segunda aleta dorsal y de la aleta anal poseen unas pequeñas aletitas dotadas de movimiento propio, llamadas “pínulas”, que seguramente son restos de antiguas aletas más largas.
Constituyen un grupo de especies eminentemente gregarias, pelágicas y emigrantes.
Son unos nadadores formidables, que forman una de las familias de peces más interesantes, tanto por su enorme volumen económico mundial como por la singularidad de su comportamiento y costumbres.

Habitan en todos los mares cálidos y templados del globo, llegando incluso algunas especies hasta aguas frías, alejados de su hábitat habitual, sobre todo en los años muy cálidos o de fuerte transgresión oceánica.
Sus ojos son relativamente grandes, el hocico es puntiagudo, la cabeza es cónica, la boca más bien pequeña y los dientes que la arman son agudos y cónicos, aunque también de pequeño tamaño y dispuestos siempre en una única hilera en ambas mandíbulas.
Algunas especies poseen dientes también en el vómer y en los palatinos.

El cuerpo, fusiforme y fuerte, semejante a un proyectil, se agudiza en los extremos, por ser delgados tanto el rostro como el pedúnculo caudal y voluminoso el tronco.
Principalmente la mitad ventral es plateada, bruñida y protegida por pequeñas escamas cicloideas y lisas.
A veces se forma una agrupación de escamas grandes y fuertes en la parte anterior del tronco, el pecho para ser más exacto, formando una especie de escudo denominado “peto” ó “corselete”.
La piel es muy fuerte, y está constituida por cuatro ó seis capas de tejido distintos que se entrecruzan de forma similar a como lo hacen en los neumáticos de los automóviles, por lo que como cabe esperar es muy resistente.
El pedúnculo caudal es estrecho y tiene dos “crestas” longitudinales cortas y convergentes hacia atrás, y unas “quillas” ó repliegues más alargados de la piel, que van en medio y a lo largo de cada cara del pedúnculo, la línea lateral está normalmente bien marcada y es algo sinuosa.

Los radios de la aleta caudal llegan hasta la última vértebra, lo que hace que ésta aleta pueda proporcionar al pez un impulso mayor que la de cualquier otro.
Esto unido a que poseen un cuerpo muy hidrodinámico los convierte en magníficos nadadores. (Contra lo que muchos puedan pensar, no todos los peces lo son).
Por otra parte, las aletas pueden replegarse contra el cuerpo, como las ventrales, e incluso algunas se alojan en unos surcos ó “rebajes” destinados a tal fin para ofrecer menor resistencia al avance, (léase la primera dorsal y las pectorales).
La segunda dorsal y la anal carecen casi de movimiento.
El bruñido del tegumento externo unido a una especie de baba lubricante que segrega el mismo, como en la mayoría de los peces tanto marinos como fluviales, favorece aún más el deslizamiento del individuo en el agua.
A pesar de que algunos de ellos alcanzan pesos que superan los de un toro de lidia, son capaces de cambiar de dirección en fracciones de segundo con un solo golpe de su poderoso “timón”. De la misma forma también su “reprise” es digno de mención, pues estando parados pueden alcanzar su velocidad máxima en muy pocos segundos.

Estos viajeros infatigables de los océanos llegan a alcanzar tamaños de tres metros y pesar cerca de la tonelada, como es el caso del Atún Rojo ó Atún de aleta Azul.
La familia de los Atunes ó Túnidos (Thunnidae), está compuesta por nueve especies diferentes que a su vez agrupan algunas subespecies con pequeñas diferencias que se deben al distinto hábitat y el no cruzarse entre sí.
Estas nueve especies son por orden alfabético:

ALBACORA (Thunnus Alalunga), llamado también Atún Blanco ó Bonito del Norte.

ATUN COMUN (Thunnus Thynnus), ó Atún de Aleta Azul, ó Atún Rojo, ó Cimarrón.

BACORETA (Euthinnus Alletteratus), mal llamada Melva Negra

BONITO (Sarda Sarda), ó Bonito del Sur, o Sierra.

LISTADO (Katsuwomus Pelamis), denominado también Serrucho, Bonito rayado ó Bonito de altura.

MELVA (Auxis Thazard), en el Sur Melva canutera el de menor tamaño de todos los peces de su familia.

PATUDO (Thunnus Obesus), conocido también por Bigueye por sus grandes ojos, en el Cantábrico Monja.

RABIL (Thunnus Albacares), más conocido por Atún de Aletas Amarillas o Yellowfinn Tuna.

TASARTE (Orcynopsis Unicolor), probablemente el menos conocido de todos ellos.

Todos ellos tienen muy desarrollada la circulación sanguínea periférica, y por su intensa actividad muscular, su temperatura corporal es unos grados superior al del líquido elemento que le rodea, por eso a veces se dice de ellos que son peces de sangre caliente, aunque evidentemente esto no es cierto, puesto que ellos no pueden regular su temperatura corporal, como es el caso de los mamíferos.
Son peces gregarios, emigrantes y que viven en alta mar, aunque frecuentemente se acerquen mucho a las costas.
Al igual que el resto de peces, crecen mientras viven, sea la edad que sea. Además el tamaño que alcanza es directamente proporcional tanto a la cantidad como a la calidad del alimento de que es capaz de procurarse el individuo, de ahí se deduce que el hábitat donde se mueve tiene mucho que ver con la talla.
La longevidad de estas especies es más ó menos proporcional a su talla. Por ejemplo los más longevos son los Patudos y los Atunes Rojos que pueden llegar a vivir hasta veinte años.
Realizan una freza ó puesta de huevos anual. La madurez sexual la alcanzan de manera proporcional a su talla, es decir, las especies menores a los 3 años aproximadamente, mientras que los grandes Atunes lo hacen a los 5 años.
La cantidad de huevos por puesta varía también mucho, y asimismo de forma también directamente proporcional al tamaño. Lo mismo puede ser de 50.000 en una joven Melva, como de 5.000.000 nada menos en un viejo Atún común.
La importancia económica que tienen estos peces exquisitos es inmensa dado que su carne es muy apreciada, y están situados en primer orden en este aspecto en unión de los Gádidos como el Bacalao (Gadus Morrhua) y la Merluza (Merluccius Merluccius).
Los Clupéidos, como el Arenque (Clupea Arengus), la sardina (Clupea Pilchardus) y el Boquerón (Engraulis Encrasicholux).
Los Cefalópodos, como el Calamar (Loligo Vulgaris), la Sepia (Sepia Officinalis) y el Pulpo (Octopus Vulgaris).

Vamos a estudiar una descripción separada para cada una de las nueve especies que menciono unos párrafos atrás, con especial detalle a las tres que poseen verdadera importancia para la obra que nos ocupa, por ser las que mayormente se capturan con Arte de cerco, y que no son otras que Listado, Patudo y Rabil>>
__________________
Stemma Proderi In Primis Bermei

Editado por TXELFI en 21-05-2020 a las 21:29.
Citar y responder
9 Cofrades agradecieron a TXELFI este mensaje:
aquademare (26-05-2020), Atarip (18-05-2020), azogue (19-05-2020), BORRASCA (18-05-2020), llanera (18-05-2020), sacratif (19-05-2020), Sito Sader (18-05-2020), Xenofonte (18-05-2020), Xoro (18-05-2020)
  #186  
Antiguo 19-05-2020, 12:28
Avatar de TXELFI
TXELFI TXELFI esta desconectado
Hermano de la costa
 
Registrado: 31-07-2011
Edad: 64
Mensajes: 4,943
Agradecimientos que ha otorgado: 2,926
Recibió 4,916 Agradecimientos en 1,920 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Historias de la pesca del atún tropical

Ahora vamos con nuestro querido Bonito del Norte


LA ALBACORA





<<Conocida también por los apelativos de Atún Blanco y de Bonito del Norte, tiene todas las características descritas al estudiar la familia de los Túnidos.
Posee la cabeza y los ojos relativamente grandes, la boca amplia y los dientes pequeños, el cuerpo robusto es fusiforme y algo panzudo al final del vientre, el descenso de volumen es brusco hacia el pedúnculo caudal, por lo que la región posterior es la menos estrecha de todos los Túnidos en unión del Listado. Posee crestas y quillas muy desarrolladas en el pedúnculo caudal.

La piel es muy fuerte y está constituida por seis capas de tejido que se entrecruzan, la línea lateral más bien recta hace poco arco y no está muy marcada, hay otro repliegue de la piel que es longitudinal y sirve de alojamiento a las aletas pectorales, aunque no está tan marcado como los de la quilla, y va a lo largo y por encima de las dos terceras partes de la aleta pectoral.
El corselete de escamas es el más amplio de todos los peces de su familia y se extiende hasta los dos tercios de la longitud total del cuerpo.
En el resto del cuerpo, es decir el pedúnculo caudal y zonas adyacentes, las escamas son más escasas y pequeñas.

Es más largo su seno ventral que el dorsal, y llega éste último hasta el final de la base de la primera aleta dorsal. El peso medio más común de estos individuos oscila entre los 5 y los 15 kilos, con una talla de 55 a 100 centímetros, pero de viejos llegan a medir un metro y cuarto y pesar alrededor de 40 kilos.
Precisamente el récord de tamaño registrado para esta especie lo ostenta un ejemplar capturado en las Islas Canarias en 1977, que con una longitud de 127 cm dió en báscula un peso de 40 kilos. Se habla de algunos ejemplares de hasta 45 kilos, pero sin contrastar ni acreditar fehacientemente lugares ni fechas.
El número de vértebras es de 18 precaudales y 21 caudales.

El tamaño de sus aletas pectorales es desmesurado, de ahí proviene el nombre vasco de Egaluze, el inglés Long finned Tuna, el italiano Germo alalunga, el portugués Voador, y cómo no, su nombre genérico en latín (Thunnus Alalunga).
Estas aletas tienen forma de hoja de guadaña, la segunda aleta anal y la dorsal son muy parecidas entre sí y afiladas en su parte delantera, quedando algo más corta y retrasada la anal.
La aleta caudal es semilunar y amplia, y tiene los lóbulos estrechos.
Las ventrales son muy pequeñas.
La sección central de su tronco es casi cilíndrica, muy poco comprimida en los flancos.

Tiene el dorso de un color negro azulado, los flancos son de un gris azulado con reflejos irisados y verdes, excepto los individuos pertenecientes a la subespecie del Mediterráneo, que tienen los flancos parduzcos, y el vientre es plateado con un brillo metálico apagado como de aluminio.
El color de las pínulas es negruzco y en esta especie las superiores son 8, mientras que las inferiores son 7.
Las aletas pectorales son también casi negras, las ventrales son bastante más claras. Las dorsales y la caudal son de color pardo.
Indudablemente forma un sorprendente mosaico de colores, más apreciables cuando los individuos están vivos.

Posee de 25 a 31 branquispinas en el primer arco branquial, lo que da a entender que por lo menos durante su edad inmadura se alimenta de plancton.
Es capaz de sumergirse a 1.000 metros de profundidad, tiene la vejiga natatoria muy desarrollada y la cara ventral de su hígado es estriada.
Las Albacoras superan los 60 kilómetros por hora de velocidad punta (32 nudos), y están dotadas de una vista y una capacidad sensitiva poco común entre los peces.
Es muy asustadizo y desconfiado. Le espantan los brillos, los ruidos chirriantes, los golpes etc. Esto se traduce en una dificultad añadida a la hora de capturarlo.
Para redondear el currículum de este escurridizo pez añadiré que además es de boca fina y no ingiere por tanto cualquier cosa. Para atraerlo es necesario que el pez que se coloque en el anzuelo esté vivito y coleando, porque si permanece inmóvil rara vez morderá el anzuelo, a no ser que esté medio muerto de hambre.

Casi nunca se concentra bajo objetos flotantes, sin embargo su asociación con Listados, Patudos y sobre todo Rabiles es relativamente frecuente.
No le atrae mucho la luz artificial. Durante la noche se mantiene fuera del alcance de las luces de los barcos parados, es decir justo en el límite de su alcance.
Pocas veces se asocia con Cetáceos ó Tiburones, y cuando esto sucede es porque a su vez estaba asociado con otra ó otras especies de Túnidos.

Alcanza la madurez sexual a los cinco años, cuando su peso es de alrededor de 17 kilos y desova entre 2.000.000 y 3.000.000 de huevos por puesta.
En cuanto a éste último detalle he de hacer un inciso muy importante, como es el hecho de que los Túnidos se agrupan principalmente por edades.
Como ya expliqué con anterioridad, los Túnidos son unos peces eminentemente gregarios, pero en la misma medida lo son también emigrantes. Sus dos grandes migraciones son la trófica ó alimentaria, y la reproductiva ó de desove, llamada también freza, de ahí que los inmaduros y los adultos no puedan vivir juntos durante mucho tiempo, puesto que las zonas de desove difieren geográficamente mucho de las tróficas.
Veamos por ejemplo qué sucede con nuestro inestimable Bonito del Norte.
La totalidad de los individuos de esta especie invernan dentro del triángulo comprendido entre Azores, Madeira y Canarias. Son los únicos cuatro meses que convivirán jóvenes y adultos, puesto que al final de la primavera los primeros se dirigirán hacia aguas del Golfo de Vizcaya para alimentarse allí de alevines de todo tipo de peces principalmente, hasta bien entrado el otoño, mientras los mayores lo harán hacia el Mar Caribe para cumplir con su misión reproductiva anual.

La Albacora es una especie de amplia distribución en las zonas tropicales y templadas.
En el Océano Atlántico se encuentran los adultos principalmente en aguas tropicales ó subtropicales, mientras que los ejemplares jóvenes se encuentran en zonas más templadas.
En este océano están presentes en casi toda su extensión, al Oeste desde la Península del Labrador hasta la frontera de Argentina con Brasil, y al Este desde la costa Oeste de Escocia hasta Sudáfrica, continuando hacia el Índico.

En el Pacífico vive preferentemente en el hemisferio Sur, desde Chile hasta Indonesia.
Los ejemplares jóvenes suelen agruparse formando cardúmenes en la superficie.
Cuando se están alimentando se les ve por sus zambullidas, saltos y cabriolas que a veces forman una espuma en la superficie del mar llamada sarda ó barballa.
Incluso si el cardumen es importante forman una marejadilla ó brisa llamada serguera.
Esta forma de presentarse es común para todos los Túnidos.

Para poder vivir necesita aguas templadas de entre 12 y 30 grados centígrados, pero donde más a gusto se encuentra es con aguas de 17 a 21, de ahí que casi siempre se encuentre en aguas con esas temperaturas.
Con respecto a esto último he de subrayar que los Túnidos son peces estenotérmicos, es decir, que solamente pueden vivir dentro de unos márgenes más ó menos estrechos de temperatura de agua de mar, y además no pueden cambiar bruscamente la misma, puesto que la temperatura de su sangre va íntimamente ligada a la temperatura del agua que le rodea, y un cambio repentino le acarrearía graves consecuencias, incluso la muerte.
Esta importantísima particularidad es consustancial en todos los Atunes, en menor medida en el Patudo.

La alimentación de la Albacora se compone básicamente de peces pelágicos principalmente clupéidos como el Boquerón (Engraulis Encrasicholux) y la Sardina
(Clupea Pilchardus). Carángidos como el jurel (Trachurus Trachurus). Y escómbridos como la Caballa (Scomber Scombrus) y el Makarel (Scomber Japónicus).
Cuando se acerca a la costa también se alimenta de crustáceos y cefalópodos.
No se han descrito casos de canibalismo en esta especie, cosa que sí sucede en otras, por ejemplo uno de sus “primos”, el Listado (Katsuwomus Pelamis).

Sus únicos enemigos naturales son los grandes Marlines (Tetrapterus Belone), los peces más rápidos del Planeta, que con sus 100 kilómetros por hora de velocidad punta, son capaces de dar caza a los atunes, de ahí que los Túnidos sientan un pánico cerval por estos espadachines depredadores de los mares.
En cuanto a cetáceos se refiere, solamente la Orca (Orcinus Orca), trabajando en equipo como los lobos, es capaz de igualar esta hazaña.
La Albacora es especie bastante longeva pues pueden llegar a vivir quince ó dieciséis años.

Cuando se encuentra encerrado en un “Arte” de cerco se mantiene escondido en el fondo de la red mientras dura el virado de la misma, de manera que es muy difícil saber si está dentro de la red ó se ha tomado las de Villadiego.

Al final de la izada, cuando se vira el “saco”, al subir obligado a superficie desde una
profundidad de más de 100 metros, aparecen flotando panza arriba y con el buche fuera de la boca por efecto de la brusca descompresión, de forma similar a como sucede con los Gádidos como la Merluza (Merluccius Merluccius).

La Albacora posee junto con el Bonito del Sur (Sarda Sarda) la carne más clara de todos los atunes. Una vez cocinada su color es el del marfil, es decir casi blanca, de ahí el apelativo de Atún Blanco, esto unido a que su sabor es muy delicado, hace que sea bien cotizado en todo el mundo.
La ventresca de Albacora en aceite de oliva es uno de los manjares de paladar más exquisito que existe en opinión de la mayoría de los “gourmets”, por no decir todos.
También es opinión generalizada que la única carne de Túnido que le puede hacer sombra es la ventresca de Atún Rojo ó “Blue finn Tuna” (Thunnus Thinnus).

El rendimiento neto que se obtiene de él está comprendido entre el 50 y el 60 % del peso total del individuo dependiendo del tamaño. Lo cual significa que el desperdicio total, producto de la suma de las vísceras, aletas, piel, cabeza y huesos ronda entre el 40 y el 50 %. Lógicamente a mayor ejemplar menor desperdicio y viceversa.
También es justo subrayar que el desperdicio no es total, puesto que si esas partes que menciono como tal no se envasan con la parte digamos “buena”, también es cierto que se utilizan para otros menesteres secundarios en este caso, como pueden ser por ejemplo la confección de alimentos envasados para animales. Por lo tanto la pérdida por desperdicios no es total, de los Túnidos se aprovecha todo, incluída la proteína que se desprende de las piezas durante su cocción y que flota en el agua de las calderas de las conserveras.

Su nombre científico es Thunnus Alalunga y fué descrito por primera vez por Bonnaterre en 1788.
Otros autores posteriores lo definen como Scomber Alalunga ó Germo Alalunga, aunque insisto, la definición de Bonnaterre es la universalmente aceptada en la actualidad en el mundo entero>>

Como tan a menudo se me habían olvidado las fotos


__________________
Stemma Proderi In Primis Bermei

Editado por TXELFI en 21-05-2020 a las 21:08.
Citar y responder
9 Cofrades agradecieron a TXELFI este mensaje:
aquademare (26-05-2020), Ardi357 (24-05-2020), azogue (20-05-2020), bigaracho (28-05-2020), llanera (20-05-2020), sacratif (19-05-2020), Sito Sader (20-05-2020), Xenofonte (19-05-2020), Xoro (19-05-2020)
  #187  
Antiguo 19-05-2020, 22:29
Avatar de Xoro
Xoro Xoro esta desconectado
Pirata
 
Registrado: 15-11-2015
Edad: 65
Mensajes: 284
Agradecimientos que ha otorgado: 151
Recibió 186 Agradecimientos en 105 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Historias de la pesca del atún tropical

Tremenda ficha técnica con introducciones de campo.


Cita:
La ventresca de Albacora en aceite de oliva es uno de los manjares de paladar más exquisito que existe en opinión de la mayoría de los “gourmets”, por no decir todos.
También es opinión generalizada que la única carne de Túnido que le puede hacer sombra es la ventresca de Atún Rojo ó “Blue finn Tuna” (Thunnus Thinnus).
Doy fe de ello, en mi casa es un plato para ocasiones especiales. Al carbón vuelta y vuelta, sal gorda y al buche... ummm. De hecho he encargado una ventresca de rojo para el viernes con motivo del reencuentro familiar tras confinamiento.

En Barbate en esta época es fácil encontrar atún rojo de almadraba fresco.

El tartar es otro plato muy cotizado. Solo que hay que congelar por aquello del anisakis. A falta de atún, en casa lo solemos hacer con bacoretas y también sale rico. Aunque no es lo mismo. Lo que llamamos aqui bonito, (Sarda sarda) es mucho mas blanducho. No vale para eso.
El Alalunga , por aqui se ve poco. El rojo se ve demasiado. A mi me han echado para tierra más de un día. De ejemplares pequeños hablo. Lo mas voraz que he visto. Pero mirar y no tocar.
__________________
La tierra firme me marea, sobre todo cuando estoy en la Cantina del puerto.
Citar y responder
Los siguientes cofrades agradecieron este mensaje a Xoro
TXELFI (19-05-2020)
  #188  
Antiguo 20-05-2020, 02:04
Avatar de llanera
llanera llanera esta desconectado
Corsario
 
Registrado: 13-06-2014
Mensajes: 1,013
Agradecimientos que ha otorgado: 727
Recibió 330 Agradecimientos en 170 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Historias de la pesca del atún tropical

Nunca me acostare, sin aprender algo nuevo, gracias.
Citar y responder
Los siguientes cofrades agradecieron este mensaje a llanera
TXELFI (20-05-2020)
  #189  
Antiguo 20-05-2020, 12:50
Avatar de TXELFI
TXELFI TXELFI esta desconectado
Hermano de la costa
 
Registrado: 31-07-2011
Edad: 64
Mensajes: 4,943
Agradecimientos que ha otorgado: 2,926
Recibió 4,916 Agradecimientos en 1,920 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Historias de la pesca del atún tropical







EL ATÚN COMÚN






<<El cuerpo del Atún común, que por cierto, en el Cantábrico recibe el apelativo de Cimarrón, y en el Mediterráneo de Atún Rojo, es al igual que en los demás peces de su familia, muy hidrodinámico, fusiforme y fuerte, y está recubierto de escamas grandes en la parte anterior del tronco. En el resto del cuerpo también posee escamas pero más pequeñas y finas.
Su piel está formada por seis capas de tejido que se entrecruzan, al igual que en los demás grandes Atunes.
El descenso de volumen desde el tronco hacia el pedúnculo caudal es el menos brusco de todos sus parientes, de manera que su hidrodinámica es envidiable así como la velocidad punta que es capaz de alcanzar (90 km/h).
Las dos aletas dorsales están muy próximas, la primera es espinosa, tiene forma de triángulo isósceles y es muy alargada. La segunda es pequeña, blanda, y muy parecida a la anal, enfrentada a esta última pero en posición ligeramente más adelantada.
El pedúnculo caudal es estrecho pero fortísimo y está provisto de dos crestas y una quilla justo antes de la aleta, además de nueve pínulas en cada cara superior e inferior.
Las aletas pectorales son proporcionalmente cortas y de un color gris plomo.
El color de su dorso es de un azul muy oscuro casi negro acharolado. En el pecho tiene reflejos azul turquesa ó verdosos.
Los flancos son de color gris aluminio con reflejos irisados y el vientre es más claro, con un tono entre el cromo y el níquel.
La sección central de su tronco es casi cilíndrica, muy poco comprimida en los flancos.
Vive en aguas cuyas temperaturas están comprendidas entre los 16 y los 28º C. pero donde más a gusto se encuentra es con aguas de entre 20 y 25º C.

El Atún Rojo, como ya dije antes es el más grande de todos los Túnidos. Su crecimiento es tan rápido que a los cinco años, cuando alcanza la madurez sexual, ya mide un metro y medio y pesa 60 kilos.
En la pesquería canaria y en la mediterránea son bastante frecuentes las capturas de ejemplares de 200 y 300 kg, pero no son raros los individuos de 500 y 600 kg tanto en la pesca con Almadraba como con aparejo de línea con boya.
En 1977, a escasas fechas del trágico accidente de Los Rodeos, una embarcación tinerfeña capturó un ejemplar de 625 kilos. En 1935 se pescó un Atún Común de 900 kilos frente a la costa de Barcelona.
Es junto con el Patudo y el Rabil el más longevo de todos los Escómbridos, pues puede llegar a vivir hasta veinte años de edad.

La totalidad de la población de Atún Común que habita en el Atlántico oriental, pasa el invierno en el área comprendida entre las islas de Madeira y las Canarias. Al final de la primavera los ejemplares adultos emprenden su viaje de desove anual hacia el Mediterráneo, pasando como es obvio por el estrecho de Gibraltar, mientras que los juveniles realizan su migración trófica hasta aguas del Golfo de Vizcaya, de la misma manera que uno de sus primos (la Albacora).

Las hembras que desovan por vez primera ponen un millón de huevos aproximadamente, pero de mayores llegan a poner cinco millones.

Su alimento principal por orden de importancia está constituido por peces y cefalópodos. De entre los primeros cabe destacar la Caballa, el Jurel, la Sardina y el Boquerón. De los segundos el Calamar y la Pota.
Al igual que el Patudo y la Albacora, a su dieta de peces pelágicos gusta mucho también de acompañar de especies demersales como la Bacaladilla y los juveniles de Merluza, vulgarmente conocidos por el apelativo de Carioca, de ahí que sobre todo los individuos inmaduros frecuentan más los bordes de las plataformas continentales (lo que los pescadores llamamos vulgarmente Cantil), que es a su vez el Biotopo habitual de las dos especies citadas, que la Alta Mar.
Asimismo se deduce por tanto que nuestro estimado Cimarrón no le hace ascos a la inmersión profunda, si no todo lo contrario, desciende a profundidades de 1.000 Mt sin inmutarse, y además en un tiempo récord.
Es probablemente junto con el Tasarte, el más arisco de todos los Túnidos, por cuanto que su asociación con Cetáceos ó Tiburones no se ha descrito hasta la fecha. Únicamente los individuos juveniles se asocian en ocasiones por comensalismo con Albacoras ó Listados en aguas del Norte de África, de Madeira ó de Canarias

El color de su carne cuando está cruda es rojizo, parecido al del Listado, pero al cocinarla adquiere un color claro, sobre todo la de los ejemplares jóvenes, que además resulta sabrosísimo.
La ventresca del Atún Rojo ya sea frita ó cocida y sumergida después en aceite de oliva es un manjar digno de ser paladeado por el gourmet más exigente, créanme.
El rendimiento neto que se obtiene de él está comprendido entre el 55 y el 65 %, es decir, el más alto de todos los peces de su familia.
Las cotizaciones que puede alcanzar este Atún en los mercados orientales, especialmente en Japón, para su consumo en crudo mayormente, se la puede calificar de astronómica. De ahí que dado el enorme interés lucrativo que ha suscitado esta especie en el ramo, estos últimos años estemos asistiendo a una espectacular proliferación de granjas de engorde dedicadas exclusivamente a la misma.
Se trata básicamente de capturar Atunes Rojos con un Arte de cerco y transvasarlos vivos después a una enorme jaula flotante que puede tener 50 Mt de diámetro por 25 de profundidad, donde se mantienen en cautiverio alimentados diariamente a base de Caballa principalmente, hasta que los ejemplares encerrados alcanzan el mínimo índice de grasa exigido por el comprador, que es cuando los Atunes son sacrificados y comercializados.

El Atún Común fue definido por vez primera por Linnaeus en 1758 al igual que el Listado, (los dos primeros Túnidos en ser debidamente descritos y clasificados), y lo bautizó con el nombre científico de (Thunnus Thynnus)>>
__________________
Stemma Proderi In Primis Bermei

Editado por TXELFI en 20-05-2020 a las 12:55.
Citar y responder
7 Cofrades agradecieron a TXELFI este mensaje:
aquademare (26-05-2020), Ardi357 (24-05-2020), azogue (21-05-2020), llanera (20-05-2020), sacratif (20-05-2020), Xenofonte (20-05-2020), Xoro (20-05-2020)
  #190  
Antiguo 20-05-2020, 13:38
Avatar de Xenofonte
Xenofonte Xenofonte esta desconectado
Corsario
 
Registrado: 14-07-2014
Localización: Mar de Alboran
Mensajes: 1,306
Agradecimientos que ha otorgado: 782
Recibió 512 Agradecimientos en 351 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Historias de la pesca del atún tropical

Vaya bicharracos¡

__________________
Es imposible convencer a un terraplanista de que la tierra es plana _/)
Citar y responder
Los siguientes cofrades agradecieron este mensaje a Xenofonte
TXELFI (20-05-2020)
  #191  
Antiguo 20-05-2020, 13:48
Avatar de TXELFI
TXELFI TXELFI esta desconectado
Hermano de la costa
 
Registrado: 31-07-2011
Edad: 64
Mensajes: 4,943
Agradecimientos que ha otorgado: 2,926
Recibió 4,916 Agradecimientos en 1,920 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Historias de la pesca del atún tropical

El que está colgando del costado de un barco vascofrancés, el Virginie, pesó 324 Kg. El que está en el muelle de Comillas tendido acompañado de 2 mujeres y 2 hombres 454 Kg. El de la primera foto es de almadraba. Sí señor, son buenos bichos
__________________
Stemma Proderi In Primis Bermei
Citar y responder
  #192  
Antiguo 20-05-2020, 14:28
Avatar de Xoro
Xoro Xoro esta desconectado
Pirata
 
Registrado: 15-11-2015
Edad: 65
Mensajes: 284
Agradecimientos que ha otorgado: 151
Recibió 186 Agradecimientos en 105 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Historias de la pesca del atún tropical

En la segunda foto hay un detalle curioso: parece un extractor de garras. Yo creía que ese aparato se usaba para la pesca a pincho. La linea sirve de guía para desplazar el cepo que lleva un cabo de mena considerable. Supongo que tendrá otras aplicaciones. En que tipo de artes es adecuado Txelfi? O se trata de otra cosa?
Esto es todo un doctorado. en escombridos.
__________________
La tierra firme me marea, sobre todo cuando estoy en la Cantina del puerto.

Editado por Xoro en 20-05-2020 a las 14:46.
Citar y responder
Los siguientes cofrades agradecieron este mensaje a Xoro
TXELFI (20-05-2020)
  #193  
Antiguo 20-05-2020, 14:59
Avatar de TXELFI
TXELFI TXELFI esta desconectado
Hermano de la costa
 
Registrado: 31-07-2011
Edad: 64
Mensajes: 4,943
Agradecimientos que ha otorgado: 2,926
Recibió 4,916 Agradecimientos en 1,920 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Historias de la pesca del atún tropical

Ese extractor o pulpo de garras está en la foto del Virginie. Las 4 garras son móviles y el anillo superior tiene un corte para meter la línea de pesca y dejarlo caer de forma que las garras se abran y envuelvan la cabeza del pez y al tirar del cabo al que va unido se claven y se pueda subirlo.
Creo que es un invento canario.
El suborden de los Escómbridos(Scombridae) encuadra varias familias además de la de los Túnidos como por ejemplo la de las caballas, pero esta descripción a la que llamas doctorado se va a dedicar exclusivamente a los túnidos(Thunnidae) o atunes.
__________________
Stemma Proderi In Primis Bermei

Editado por TXELFI en 20-05-2020 a las 15:03.
Citar y responder
2 Cofrades agradecieron a TXELFI este mensaje:
Sito Sader (20-05-2020), Xoro (20-05-2020)
  #194  
Antiguo 20-05-2020, 20:46
Avatar de Sito Sader
Sito Sader Sito Sader esta desconectado
Pirata
 
Registrado: 21-04-2009
Edad: 58
Mensajes: 127
Agradecimientos que ha otorgado: 116
Recibió 39 Agradecimientos en 33 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Historias de la pesca del atún tropical

…… Y por el Departamento de Biología Marina de la Universidad de Stanford, el Catedrático Emérito Profesor TXELFI ¡¡ …………………………
Citar y responder
Los siguientes cofrades agradecieron este mensaje a Sito Sader
TXELFI (20-05-2020)
  #195  
Antiguo 20-05-2020, 21:14
Avatar de Xenofonte
Xenofonte Xenofonte esta desconectado
Corsario
 
Registrado: 14-07-2014
Localización: Mar de Alboran
Mensajes: 1,306
Agradecimientos que ha otorgado: 782
Recibió 512 Agradecimientos en 351 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Historias de la pesca del atún tropical

Cita:
Originalmente publicado por TXELFI Ver mensaje
El suborden de los Escómbridos(Scombridae) encuadra varias familias además de la de los Túnidos como por ejemplo la de las caballas, pero esta descripción a la que llamas doctorado se va a dedicar exclusivamente a los túnidos(Thunnidae) o atunes.
Ça vaut mieux, le thon!

Caballas demasiadas pescamos en el mediterraneo!

__________________
Es imposible convencer a un terraplanista de que la tierra es plana _/)
Citar y responder
Los siguientes cofrades agradecieron este mensaje a Xenofonte
TXELFI (20-05-2020)
  #196  
Antiguo 21-05-2020, 12:04
Avatar de TXELFI
TXELFI TXELFI esta desconectado
Hermano de la costa
 
Registrado: 31-07-2011
Edad: 64
Mensajes: 4,943
Agradecimientos que ha otorgado: 2,926
Recibió 4,916 Agradecimientos en 1,920 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Historias de la pesca del atún tropical

Pues ahora vamos con el de las pecas:





LA BACORETA





<<La Bacoreta tiene el cuerpo muy parecido morfológicamente al del Patudo, por ser comprimido por los flancos como él, y de hechura muy parecida, con el tórax ancho y la región posterior alargada, aunque de talla mucho más reducida, pues raras veces supera los 10 kg con una talla de 80 cm.
La mayoría de los individuos que se capturan poseen tallas de entre 40 y 60 cm, con pesos de 1,5 a 3 kg.
El récord para esta especie lo ostenta un ejemplar capturado en Cayo Largo (Florida), el cual con una longitud a la furca de 92,7 cm alcanzó los 12,2 kg.

La piel está constituida por cuatro capas de tejido que se entrecruzan, al igual que en los demás Túnidos de pequeña talla. Aún así es muy resistente.
La cabeza es cónica, ligeramente comprimida en las mejillas. El hocico es puntiagudo, y los ojos así como la boca de tamaño mediano.
Los dientes en número de 31 ó 32, son pequeños, muy afilados y cónicos, y están dispuestos en una única hilera a lo largo de cada mandíbula.
Al igual que su pariente del subgénero Euthynnus, el Listado, no posee dientes en el vómer ni en los palatinos, de la misma manera que las escamas están ubicadas exclusivamente en el Peto, encontrándose desnudo de ellas el resto del cuerpo.
El dorso de la Bacoreta es de color gris-azulado oscuro y está enteramente adornado de manera acebrada por listas irregulares de color negro, de forma similar al dorso de la Caballa.
Los flancos son de un gris-azulado claro, y el vientre de color níquel.
A ambos lados del pecho, exactamente en las papadas tiene de tres a dieciocho grandes lunares de color gris oscuro, casi negro. Es un detalle característico de esta especie que ayuda enormemente en su identificación puesto que estos ornamentos son inexistentes en los demás Escómbridos.
El color de todas sus aletas es gris oscuro. Las pectorales así como la segunda dorsal y la anal son pequeñas.
La caudal, al igual que todos sus parientes, es semilunar y fuerte, aunque quizá algo más puntiaguda en sus extremos, y está precedida por pequeñas pínulas semitransparentes en los bordes superior e inferior del pedúnculo caudal.
Posee de 35 a 45 branquispinas en el primer arco branquial.

Habita normalmente cerca de los continentes, en el Atlántico Oeste se le puede encontrar desde el Sur de Terranova hasta el Cabo de Hornos, y en el Este desde Inglaterra hasta el Cabo de Buena Esperanza.
En el Océano Índico se le localiza en todas partes, preferentemente cerca de las costas de los continentes ó de las islas.

El Mar Mediterráneo posee también cómo no, su población de Bacoreta.
Vive habitualmente en aguas con temperaturas de entre 20 y 30º C.
Es capaz de alcanzar velocidades de 40 km/h.
No es dado a descender a las profundidades, prefiere las aguas que están por encima de los 50 Mt, lo que no significa que no pueda descender a 200 Mt si hay algo que le asusta.
Su asociación con Cetáceos, con Tiburones y con cualquier otra clase de Túnidos es habitual, excepto con Atún común, ya que éste último no se asocia con casi nadie.
Se congrega a menudo bajo objetos flotantes, ó bajo barcos a la deriva, sobre todo de noche, pues le atrae bastante la luz artificial.

Alcanza la madurez sexual a los tres años cuando su peso es de unos 2 kg, con una talla de unos 45 cm. Desova entre 100.000 huevos y millón y medio por puesta dependiendo de la talla.
Puede llegar a vivir unos doce años.
La carne de la Bacoreta es poco apreciada por ser ésta oscura y un poco seca. De ahí que sus capturas son más frecuentemente accidentales que adrede, por lo que ya he
comentado antes sobre su habitual asociación, principalmente por comensalismo con otros Túnidos.
La subespecie que habita el Océano Pacífico se llama Barrilete Negro, y está clasificada con el nombre científico de Euthinnus Lineatus.

Fue clasificado por primera vez por Rafinesque en 1810, con el nombre científico de Euthinnus Alletteratus>>


Fijaos que en la primera foto son bacoretas jóvenes pastando plancton con las fauces abiertas, en este punto he de decir que todos los túnidos en su edad juvenil se alimentan de plancton como ya puse antes, y en el caso del Listado incluso de adultos. Pero obsérvese el tamaño de su boca abierta que una vez cerrada parece mentira se pueda abrir tanto, y en parecida proporción sucede en las demás especies de túnidos.
Por poner un ejemplo sirve el que con mis propios ojos he visto rabiles de 30 Kg tragando enteros melvas de 1 Kg.
Imaginaos lo que es capaz de devorar entero un atún de media tonelada.
__________________
Stemma Proderi In Primis Bermei

Editado por TXELFI en 21-05-2020 a las 21:11.
Citar y responder
5 Cofrades agradecieron a TXELFI este mensaje:
aquademare (26-05-2020), moryak (21-05-2020), sacratif (21-05-2020), Xenofonte (21-05-2020), Xoro (21-05-2020)
  #197  
Antiguo 22-05-2020, 09:07
Avatar de TXELFI
TXELFI TXELFI esta desconectado
Hermano de la costa
 
Registrado: 31-07-2011
Edad: 64
Mensajes: 4,943
Agradecimientos que ha otorgado: 2,926
Recibió 4,916 Agradecimientos en 1,920 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Historias de la pesca del atún tropical

Bueno, ahora vamos con el Bonito. Bonito a secas eh!!, no la vayamos a liar.






EL BONITO






<<El Bonito tiene su cuerpo fusiforme y fuerte comprimido en los flancos como la Bacoreta, pero su tórax no es tan ancho como en ésta.
Es un Túnido de talla pequeña, pues en este aspecto solamente supera a la Melva.
Raras veces sobrepasa los 70 cm, con un peso de 5 kg. La inmensa mayoría de los ejemplares que se capturan tienen tallas de entre 45 y 55 cm con pesos que oscilan entre los 2 y los 3 kg.
La piel está constituida por cuatro capas de tejido distintas que se entrecruzan.
Posee un pedúnculo caudal estrecho y provisto de dos crestas y dos quillas a cada lado.
El corselete de escamas es muy amplio en esta especie al igual que en la Albacora. Además en dicho corselete ó peto las escamas son grandes, fuertes y bien arraigadas en el tegumento. El resto del cuerpo está también cubierto de escamas, aunque éstas son más pequeñas, pero aún así están bien sujetas en el cuerpo.
La mandíbula inferior sobresale más que la superior en esta especie, al igual que en el Tasarte, pero no es ésta la característica más apreciable del Bonito si no las listas de color azul muy oscuro, casi negro que de forma oblicua y en número de 5 a 11 adornan su dorso azul aguamarina en los individuos jóvenes. En los más viejos el color del dorso se oscurece.
Los flancos y el vientre son plateados, de un tono a níquel.
La parte superior de la cabeza es siempre más oscura que el dorso.

Los ojos del Bonito son pequeños. Los dientes son también pequeños pero afiladísimos.
Las dos aletas dorsales están muy próximas. La primera tiene forma de triángulo isósceles alargado. La segunda es pequeña así como la anal. Todas ellas son de color gris.
Las pequeñas pínulas que preceden a la aleta caudal son semitransparentes.
La aleta caudal se parece más a la de sus parientes del género Scomber (Caballa y Makarel) que a la de los Túnidos, por tener ésta los lóbulos más rectos y puntiagudos.
Presenta 23 a 27 branquispinas en el primer arco branquial.
El Bonito es junto con el Tasarte, probablemente el Túnido que menos se deja ver en superficie puesto que normalmente vive en aguas profundas.
En el Cantábrico no se le avista en superficie jamás, sin embargo en las costas de Guinea Ecuatorial, Gabón y Congo alguna rara vez se le ha visto formando “sarda” ó “espuma”.
Habita zonas próximas a la costa, casi nunca la Alta mar. Donde más a menudo se captura es en la confluencia de Europa con África, es decir, en las zonas adyacentes al Estrecho de Gibraltar por ambos márgenes.
En primavera casi todos los años recorre la costa de la Península Ibérica hacia el Norte y visita el Golfo de Vizcaya al igual que lo hace su primo el Atún común. Debido a esto se captura accidentalmente en pequeñas cantidades, sobre todo al Cerco de noche, en asociación con Boquerones ó Sardinas que le sirven de alimento.También se pesca al curricán costero pero siempre en pequeñas cantidades.





Algunos Bonitos en menor cantidad aún, son capturados por las redes de enmalle de fondo largadas en el cantil.
Su alimento preferido es el Camarón, de ahí que se pase el mayor tiempo de su vida sumergido en lugares próximos a las plataformas continentales.

Soporta un abanico de temperaturas que va desde los 12 hasta los 27º C., pero donde más a gusto se encuentra es parece ser con aguas de entre 18 y 22.
Alcanza la madurez sexual a los tres años y pone unos 50.000 huevos en su primera puesta, hasta llegar a un máximo de un cuarto de millón cuando son viejos. Su longevidad es de unos 12 años.
De esta especie existen dos subespecies en el Pacífico, el Sarda orientalis y el Sarda chiliensis. La manera más simple de identificarlos es contando los dientes en la mandíbula superior, ya que en el primero son solamente de 12 a 20, mientras que en el segundo esta cifra se eleva a entre 18 a 30.
Aunque Linnaeus lo clasificó como Scomber Pelamis en el año 1758, la definición y el nombre científico ( Sarda, Sarda) aceptado en todo el mundo para esta especie es el impuesto por Bloch en 1793>>
__________________
Stemma Proderi In Primis Bermei

Editado por TXELFI en 22-05-2020 a las 09:12.
Citar y responder
6 Cofrades agradecieron a TXELFI este mensaje:
aquademare (26-05-2020), azogue (23-05-2020), Gogor (22-05-2020), sacratif (22-05-2020), Xenofonte (22-05-2020), Xoro (22-05-2020)
  #198  
Antiguo 22-05-2020, 20:36
Avatar de sacratif
sacratif sacratif esta desconectado
Pirata
 
Registrado: 29-08-2011
Edad: 56
Mensajes: 136
Agradecimientos que ha otorgado: 164
Recibió 22 Agradecimientos en 22 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Historias de la pesca del atún tropical

Por mi tierra el sur,les llamamos sierras
Citar y responder
Los siguientes cofrades agradecieron este mensaje a sacratif
TXELFI (22-05-2020)
  #199  
Antiguo 22-05-2020, 21:44
Avatar de TXELFI
TXELFI TXELFI esta desconectado
Hermano de la costa
 
Registrado: 31-07-2011
Edad: 64
Mensajes: 4,943
Agradecimientos que ha otorgado: 2,926
Recibió 4,916 Agradecimientos en 1,920 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Historias de la pesca del atún tropical

Cita:
Originalmente publicado por sacratif Ver mensaje
Por mi tierra el sur,les llamamos sierras


Aquí también. Bonito le llamamos al alalunga
__________________
Stemma Proderi In Primis Bermei
Citar y responder
  #200  
Antiguo 23-05-2020, 00:14
Avatar de Xenofonte
Xenofonte Xenofonte esta desconectado
Corsario
 
Registrado: 14-07-2014
Localización: Mar de Alboran
Mensajes: 1,306
Agradecimientos que ha otorgado: 782
Recibió 512 Agradecimientos en 351 Mensajes
Sexo:
Predeterminado Re: Historias de la pesca del atún tropical

Bonito es el lio que hay con las denominaciones de los túnidos

Por cierto, a rio revuelto, los pescaderos de un mercado de por aquí venden la bacoreta como bonito, como atun o como melva (las chicas)

Eso se llama no tener complejos!

__________________
Es imposible convencer a un terraplanista de que la tierra es plana _/)
Citar y responder
Los siguientes cofrades agradecieron este mensaje a Xenofonte
TXELFI (23-05-2020)
Responder Ver todos los foros en uno

Guiral

Herramientas
Estilo

Reglas del foro
No puedes crear discusiones
No puedes responder a mensajes
No puedes editar tus adjuntos
No puedes editar tus mensajes

BB code está activado
Emoticonos está activado
El código [IMG] está activado
El código HTML está desactivado
Ir a


Todas las horas son GMT +2. La hora es 07:31.


Powered by vBulletin® Version 3.7.0
Copyright ©2000 - 2020, Jelsoft Enterprises Ltd.
© La Taberna del Puerto